• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Emiliano García Page. Presidente de Castilla-La Mancha

La tecnología se ha abierto paso en nuestras vidas a pasos agigantados y no cabe duda de que es esencial no solo para la sociedad en general, sino también para el tejido productivo y para las administraciones públicas, ya que su uso se ha extendido de manera exponencial en los últimos años, lo que la ha convertido en una aliada imprescindible para apuntalar el crecimiento económico y la creación de empleo.

Por eso hoy, fecha en la que se conmemora el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, desde el Gobierno regional queremos reflexionar acerca de las posibilidades que nos ofrece su utilización. La celebración de este día se instauró en 2006 para conmemorar la fundación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), organismo de las Naciones Unidas especializado en tecnologías de la información y la comunicación, y la firma del primer Convenio Telegráfico Internacional en 1865.

Desde entonces, los avances en este ámbito han dado un salto cuantitativo y cualitativo y se ha profundizado en su uso para cualquier tipo de actividad personal y profesional. Internet y las tecnologías han cambiado nuestra forma de relacionarnos con los demás, de obtener información, de trabajar y de hacer negocios. Un proceso de transformación digital en el que el Gobierno de Castilla-La Mancha ya lleva tiempo inmerso y al que hemos dado un fuerte impulso en esta legislatura.

Las administraciones nos hemos ido adaptando a los cambios. Hemos buscado nuevas fórmulas de interacción con la ciudadanía para satisfacer sus necesidades, a la vez que mantenemos la calidad de los servicios públicos que prestamos, en este caso, desde las distintas áreas de acción que son competencia del Ejecutivo autonómico, donde hemos diseñado una ambiciosa estrategia digital.

Una estrategia que tiene entre sus objetivos avanzar hacia una administración electrónica, donde la mayor parte de los trámites puedan realizarse de esta forma; reducir la brecha digital de la ciudadanía, a través de su formación en competencias digitales; hacer de la tecnología una herramienta eficaz para luchar contra la despoblación y facilitar entornos que permitan que las TIC sean fuente de conocimiento e innovación. Todo ello mientras seguimos impulsando la transformación del tejido empresarial castellanomanchego para ser más competitivos y la instalación de empresas tecnológicas de primer nivel en la región.

Y esto lo estamos consiguiendo, en buena parte, gracias a la puesta en marcha del Centro Regional de Innovación Digital, con sede en Talavera de la Reina. Unas instalaciones que comenzaron a funcionar hace casi dos años y que cuentan ya con uno de los mejores directorios tecnológicos del país, con la participación de ocho grandes multinacionales del sector que trabajan en perfecta alianza con empresas locales en tres centros de conocimiento sobre ciberseguridad, inteligencia del dato y tecnología en la nube.

Precisamente en estas dos últimas áreas, Castilla-La Mancha lidera un importante proyecto, que tiene el objetivo de crear un espacio único de datos a nivel europeo, basado en un modelo federado donde primen valores como la confianza, la seguridad y la colaboración entre las diferentes entidades y organismos que lo integran. Para ello, recientemente se ha constituido, con la participación de 200 entidades, la asociación Gaia-X España, cuya sede radica en este Centro Regional de Innovación Digital y cuya presidencia recae en el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas del Ejecutivo autonómico, Juan Alfonso Ruiz Molina.

Una iniciativa de gran calado, que se une a la oportunidad histórica que van a suponer los fondos europeos Next Generation, que tienen la transformación digital como una de las principales palancas del cambio social y económico. A esto hay que sumar también las múltiples actividades digitales y tecnológicas que están proliferando en nuestra Comunidad Autónoma, gracias al apoyo institucional que estamos brindando al sector desde el Gobierno regional, con Talavera de la Reina como principal escenario, lo que, incluso, ha despertado el interés de la gigante Meta por construir en esta localidad la sede de su nuevo Data Center Campus.En definitiva, podemos decir que Castilla-La Mancha en general, y Talavera de la Reina en particular, están experimentando un cambio en el modelo productivo, con el que queremos situar a esta ciudad y a esta región en una posición de liderazgo en el ámbito tecnológico, a la vez que fomentamos la inversión empresarial en nuestra tierra y, en consecuencia, la retención del talento y la generación de empleo cualificado y de calidad

Compartir en Redes sociales