Aprobadas dos resoluciones de armonización fiscal, y la Junta se compromete a no subir la presión fiscal durante esta legislatura

El Decano

El Pleno de las Cortes ha aprobado hoy por unanimidad la ‘Ley de Despoblación’, la vigésimo primera que ve la luz en esta X Legislatura. El texto ha recibido el apoyo unánime de los 33 diputados en una sesión presidida por Pablo Bellido, en la que también han salido adelante dos resoluciones sobre armonización fiscal y otra más sobre la defensa de la separación de poderes del Estado.

El Proyecto de ‘Ley de medidas económicas, sociales y tributarias frente a la despoblación y para el desarrollo del medio rural en Castilla-La Mancha’ llegaba al pleno después de su paso por la Comisión de Asuntos Generales la semana pasada, donde incorporó 54 enmiendas, y hoy ha sido defendido desde el estrado por el vicepresidente, José Luis Martínez-Guijarro. La diputada socialista María Jesús Merino, que durante más de un año presidió también la comisión de estudio sobre el tema, ha sido a su vez la ponente, destacando el carácter pionero de la normativa que ha visto la luz en la cámara autonómica.

La ‘Ley de Despoblación’ tiene como objeto “regular y establecer principios de actuación y medidas tendentes a la consecución de un desarrollo integral del medio rural” en la región, “prestando especial atención a la lucha frente a la despoblación, así como a garantizar servicios básicos e igualdad de oportunidades para sus habitantes y propiciar el desarrollo económico y social del medio rural para alcanzar la cohesión social y territorial, en el marco de una cultura de igualdad entre mujeres y hombres que garantice el desarrollo sostenible”, según explica el primer artículo.

Antes de arrancar el Pleno en el Convento de San Gil de Toledo, una reunión de la Junta de Portavoces y de la Mesa ha establecido el formato del debate, con varios turnos de intervenciones de los grupos para defender las enmiendas vivas, de las que finalmente en la ronda de votación ha sido aprobada una de Cs transada con los otros dos grupos. Tanto la exposición de motivos como todo el articulado sin enmiendas ha salido adelante por unanimidad y los artículos que sí mantenían enmiendas del PP han sido aprobados sin ningún voto en contra.

Debate sobre armonización fiscal

Además, se han desarrollado dos debates generales a propuesta de los grupos de Cs y Popular, en los que han sido aprobadas tres resoluciones, dos socialistas y otra de Cs. El debate relacionado con la incidencia para la región de la propuesta de armonización fiscal anunciaba por el Gobierno, que han contado con la participación del consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina.

Sobre el tema, el Gobierno regional mantiene su compromiso de no incrementar la presión fiscal en esta legislatura, cumpliendo así con el compromiso adquirido por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, con los agentes sociales.

Así lo ha destacado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, quien ha recordado la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha por la armonización fiscal y ha subrayado que “debe ser uno de los pilares que sustente un nuevo modelo de financiación autonómica para que sea más justo y equitativo”, al tiempo que ha incidido en que es “la base de la cohesión tributaria que, a su vez, es imprescindible para poder hablar de cohesión social en España”.

El consejero ha explicado que la armonización fiscal es “una herramienta de coordinación fiscal de la que nos debemos dotar las diferentes administraciones con competencias tributarias para alcanzar tres importantes objetivos”.

En primer lugar, avanzar hacia un modelo que permita que los ciudadanos contribuyan en función de su capacidad económica y no en función del territorio en el que viven; en segundo lugar, garantizar el principio de igualdad de oportunidades, porque “los impuestos son la base del Estado social y el instrumento que permite que los ciudadanos sean iguales, independientemente de su nivel de renta o lugar de residencia” y; por último, hacer efectivo el principio de solidaridad interterritorial.

Asimismo, ha hecho hincapié en que no se trata de un tema exclusivo de Castilla-La Mancha, sino que el debate sobre esta materia se está produciendo también en el ámbito nacional e internacional y en que es “una oportunidad para hacer una fiscalidad más justa y equitativa en España”.

Defensa del principio de autonomía fiscal y de gestión

También ha afirmado que el Gobierno regional defiende el principio de autonomía fiscal y de gestión, para que las comunidades autónomas “tengamos capacidad de disponer de un margen de maniobra a la hora de regular los llamados impuestos cedidos, pero asegurando que el ejercicio de este principio no resulte perjudicial para otras regiones y para el conjunto del sistema como consecuencia de las ventajas comparativas de las que gozan unos territorios frente a otros”.

Según Ruiz Molina, “el problema surge cuando una comunidad autónoma, aprovechándose de una situación privilegiada, reduce impuestos y provoca una merma de recursos en el resto de regiones y esto es, precisamente, lo que trata de corregir la armonización fiscal”, ha asegurado. En este punto, ha puesto como ejemplo a Madrid y ha señalado que su condición de capitalidad le permite tener “un sistema tributario más laxo” y realizar “una competencia desleal”.

El consejero ha hecho hincapié en que de lo que se trata es de “garantizar la igualdad de todos los ciudadanos para que, vivan donde vivan, tengan acceso a un mismo nivel de servicios públicos esenciales” y ha afirmado que, a través de la armonización fiscal, “podemos mejorar la vertebración del país, que, en definitiva, es mejorar la vida y las oportunidades de todos los españoles con independencia del lugar en el que residan”.


Compartir en Redes sociales