El Ayuntamiento ha conseguido fijar las familias suficientes para que la escuela vuelva a abrir sus puertas con seis alumnos

Cobeta recupera el antiguo edificio de las antiguas escuelas para su nuevo colegio.

Marta Perruca

Esta mañana hemos vuelto a empezar el día con el murmullo de los niños que pertrechados con sus mochilas acudían a la escuela; el trasiego habitual de vehículos de los padres que dejan a sus hijos en el colegio; las filas a las puertas de los centros donde les recibe su maestro o maestra y el ruido lejano de las sirenas que avisan del inicio de las clases. Son las imágenes y sonidos que nos sumen en una rutina cotidiana tras las vacaciones de verano: la vuelta a una cierta normalidad que nada tiene de especial, al menos en la capital o las cabeceras de comarca de la provincia.

Sin embargo, este ambiente tan típico del inicio del curso escolar constituye un hecho histórico en Cobeta, una pequeña localidad del Alto Tajo con apenas un centenar de habitantes donde hace más de 30 años que no se vivía un primer día de escuela.

“Es un gozo muy grande que haya seis niños en la escuela y que vuelva a haber bullicio de muchachos por las calles de Cobeta”, manifiesta el alcalde de la localidad, Pedro Luis Hernández Berbería.

La escuela del municipio ha vuelto a abrir sus puertas en el mismo edificio de las antiguas escuelas levantado en el año 1932 donde han estudiado “todos los muchachos del pueblo hasta que se cerró en torno a los años 60 y 70”, afirma el alcalde. Hernández Berbería recuerda que hubo un intento de recuperar el colegio con cuatro o cinco niños “que hoy tienen unos 50 años, con lo que hace más de 30 que no teníamos escuela en Cobeta”.

Para retomar la actividad, la Delegación de Esucación, Cultura y Deportes ha tenido que acometer obras de acondicionamiento y adecuación integral del edificio que han rondado los 40.000 euros: “Ha quedado una escuela preciosa y moderna con todo el equipamiento tecnológico e informático necesario. También se ha renovado la instalación eléctrica, el sistema de calefacción y refigeración y los aseos, que se han adaptado para personas con discapacidad”, indica.

El próximo miércoles, 15 de septiembre, está previsto que la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, visite la localidad para inaugurar oficialmente este nuevo Centro Rural Agrupado (CRA)

El alcalde de la localidad se muestra convencido de que no sólo lograrán mantener el centro abierto durante muchos años sino que “va a ser un imán para atraer a más personas a vivir a Cobeta, que conformen familias estables con futuro”. Asimismo, considera que el ejemplo de Cobeta se contagiará a otras localidades de la comarca “porque hemos demostrado que es posible”.

Se trata de un logro de la actual Corporación Municipal que ha puesto su empeño en promover la vivienda y el empleo en el municipio: “Cualquier pueblo de la comarca tiene que tener proyectos y si les ponemos trabajo, nuestros pueblos tendrán futuro”, afirma Hernández Berbería.

Según el primer edil, este trabajo previo hizo que llegaran dos nuevas familias al pueblo, con dos niñas y una respectivamente, a las que el Ayuntamiento ayudó a encontrar una vivienda: “Una de ellas de un particular y para la otra habilitamos dos apartamentos en los bajos del Cuartel adaptados para personas con discapacidad”.

Asimismo, también intentan aportar su granito de arena para que los nuevos pobladores encuentren un empleo: “De hecho, uno de ellos también trabaja en los pinos, que es algo que tenemos en Cobeta que otros no tienen: 50.000 pinos que pueden dar trabajo a diez personas. En estos momentos hay seis personas ganando dinero de esta actividad”.

En este sentido, el alcalde destaca que las cuatro familias de las que dependen los seis alumnos de la escuela cuentan con un trabajo estable en Cobeta: “Una de ellas es la del cabrero; otra tiene una plataforma que da clase de español a extranjeros; otra trabaja en temas forestales; otra lleva los temas de mantenimiento del Ayuntamiento; tenemos una cocinera y un jardinero en Buenafuente…”, aclara Hernández Berbería.

El regidor municipal entiende que para alcanzar el éxito en este tipo de empresas es necesario, no sólo el apoyo del ayuntamiento, sino el interés de las familias “en afincarse en nuestro pueblo y tener ganas de educar a sus hijos con una perspectiva rural”.

“Es una maravilla criarse en un pueblo donde todos nos cuidamos y no es necesario tener móvil para que los padres sepan dónde están sus niños, porque los vecinos vamos a estar pendientes de ellos”, concluye.

Compartir en Redes sociales