La primera proyección pública de ‘Érase una vez un teatro’ tendrá como escenario el Teatro Moderno de Guadalajara, el jueves 12 de mayo a las 20:00 horas

Isra Calzado López, productor y realizador audiovisual

C.I

‘Érase una vez un teatro’, se presenta como el último trabajo del productor y realizador audiovisual Isra Calzado López. Un largometraje documental de noventa minutos de duración que abarca no solo el movimiento liderado por los Amigos del Moderno, asociación que se formó por multitud de artistas y gente de Guadalajara tras anunciarse en verano de 2012, el cierre del emblemático edificio del centro histórico de la capital alcarreña: El Teatro Moderno. En esta proyección descubriremos un documental que muestra también la historia de este edificio, que es como un hogar para muchos artistas y ciudadanos de la ciudad.

La primera proyección pública de este documental tendrá como escenario el Teatro Moderno de Guadalajara, el jueves 12 de mayo a las 20:00 horas.

‘Érase una vez un teatro’ nos mostrará la historia de nuestro emblemático Teatro Moderno ¿Cómo surge todo lo que hay detrás de este documental?

Como seguramente sabréis cuando en verano de 2012 se cierra el teatro, que primero no se sabía muy bien por qué era pero luego se comprobó que efectivamente era un cierre de facto, yo fui una de las muchas personas que se involucraron en el movimiento de la Asociación Amigos del Moderno, que surgió precisamente para protestar de manera pacífica, artística y cultural que no queríamos que se cerrara el teatro. O por lo menos que no se cerrase en esa situación en la que no había explicaciones ni se daba ningún argumento, era un poco marciano,

Yo fui miembro activo de la asociación como otras 500 personas que estaban dentro y querían colaborar, además de organizar esas actividades que hacíamos en la calle, yo como me dedico a lo audiovisual no pude estar en todas pero en la mayoría las estuve grabando. No lo hacía con intención de hacer un documental, sino porque nos movíamos mucho en redes sociales y todo lo que hacíamos lo intentábamos documentar y mostrar.

Más tarde como todos sabemos el teatro se reabrió en 2015 y ahí surgió un poco la idea de hacer un documental, pero era un poco pronto y había que dejar pasar un poco el tiempo para ver si la reapertura era de verdad o si se iba a volver a cerrar. Al cabo de cierto tiempo empecé a trabajar en la documentación, estuve en el Archivo Histórico Provincial de Guadalajara donde me empapé de todo lo que hay del edificio. Otros compañeros me fueron pasando el material del que ellos disponían como medios de comunicación que ya no existían en Guadalajara como Cultura EnGuada o Canal 19, las chicas de Contrapicado Films también habían grabado en su momento de aquel movimiento… Poco a poco fui recopilando material.

“Esto es un homenaje, no solo a los artistas y a la asociación que estuvo más implicada, sino cómo toda la ciudadanía ha estado allí domingo tras domingo siendo espectador”

Lo siguiente fue pensar a quién podíamos entrevistar y empecé a elaborar una serie de entrevistas con gente implicada en el movimiento y también los que podían contarme historia del edificio, porque había que darle un contexto a todo esto y no centrarme solo en el movimiento de ciudadanos contra el cierre.

Lo que pasó luego, que cosas de la vida, me monté con una socia la productora audiovisual, surgieron otros proyectos, vino la pandemia… Digamos que hubo un tiempo que lo tuve un poco apartado. Fue precisamente a raíz del confinamiento cuando me acordé un día y decidí revisar todo el material que tenía.

Y a esto es a lo que me he dedicado prácticamente los dos últimos años: A darle una estructura narrativa a modo de documental, a tapar los huecos que me habían quedado en su momento… Hasta hoy y ver el resultado que hemos obtenido.

¿Cuál es el mensaje que quieres transmitir con este documental?

El documental lo primero que abre es con aquel punto de partida que fue cuando en octubre de 2012 era una certeza que el teatro no iba abrir, cuando se formó esa cola con cerca de 1.000 personas rodeando el edificio simulando que estábamos haciendo cola para que abriese la taquilla.

Esto fue el inicio de todo aquello, esto no es solamente para el espectador de fuera que puede que no conozca Guadalajara ni el Moderno, sino para el espectador de aquí que puede que no conozca la historia del edificio.

A partir de conocer la historia del edificio, mostrar cómo el teatro era un poco ese edificio en Guadalajara, donde curiosamente no tenemos una casa de la Cultura, es verdad que hay espacios donde se pueden hacer actividades, pero el Moderno era ese punto donde profesionales y aficionados podían hacer conciertos acústicos, teatro aficionado, muestra alcarreña de cortos…

A mi lo que me gustaría es dar a conocer un edificio que aunque no sea el más bonito de Guadalajara, si quiero mostrar cómo es el teatro pequeño y nos ha influido a todos en la ciudad. Por otro lado es un homenaje, no solo a los artistas y a la asociación que estuvo más implicada, sino cómo toda la ciudadanía ha estado allí domingo tras domingo siendo espectador.

“Las entradas están a disposición del público desde ayer en el Teatro Auditorio Buero Vallejo en su horario habitual”

¿Por qué habéis elegido esta fotografía para el cartel?

Es una de las muchas fotos que hizo Marian, mi pareja. Me pareció bastante simbólica, no sé si se le reconocerá pero es Pepe Viyuela, fue uno de los protagonistas de una de las últimas funciones que hicimos en la calle. Me parecía muy significativo que un artista estuviese aplaudiendo a las puertas del edificio, me pareció muy significativo.

La primera proyección es el 12 de mayo en el Moderno ¿Tenéis previsto que haya más?

El documental lleva varios meses terminado pero yo tenía el empeño de que la primera proyección fuese en el Teatro Moderno, me parecía lo lógico. Vamos a ver qué respuesta hay, aunque por lo que me llega hay bastante expectación y curiosidad por ver este trabajo.

Si viésemos que hay muchísima expectación hablaríamos con el ayuntamiento para estudiar la posibilidad de que se hiciese una segunda proyección a la vuelta del verano, habrá que ir viéndolo.

Nosotros ya estamos mirando posibilidad de apuntarlo a algún festival de documentales o de cine social, por sus características no creo que tenga una proyección nacional bestial porque es un documental que está hecho con pocos recursos, casi todo lo que se ve es material de archivo. No ha sido un rodaje específico al uso ni un equipo humano muy amplio, ha llevado muchísimo tiempo de documentación, pero tampoco tenemos la expectativa de estar ganando festivales.

Allí donde se proyecte estaremos encantados, pero realmente lo que yo quería era coger parte de todos estos videos y que fuese un homenaje al edificio y a la gente, el cariño está ahí y hasta donde llegue bienvenido será.

¿A partir de cuando se pueden adquirir las entradas?

Las entradas están a disposición del público desde ayer en el Teatro Auditorio Buero Vallejo en su horario habitual. Lo único que pedimos, ya que el Teatro Moderno tiene un aforo muy pequeño, que todo aquel que adquiera entradas que lo haga con el convencimiento de que va a poder ir. No nos gustaría que nadie se quedase fuera con asientos vacíos, por supuesto sabemos que pueden surgir cosas que pueden impedir el acudir al teatro, pero queremos que todo aquel que quiera verlo pueda disfrutarlo.

Compartir en Redes sociales