En estos momentos se está elaborando el pliego de condiciones, por lo que se desconoce la empresa o entidad adjudicataria y los pueblos dónde se instalarán

Antigua sucursal de Ibercaja en Alustante. // Foto: Ayuntamiento de Alustante

Marta Perruca

Los ayuntamientos de la provincia aplauden la iniciativa de la Diputación Provincial de Guadalajara de incentivar la instalación de cajeros automáticos en las zonas rurales de la provincia. Una medida muy necesaria, ante el cierre masivo de oficinas en los pueblos de menor tamaño y la apuesta que están abordando las comarcas naturales de Guadalajara por el turismo rural.

Para este cometido se ha destinado una partida de 295.000 euros en los Presupuestos provinciales, que servirá para instalar entre 25 y 30 cajeros en los municipios de Guadalajara.

En este sentido, el presidente de la Diputación, José Luis Vega, ha enviado una carta a los alcaldes y alcaldesas de la provincia, con el fin de sondear su interés, explicando los compromisos que tendrían que adquirir para ello, como ceder una instalación municipal para albergar el cajero y afrontar los gastos eléctricos y de conexión Internet.

“Estamos dispuestos a poner los medios necesarios”

“Me parece una idea genial, porque aquí viene el de Ibercaja sólo una vez al mes”, afirma Ismael Pardos, teniente de alcalde de la localidad de Fuentelsaz, para quien “es un servicio más para los pueblos y precisamente lo que necesitamos es eso: más servicios”.

Fuentelsaz tiene 94 vecinos, según los datos del Padrón de 2019: “Ahora nos ha venido una familia, con tan mala suerte que, según llegan, cierran los bares. Siete personas han venido”, comenta Pardos. “Vas a la tienda, al bar, le pagas al uno o al otro… No tenía ni idea de la noticia, pero me parece una iniciativa magnífica”, comenta Pardos.

En este momento, cualquier vecino de Fuentelsaz que necesite sacar dinero tiene que desplazarse a Molina de Aragón (28 kilómetros) o Nuévalos (20 kilómetros).

“Desde aquí estamos dispuestos a poner todos los medios necesarios: Por lugares no va a ser problema y por recursos, tampoco”, añade.

“Nos han cerrado la oficina”

“Es una iniciativa que suple las carencias que vivimos aquellos, que como es nuestro caso, nos han cerrado la oficina bancaria en el municipio”, plantea la alcaldesa de Alustante, Rosa Abel Muñoz.

La localidad de Alustante, según su alcaldesa, cuenta con 172 vecinos que, tras el cierre de la oficina, tienen que desplazarse hasta Orihuela del Tremedal (Teruel) a nueve kilómetros o a Molina de Aragón (50 kilómetros).

“La oficina nos venía de maravilla”, indica Rosa Abel, quien manifiesta que solicitará esta medida a Diputación Provincial.

“Necesitamos más información”

Campillo de Ranas tiene en la actualidad 171 vecinos, según los datos del Padrón de 2019 y la entidad bancaria más cercana a la localidad se en encuentra a 18 kilómetros de distancia, en la localidad de Tamajón.

“Para mi municipio sería muy útil”, señala Francisco Maroto, alcalde del municipio. “No sé si tendría viabilidad aquí instalar un cajero automático, pero  por mi parte estaría encantado de poner el local y lo que haga falta”, aclara.

“De cara al turismo, que la gente pueda ir al cajero y sacar dinero es maravilloso”, afirma Maroto pero, no obstante, considera que para tomar una decisión en este sentido necesitaría tener todos los datos sobre, por ejemplo, qué entidad bancaria o empresa va a estar detrás de la concesión. De esta manera, manifiesta que sería muy positivo que Diputación celebrara una reunión con todos los alcaldes interesados: “Sobre todo porque estas mismas cosas nos las preguntan a nosotros los vecinos y tenemos que saber dar una explicación”, concluye.

Diputación aclara cómo será el proceso

Precisamente, la noticia ha generado cierta confusión respecto al modelo que elegirá Diputación a la hora de instalar estos cajeros en los pueblos de la provincia. En este sentido, el diputado de Obras y Servicios, Alumbrado, Infraestructuras Viarias y Planes Provinciales, Ramiro Magro manifiesta que “se han publicado algunas cosas que, lamentablemente, tengo que decir que no tienen ningún fundamento y que pueden conducir al error (…) He leído que se iba a dar a una entidad privada y que se iban a cobrar comisiones. Me parece una aberración muy grande, puesto que no hemos hecho todavía el pliego de licitación”, afirma el diputado.

En este sentido, Magro explica que este proyecto surgió de la sensibilidad de la Institución Provincial ante las reclamaciones de algunos ayuntamientos por el cierre de una oficina bancaria en sus municipios, por lo que se adoptó la decisión de incluir una partida de 295.000 euros en los Presupuestos provinciales de 2021.

“Con este presupuesto, hemos iniciado unos contactos con los agentes que creíamos que podrían estar interesados, que son entidades bancarias con implantación, quienes nos han aportado unos datos y en base a éstos, estimamos que nos puede dar para unas 25 ó 30 instalaciones de cajeros”, comenta el diputado, que quiere dejar claro que en este momento se está redactando el pliego de condiciones y, por lo tanto, ni se ha decido sobre los pueblos en los que se va a implantar y mucho menos el tipo de entidad que se quedará con la concesión: “Es un contrato mayor, porque se va a llegar a 295.000 euros y concurrirán -las entidades o empresas- que tengan oportuno o conveniente concurrir”, aclara.

La Diputación sí que valora ciertos criterios a tener en cuenta, una vez reciba las solicitudes de los ayuntamientos, entre los que se encuentran: “los pueblos en los que ha cerrado una entidad bancaria; los que tengan actividades de ocio, restauración, casas rurales y los que sean puntos de referencia, porque tengan un centro médico, una farmacia, etc., que preste servicios a los pueblos de alrededor”.

Quer ya tiene cajero gracias a una experiencia piloto

Esta medida habría venido de perlas al Ayuntamiento de Quer, localidad que a pesar de haber alcanzado el millar de habitantes, ha visto cómo cerraba sus puertas la entidad bancaria que operaba allí. El alcalde de la localidad, José Miguel Benítez, se puso en contacto entonces con las entidades bancarias con las que trabaja el Consistorio pero afirma que hasta la fecha no ha recibido respuesta.

Es por ello que, ante la urgencia de la situación, ha tenido que buscar soluciones alternativas. “Nos llevó tiempo encontrar una empresa que quisiera realizar la instalación de manera gratuita”, afirma el primer edil, quien explica que finalmente encontraron la oportunidad de participar en un proyecto piloto, que está abordado una empresa para implantar cajeros en pequeños municipios, “sin que tenga ningún coste para el Ayuntamiento, salvo la luz que sí la pagamos nosotros”.

Benítez aclara que se trata de una empresa con bastante incidencia en lugares de mucho tránsito, como la Costa del Sol, y cuyos beneficios provienen de “gestionar los cajeros y el cambio de moneda”. Un cajero de estas características no tendía razón de ser en un municipio como Quer de no ser una experiencia piloto, ya que supondría un desembolso importante en gastos de instalación y mantenimiento, “que no estábamos dispuestos a asumir”, indica el primer edil.   Benítez considera que el único beneficio para la empresa “será el de las comisiones que cobren al que lo utilice o dependiendo, porque tienen acuerdos con algunos bancos y los clientes no pagan ningún tipo de comisión, ya que las asumen los bancos”.

El cajero, explica, ya está instalado en una caseta en la vía pública, para lo que han tenido que hacer una cesión del espacio, pero todavía no está operativo, “en este caso por culpa de la compañía eléctrica, porque tuvimos que dar de alta un punto de luz y se están demorando. Llevamos esperando desde el mes de diciembre a que nos den de alta el contador”, finaliza el alcalde.

Compartir en Redes sociales