• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Provincia

Nuria, Esmeralda, Nieves y Eugenio pondrán en marcha este mes de septiembre un nuevo servicio de fisioterapia oncológica

De izquierda a derecha, Esmeralda Hernández, Nuria Picazo, Nieves Estremera e Eugenio Molina, integrantes de Proyecto Yunquera.

Marta Perruca

Nuria Picazo, Esmeralda Hernández, Nieves Estremera y Eugenio Molina son cuatro vecinos de Yunquera de Heanares que a simple vista parecen muy diferentes. Quizá en otras circunstancias sus vidas habrían seguido por derroteros muy distintos y sin embargo hoy tienen muchas más cosas en común que la mayoría de las personas: Son amigos y comparten problemas, vivencias, sensaciones, miedos, frustraciones y un reto en común.

Los cuatro han mirado al cáncer a los ojos y ahora son tripulantes de un barco denominado Proyecto Yunquera que lleva por bandera el compromiso, la voluntad y la entrega por mejorar la calidad de vida de los pacientes de esta otra pandemia que ya estaba aquí antes de 2020. Una iniciativa que se ha convertido en un instrumento catalizador de la solidaridad que han demostrado los yunqueranos, así como distintas empresas, administraciones y otras entidades del entorno de la localidad.

Se podría decir que son la delegación local en Yunquera de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Guadalajara y en su corta, pero intensa travesía (sus inicios se remontan a noviembre de 2019), han logrado poner en marcha servicios que son todo un referente para los pacientes de cáncer de toda la provincia.

“Del cáncer se habla mucho del durante y de la quimioterapia, pero del después no se sabe tanto”, comenta Eugenio. Los cuatro coinciden en que tenían una idea de lo que suponía enfrentarse al cáncer e incluso a su tratamiento, pero no tanto sobre las secuelas que la enfermedad y la quimioterapia acarrean, lo que se ha convertido en su caballo de batalla.

De esta manera, su principal cometido es recaudar fondos mediante distintas vías, que derivan a la AECC con el fin de mantener distintos servicios con sede en Yunquera: “Esto es un proyecto que elaboramos para la AECC para que los pacientes de cáncer pudieran tener a su disposición uno servicios que hasta ahora no existían en Guadalajara”, explica Hernández.

Para ello cuentan con un local que el Ayuntamiento de Yunquera les ha cedido en el edificio polivalente situado en la calle de la Seda número 30, donde tienen su sede distintas asociaciones del municipio.

Es aquí donde pusieron en marcha su primera iniciativa para ofrecer un servicio de micropigmentación oncológica, al que que ya han tenido acceso 46 mujeres. Se trata de una técnica derivada del tatuaje que consiste en introducir pigmento a nivel epidérmico a través de un dermógrafo, sin llegar a las capas más profundas (a diferencia de un tatuaje).

A partir de esta metodología se devuelve al pecho su aspecto anterior a la cirugía y a los tratamientos a los que se someten las mujeres que han padecido algún tipo de cáncer, en especial en los casos de cáncer de mama que han requerido la extirpación del pecho (mastectomía), “con lo que muchas mujeres no tienen que someterse a otra cirugía, no se sufre dolor y es una maravilla”, destaca Esmeralda Hernández, quien además señala la importancia de contar con este tratamiento en Guadalajara, que no se encuentra en otras provincias y los beneficios que tiene sobre el impacto psicológico que provoca la cirugía en las mujeres con cáncer de mama.

El siguiente paso ha sido poner en marcha una consulta fisioterapia oncológica para el tratamiento del linfedema y otras dolencia asociadas al cáncer y al tratamiento con quimioterapia.

Tal y como apunta la AECC en su página web, “un linfedema es la acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una obstrucción en el sistema linfático. En mujeres con cáncer de mama que han precisado linfadenectomía, el linfedema se produce en el brazo por interrupción de los vasos linfáticos a nivel de la axila”.

Para ello, han tenido que solicitar a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha el reconocimiento de las instalaciones como “centro sanitario”, un requisito con unos trámites burocráticos “muy complicado” que tal y como aseguran, les ha traído de cabeza durante los últimos meses, pero han llevado a buen puerto: “Ya tenemos todos los papeles por lo que en este mes de septiembre, si dios quiere, ya lo podemos desarrollar”.

“En Guadalajara no había ningún servicio especializado en fisioterapia oncológica” afirma Eugenio. “En el Hospital tienen servicio de fisioterapia pero es insuficiente para todos los pacientes y además sólo se prescribe cuando te ocurre por primera vez, por lo que creímos que era necesario”, incide Nieves Estremera.

Son terapias y tratamientos totalmente gratuitos para los pacientes y para acceder a los mismos solo necesitan un volante de los servicios de cirugía y ginecología del Hospital Universitario de Guadalajara, desde donde se les da a conocer el proyecto.

Desde el principio la intención ha sido que todos ellos sean accesibles al paciente que los necesite sin más intermediario que el médico especialista: “Para la micropigmentación las pacientes llegan directamente desde el cirujano plástico”, aclara Esmeralda. “Como lo hemos pasado sabemos que en esos momentos no te gusta que te estén mareando, ni que te estén preguntando, sino que casi te lo den hecho”, indica Nieves.

“Hay que tener en cuenta que cada iniciativa ha surgido de pacientes que en algún momento han necesitado ese servicio”, apoya Nuria.

Otro de los principios que se perseguían es que todos los servicios que lograsen prestar con las recaudaciones se llevasen a cabo en la localidad de Yunquera: “Nosotros queríamos que fuese aquí para que repercuta en el pueblo y que la gente lo vea y lo conozca, porque hay unos restaurantes y unos bares maravillosos y unas zonas preciosas de paseo”, indica Picazo.

Con la misma finalidad, Proyecto Yunquera colabora para el mantenimiento de los grupos de “marcha nórdica”, una actividad física basada en el esquí de fondo, pero sin nieve ni esquís, que se lleva a cabo gracias a un médico de cabecera de la localidad y que tiene importantes beneficios también para los pacientes que sufren la hinchazón de las extremidades asociada al linfedema: “Personalmente padezco de linfedema y cuando hago la marcha lo noto. Cuando termino de hacerla se quita la inflamación”, comenta Nieves.

Fue Nieves quien propuso la implantación de esta actividad. Conocía sus beneficios porque asistía junto con otras pacientes de cáncer de mama a las marchas en el municipio de Horche, donde se realizaban a iniciativa del médico local. “Pensamos que había que traerla aquí”, señala y “casualidades de la vida”, Paco, como conoce todo el mundo a este médico, fue trasladado a Yunquera. A partir de ese momento adquiría el título de monitor otro de los médicos del centro junto con dos vecinos más de Yunquera.

“Es un movimiento muy completo que requiere una técnica. Para iniciarse, primero hay que hacer un curso que dura dos días y posteriormente, los profesores van corrigiendo posturas durante las marchas”, comenta Nieves.

“Para la recuperación de la forma física en general después de cualquier tratamiento de quimioterapia es un deporte muy recomendado porque mueves todo el cuerpo”, añade Eugenio.

Hace apenas unos meses, además, recogían el testigo de una asociación del Corredor del Henares para elaborar los denominados corazones solidarios, unos cojines especiales que contribuyen a la cicatrización y recuperación de las mujeres que han sufrido una mastectomía: “Nos llamó Ángel Martínez, el ginecólogo de Guadalajara, porque tenía una asociación que hacía corazones y que por motivos personales ya no podían seguir haciéndolos y nos lo pidió a nosotros. No lo dudamos. Fuimos a comprar tela y la chica que los hacía nos dio los patrones y nos pusimos a ello. Tienen que tener una forma determinada y son hipoalargénicos, 100% algodón para evitar alergias,” apunta Esmeralda.

Una vez al mes llevan todo el material al Servicio de Ginecología del Hospital, que las pacientes reciben de manera gratuita: “Por desgracia demandan muchos”, afirma Nuria.

También elaboran pañuelos para niños con cáncer, que tal y como explica Esmeralda, actualmente no se encuentran en Guadalajara y las familias tenían que adquirirlos en Madrid.

En esta empresa cuentan con el apoyo de muchos espontáneos que dedican su tiempo a confeccionar este material cuando la ocasión lo requiere.

Una cena benéfica que sobrepasó todas las expectativas

“Todo empezó organizando una cena benéfica, pero el éxito fue tal que al final, ellas tres sobre todo que son muy valientes, dijeron ¿y si tiramos para adelante y hacemos algo más que una cena?”, explica Eugenio Molina.

Todas las expectativas se vieron desbordadas, explica Nuria Picazo. La iniciativa que estos cuatro vecinos de Yunquera unidos por la adversidad decidieron impulsar para contribuir con la AECC encontraba un apoyo más que contundente de los yunqueranos. “Al principio, cuando nos preguntaron desde el restaurante pensamos en 50 comensales como mucho y al final tuvieron que cerrar el establecimiento para nosotros porque fueron unos 150”, rememora Nieves Estremera. “Acabamos recaudando unos 5.000 euros entre los menús, la fila 0 y la rifa. En medio de la cena me tuve que ir a casa a imprimir más papeletas porque se nos habían acabado”, relata Eugenio.

En ello, seguro que tuvo algo que ver el video promocional que grabaron los humoristas Florentino Fernández, Santiago Segura y José Mota “para que la gente fuera a la cena y colaborara”, que corrió como la pólvora por las redes sociales.

Además, contaron con la música en directo del cantautor alcarreño Javier Matía y Anabel Mellado que “siempre tienen una gran disposición con los proyectos solidarios”, apunta Esmeralda.

Animados por este respaldo decidieron coger el guante de la Obra Social “La Caixa” que les invitaba a presentar un proyecto: “Conocíamos las necesidades de las personas de Guadalajara que han padecido cáncer por lo que elaboramos el proyecto y nos dieron 7.000 euros”.

Los meses fueron arrancando hojas en el calendario y el avance imparable de estos cuatro yunqueranos se topaba de bruces con la pandemia del Covid-19, pero como decía Eistein “en momentos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”. “El año pasado, en 2020, celebramos la cena de manera virtual. No sabíamos muy bien cómo saldría la cosa, pero fue mejor todavía”, aclara Nuria.

“Teníamos aquí las mesas y fue digno de ver la cola de gente mayor, joven y de todas las edades para venir a apuntarse, cuando ni siquiera iban a venir cenar, porque era virtual”, rememora Nuria.

Los integrantes de Proyecto Yunquera se entusiasman al recordar la experiencia: “Estábamos allí los cuatro que parecía que llevábamos toda la vida haciendo vídeos de cocina”, relata Eugenio entre risas distendidas.

“Cada cual cenaba en su casa. Primero grabamos nosotros una cena en el restaurante “El Rodeo” y luego Laura Sánchez, una modelo que estuvo en Máster Chef, elaboró un entrante. Incluso, Samantha también de Masterchef, nos hizo referencia en su blog”, continúa Esmeralda.

“Le hicimos la propuesta al restaurante y el cocinero se lo curró un montón. Pusieron ellos todo. No tuvimos que pagar ni los ingredientes. Llegamos con nuestro delantal y allí estuvimos guisando”, relata Nuria.

No faltó un sólo detalle. Desde Proyecto Yunquera impulsaron un formulario de inscripción a través de Google donde la gente pudo inscribirse. Con la inscripción se les regalaba un delantal y una participación en la rifa. De manera previa, todos los participantes recibieron en su correo las instrucciones necesarias para participar junto con la lista de ingredientes.

El servicio de Oncología del Hospital Universitario de Guadalajara apoyó la iniciativa luciendo el delantal.

El sorteo, recuerda Picazo, se emitió en directo desde el Ayuntamiento de Yunquera.

Si de lo que se trataba era de colaborar, hubiese valido con pagar la inscripción, pero los vecinos de Yunquera se contagiaron con el espíritu de esta iniciativa: “Hubo un montón de gente cocinando con nosotros. Sólo hay que mirar en nuestra página de Facebook para ver la cantidad de gente con sus delantales que subió sus fotos y vídeos con sus recetas”, recuerda Esmerlada.

Yunquera, un municipio solidario

La recaudación de fondos es un aspecto crucial para Proyecto Yunquera, porque de ello depende que se puedan financiar las terapias y servicios que se han convertido en su razón de ser. “Vamos con la mano pidiendo a todo el mundo”, indica Picazo.

Empresas como Danosa, Logifashion, Dagu, etc., se han involucrado con el proyecto aportando su granito de arena con contribuciones económicas periódicas. También la Fundación “Obra Social La Caixa” colabora con esta iniciativa.

Pero lo que realmente ha emocionado a los cuatro jinetes de Proyecto Yunquera son las muestras espontáneas de apoyo que han recibido por parte de los vecinos de la localidad.

Por ejemplo, indican, un bar cercano a la sede de la calles de la Seda, donde se presta el servicio de micropigmentación ha impreso tarjetas para que los acompañantes de las mujeres que se desplazan a Yunquera para someterse a esta técnica puedan disfrutar de un café gratis durante su espera.

Durante la cena benéfica, explica Eugenio, se realiza una rifa “precisamente porque un montón de empresas de Yunquera, por no decir todas, nos dieron regalos para contribuir con la iniciativa”.

El tejido asociativo de la localidad tampoco duda en colaborar cuando tiene la oportunidad: “La Asociación de Mujeres de Yunquera organiza todos los años una marcha contra el cáncer y decidió donar la mitad de la recaudación para el proyecto”, indica Picazo. También cuentan con el apoyo de la Asociación Cultural Iuncaria. De hecho, la recaudación del XIV Mercadillo Solidario que se celebra este fin de semana irá destinado a esta iniciativa.

Además, son muchas las aportaciones particulares. Una pareja que se va a casar ha querido colaborar con el proyecto encargando a sus impulsores los recordatorios: “Esta chica regalará en la boda una sorpresa que hemos elaborado nosotros y el beneficio va a ser para nuestro proyecto”. apuntan. Anteriormente, recuerdan, ya habían elaborado unas muñecas para otro evento similar.

El Consistorio también se ha comprometido a donar el cuadro correspondiente al Tercer Premio del Concurso de Pintura Rápida, que después podrán sortear en la rifa que se llevará a cabo durante la cena benéfica, prevista para el 27 de noviembre.

“La gente en Yunquera es muy solidaria”, señala Esmeralda. “Hubo un momento en el que incluso tuvimos que decir que no se dedicase todo lo que se hace en el pueblo a Proyecto Yunquera porque no queremos acaparar y entendemos que existen otras causas benéficas en el pueblo”, valora Eugenio.

Para colaborar con esta iniciativa se puede contactar con Proyecto Yunquera a través de su página web: “Precisamente, la página web es un regalo de un chico de Yunquera que es especialista en este campo. Él ha pagado el dominio y buscado patrocinadores para que nos salga todo gratis”, concluye Nuria.

Compartir en Redes sociales