Recuerdan que hay 114 hm3 de agua del Tajo almacenados en la cuenca del Segura y el Mar Menor “envenenado por la agroindustria”

El Decano

Los Municipios Ribereños califican de “incomprensible” el nuevo trasvase aprobado ayer por la Comisión de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, así como la sobreexplotación de sus embalses, con 114 hm3 de agua del Tajo almacenados en la cuenca del Segura, y a la vez con el Mar Menor “envenenado por los excesos de la agroindustria”

La Asociación de Municipios Ribereños no concibe que, en estos momentos, con la agroindustria en el punto de mira de la ciencia, el Ministerio siga favoreciendo los intereses de quienes han envenenado el Mar Menor, secando el Tajo. Consideran preocupante que se desembalse cada vez menos agua hacia el río, este año 60 hm3 menos, para favorecer el Trasvase. Insisten en que no era necesario, con 215 hm3 en el sistema trasvase; un récord histórico con 114 hm3 procedentes del Tajo.

Entrepeñas y Buendía recibirán el otoño, como hicieron con el verano, con los niveles cayendo en picado. No es problema de sequía, “es problema de saqueo”, explica la presidenta de la Asociación de Municipios Ribereños, María de los Ángeles Sierra, que denuncia “la mala gestión continuada, que nos embarra perpetuamente en situaciones irónicamente llamadas de excepcionalidad hidrológica”.

“Con España entera alarmada de los excesos provocados artificialmente por los desembalses en otras cuencas, con la Región de Murcia en pie de armas por la situación del Mar Menor, un lunes más en la oficina de los Ribereños, sus embalses vuelven a ser esquilmados sin que nadie fuera de Castilla-La Mancha diga nada. La misma historia de siempre”, añade.

Borja Castro, vicepresidente de la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, también denuncia la mala gestión: “este año han entrado 700 hm3 y han salido con destino a la cuenca del Segura 300 hm3, el 45 por ciento de las aportaciones; una sobreexplotación absolutamente insostenible que desemboca en los problemas que todos conocemos, a ambos lados de la tubería”.

Los Ribereños lamentan caer en los errores de siempre, priorizando la avaricia de los regantes al desarrollo económico de la cuenca cedente. “Mientras el colegio de Biólogos de la Región de Murcia, el de Geógrafos, el Instituto Nacional de Oceanografía, naturalistas, incluso el propio Ministerio, señalan el problema de la sobreexplotación agrícola de la Región de Murcia; seguimos mandándoles más y más agua”, denuncia Castro. “Es como regalarle dulces y comida basura a un paciente con obesidad mórbida”, añade.

Por su parte, el técnico de la Asociación, Miguel Ángel Sánchez, volvió a solicitar un cambio en la estrategia de desembalses, mostrando su extrañeza por la insistencia en vaciar Entrepeñas antes que Buendía, que tiene menor desarrollo turístico. “Es como si quisieran cortar cualquier atisbo de desarrollo, cualquier esperanza”, asegura.

Compartir en Redes sociales