Han tenido que redoblar esfuerzos, incluso este año se han multiplicado por cuatro para llegar a cada rincón con un amplio séquito

Ningún vecino de Marchamalo se quedó sin ver a los tres Magos venidos de Oriente.

El Decano

La tan esperada llegada de los Reyes Magos de Oriente a Marchamalo se produjo en un formato completamente diferente al de otros años. No hubo una cabalgata al uso, sino que Sus Majestades y acompañantes se multiplicaron por cuatro, repartiéndose en grupos diferentes que realizaron cuatro recorridos independientes para poder llegar a todos los barrios del municipio tras una salida simultánea a las 17.30 horas.

En total fueron más de 70 personas las participantes, entre pajes, músicos y acompañantes, la mayor parte de ellas voluntarias, a las que se sumó un dispositivo de Policía Local y Protección Civil con un solo objetivo: llevar la magia de la llegada de los Tres Magos a cada rincón del pueblo sin que fuera necesario salir de casa.

Desde el Consistorio gallardo se hizo un llamamiento a los vecinos para que pasaran la tarde en sus casas aguardando hasta que vieran llegar a la comparsa que pasaba por su calle o la inmediatamente contigua, pudiendo bajar a los portales y porches a recibir a la comitiva, que fue entregando presentes a los niños y niñas de las propias manos de sus Majestades y ayudantes.

La jornada transcurrió con total normalidad y la perfecta colaboración de la ciudadanía en todo momento, lo que permitió que todas las comparsas concluyeran su recorrido, de varios kilómetros, en un margen de entre 2 horas y media y 3 horas de caminata.

Compartir en Redes sociales