Una concentración en la Plaza de Santo Domingo ha servido a CCOO y UGT para celebrar la fiesta del trabajo

El Decano

Trabajadores de las cinco provincias de Castilla-La Mancha se han echado hoy a la calle para celebrar un 1º de Mayo lleno de reivindicaciones y de gritos contra la reforma laboral de 2012, la ley de pensiones del PP de 2013 y por la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Durante la conmemoración del Día Internacional del Trabajador y haciendo suyo el lema de este año, los sindicatos mayoritarios –UGT y CCOO- han recordado al Gobierno que este país tiene una deuda con la clase trabajadora y que ahora toca cumplir con los acuerdos comprometidos con los agentes sociales.

En Toledo, donde una manifestación de alrededor de 500 personas ha recorrido las calles de la ciudad, se ha puesto de manifiesto que este Primero de Mayo es un día especial, ya que viene precedido de un “año horrible” que hace más necesaria que nunca la lucha por la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras.

“Bajo un lema que es de justicia social, este año hay que hacer un reconocimiento a los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales, personas que han sido la primera línea de defensa en los momentos más crudos de esta crisis sanitaria”.

Ahora toca exigir al Ejecutivo que derogue la reforma laboral “que tanto daño ha hecho a los derechos de la clase obrera”; que suba el Salario Mínimo Interprofesional; y que se mantengan los expedientes de regulación de empleo temporal como fórmula para que no se destruyan más puestos. Además, “hay que cumplir con nuestros mayores, estableciendo un sistema de pensiones justo y sostenible, algo que pasa por la derogación de la reforma de las pensiones de 2013”.

Los 171.700 desempleados de CLM reflejados en los últimos datos de la Encuesta de Población Activa “obliga a implementar políticas activas de empleo y a reforzar el escudo social para que los colectivos más vulnerables tengan oportunidades en el actual mercado de trabajo”. A este respecto destacaba la situación de las mujeres –con una tasa de desempleo que duplica a la de los hombres-; a los jóvenes; a los mayores de 55 años; y a los parados y paradas de larga duración.

También se ha destacado que “es necesario que en las mesas de diálogo social se empiece a abordar de forma inmediata la negociación de una reforma del mercado de trabajo; que de una vez por todas cambien las reglas del juego y podamos cambiar la precariedad por estabilidad, calidad y derechos. Y si hablamos de precariedad, parcialidad y temporalidad en la mayoría de los casos estamos hablando de mujeres”.

A la pandemia sumaba la situación vivida durante la borrasca Filomena, momento en el que, de nuevo, “los trabajadores y trabajadoras dieron el 100 por 100. No dejaron tirado a nadie, fueron a trabajar como pudieron y durante todo el tiempo que hizo falta nunca abandonaron a los pacientes, a los mayores… Sin embargo, la administración a nosotros sí que nos ha dejado tirados”.

Se ha hecho extensible también este reconocimiento a los trabajadores ya jubilados que, después de “levantar el país” han perdido la vida sin poder en muchos casos despedirse de sus propios familiares. Momento en el cual se ha aprovechado para señalar que la gestión en las residencias ha sido “muy lamentable”.

En Castilla-La Mancha, cumpliendo con todas las medidas de seguridad, se han celebrado diversas manifestaciones y sendas concentraciones, una en la Plaza del Pan de Talavera y la otra en nuestra capital, concretamente en la Plaza de Santo Domingo.

Compartir en Redes sociales