“Aunque los cursos de verano se hagan desde un planteamiento lúdico, tenemos que afrontar temas de actualiad”

Lorena Jiménez, directora del centro asociado de la UNED en Guadalajara.

El Decano

Cultura y educación, es lo que hay en los cursos de verano de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Guadalajara. Su directora, Lorena Jiménez, analiza el presente de los Cursos de Verano de este año y del propio centro asociado.

La semana que viene, el miércoles 23, comienza el primer curso de este año, el que hace el número 15 en Guadalajara aunque la UNED como tal lleva 32 años. Una edad respetable, 15 años en la ciudad…

Sí, efectivamente los cursos de la UNED en Guadalajara llegan a su decimoquinta edición. El centro asociado tiene más vida, pero sí que llevamos 15 años celebrando estos cursos de verano. Siempre digo que esto significa que ya están plenamente afianzados en nuestra ciudad, y sobre todo en nuestro centro asociado.

¿Qué perspectivas tienen para los de este verano? Sobre todo porque va a ser casi todo, todavía, online ¿Semipresencial solo el primero?

Así es. Hay que darse cuenta que nosotros también somos la Universidad a distancia, quiero decir, que contamos con unos recursos tecnológicos y también humanos en ese sentido que nos avalan. Por lo tanto, teniendo en cuenta la lamentable pandemia por la que estamos atravesando, hemos decidido que la oferta de los cursos de este verano, la gran mayoría sean en formato online, aunque como indicaba el primero de todos sí que será en formato semipresencial.

Es decir, habrá un determinado grupo de estudiantes que sí podrán acudir al centro a interactuar de manera más presencial con los ponentes y docentes.

¿No echan de menos eso de tener, sobre todo los docentes, a la gente al lado? ¿Más que derás de una cámara?

Pues sí. Creo que todos estamos echando de menos la presencialidad, pero bueno creo que también nos estamos adaptando a esta metodología, que también es una metodología propia de la UNED, de la semi-presencialidad en la que siempre hemos combinado lo online con lo presencial.

Pero qué duda cabe de que los que somos docentes echamos de menos el poder tener en nuestras aulas a gente, alumnos con los que poder interactuar de una manera ya más personal y cercana.

Lo que pretendemos, siempre que hacemos la oferta de cursos de verano en la UNED en Guadalajara, es que cubran todas las ramas del conocimiento

Cuando se presentaban los cursos, hace muy pocos días, se comprobaba que los temas son muy actuales, muy pegados a la tierra ¿Cómo se elige la temática de los cursos? ¿Quién los elige?

Tenemos una coordinadora de actividades culturales y extensión universitaria, Mª Ángeles Baños, que recoge un poco las necesidades no solamente de nuestros estudiantes, sino también del público en general. Nos reunimos con ella el órgano de dirección del centro y en función de lo que ella va detectando, como qué les interesa a nuestros estudiantes, pues lo decidimos.

Pero efectivamente lo que nosotros pretendemos, siempre que hacemos la oferta de cursos de verano en la UNED en Guadalajara, es que cubran todas las ramas del conocimiento. Sobre todo, lo que intentamos es representar a la perfección los elementos que conforman la columna vertebral de los cursos de verano de la UNED, es decir: que sean cursos novedosos, actuales, de rigor académico… Pero, ojo, siempre estamos también muy preocupados y muy involucrados porque estén muy ligados a nuestra ciudad y provincia.

Los alumnos del curso normal, o gente que manifiesta interés por asistir a algún curso, ¿les hacen sugerencias también?

Sí. Nosotros a lo largo de todo el curso hacemos muchísimas actividades, no solo nos dedicamos a nuestra actividad principal, que es la académica, lógicamente, sino que a lo largo del curso hacemos muchísimas actividades culturales y de extensión universitaria.

Al finalizar cada una de ellas siempre hacemos una encuesta de valoración, y en ella también tenemos un apartado de observaciones o sugerencias para posibles actividades. Es de lo que nos nutrimos, de esas sugerencias que nos hacen para luego ofertar otro tipo de actividades.

Los interesados se pueden matricular en cada curso hasta el mismo momento en el que empiecen

La matrícula dijeron que iba a estar abierta casi hasta que empezara cada uno de los cursos

Y sin el casi. Hasta el mismo día que comienzan los cursos, las personas que estén interesadas se pueden matricular en cada uno de ellos.

¿Cómo y dónde?

La matrícula se puede hacer, cómo no, online a través de nuestra página web www.unedguadalajara.es. Pero también se pueden acercar al Centro San José a la primera planta, que es donde está nuestra sede y ahí en secretaría se puede formalizar la matrícula.

Entonces ¿No hay un número tope de alumnos y de asistentes?

El único número tope lamentablemente es para los que van asistir presencialmente al primer curso de verano, que es ‘El vestido y la moda’. Para los que van a realizar los cursos online, que puede ser en formato directo o diferido, no hay un número máximo de asistentes.

¿Se piensa primero en los temas y luego se busca a los ponentes? ¿O primero tenemos los ponentes y luego buscamos los temas?

Depende un poco. Hay muchas veces que los propios docentes, o los equipos docentes, que tenemos en la sede central se ponen en contacto con nosotros y ya tienen más o menos organizado el curso y nos dicen si estamos interesados en que se lleve a cabo en nuestra sede.

En otras ocasiones primero buscamos la temática, y en función de la temática que vamos a tratar ese curso, pues ya vamos perfilando un poco los ponentes.

¿Hay mucha interrelación y conexión entre los centros asociados provinciales aunque sea a través de la sede central de Madrid? Por ejemplo uno de los temas, la España Vaciada y la despoblación, a lo mejor se habla con la UNED de Cuenca, Teruel o Soria que son los más afectados ¿No?

Efectivamente, de hecho este curso lo están difundiendo también centros de Castilla-La Mancha, como el centro asociado de Cuenca. Pero también hemos estado en contacto con el director de Teruel, e incluso con el de Ponferrada, que tienen una cátedra en este sentido de la despoblación y están ayudado a su difusión.

Los asistentes a estos cursos presentan un perfil muy variado. No solo los hay de Guadalajara, sino que asisten de muchos lugares de España y del extranjero

¿Quién suele asistir a estos cursos de verano? ¿Tienen un perfil tipo o es amplio y variado?

Es un perfil muy variado, hay una gran variedad. Porque la temática también es muy variada. Hay un porcentaje importante de estudiantes nuestros, porque asistir a los cursos de verano también les da créditos, que luego les va a servir a lo largo de su trayectoria académica, para poder convalidar alguna asignatura.

Pero también hay personas que simplemente están interesadas en la temática y les interesa matricularse. De hecho, muchos alumnos que ya tenemos matriculados en estos cursos no son solamente de Guadalajara, la provincia o distintos puntos de la geografía española, sino que son personas que están viviendo en el extranjero. No necesitan ningún tipo de titulación universitaria previa para poderse apuntar, pero les puede interesar para adquirir nuevos conocimientos o competencias profesionales.

Como decíamos, la variedad es amplia en cuanto al público.

La temática es muy actual, se va a hablar de la pandemia, de la despoblación, del ciberacoso a los niños en la escuela… Temas muy actuales y muy pegados al terreno. ¿Están muy demandados estos temas?

Lo pide la gente, y sobre todo pensábamos que nosotros tenemos esa vocación de servicio, esa vocación social de poder contribuir a las necesidades, a lo que la sociedad demanda en un momento determinado.

Entendíamos, y no podíamos pasar por alto, que aunque los cursos de verano se hagan siempre desde un planteamiento lúdico y distendido, efectivamente teníamos que afrontar temas de actualidad y que preocupan a la sociedad: preocupan los trastornos psicológicos, que se están derivando como consecuencia de esta horrible pandemia; preocupa mucho la despoblación rural en nuestra provincia y región; preocupa muchísimo todo lo relacionado con el acoso a nuestros niños y adolescentes en las redes sociales; las noticias falseadas a las que estamos sometidos…

Teníamos que plantear estas temáticas que están muy pegadas a la actualidad y que ya no es tanto que demande la gente, que efectivamente lo demandan, sino que también era un compromiso nuestro de cubrir esas necesidades que creíamos que son importantes.

¿La vocación de servicio que debe tener un centro universitario?

Efectivamente, la vocación de servicio que tiene que tener un centro universitario.

Ha comentado que en algunos casos pueden dar créditos ¿Qué aporta a los alumnos estos cursos, además de créditos? ¿Y al que no es alumno habitual de la UNED?

Lo primero ampliar conocimientos, competencias profesionales, el poder interactuar aunque sea online con los ponentes, porque al final los cursos de verano es un escaparate de lo que es nuestra universidad. Un escaparate de toda la investigación, de toda la docencia que se lleva a cabo. Y por ello está poder interactuar con ellos y adquirir esas competencias.

A todas las personas que están matriculadas en los cursos y que asisten a ellos, al finalizar se les entrega un diploma. A los estudiantes que son de la UNED, se les entrega además un crédito FTS para que luego puedan convalidar a lo largo de su trayectoria académica.

Hay un bloque central en lo que es la UNED, no en el centro asociado, donde se plantean cursos por temas ¿Ustedes entran ahí y estudian lo que hay para ver lo que pueden aprovechar? ¿Cuál es esa colaboración entre la universidad central y los centros asociados?

La UNED tiene una amplia oferta de títulos universitarios, si es a lo que se refiere. Los centros asociados lo que hacemos es intentar impartir docencia, tutorías de todos esos títulos que están divididos en cinco ramas de conocimiento, en la UNED están divididos en cinco: ciencias, humanidades, jurídicas… La única rama de conocimiento que no tenemos completa, sino solo el Grado de Psicología, es Ciencias de la Salud.

La UNED está constantemente buscando cuáles son las necesidades que tiene la población. Ha sacado unos micro-títulos, algo que resulta único en la universidad pública y lo ha hecho la UNED. Ha sacado unos micro-títulos, unos micro-grados, que por ejemplo este año hemos impartido en la Historia de España, que es para aquellas personas que estaban interesadas en especializarse, en un área determinada del conocimiento, pero sin tener la necesidad de estudiar un Grado entero.

La UNED nos lo oferta y nosotros lo llevamos a la Junta Rectora, para ver si nos aprueban que podamos impartir esas titulaciones y si se aprueba, que siempre se aprueba, las lanzamos.

Tenemos un porcentaje muy importante de estudiantes que acaban de terminar el Bachillerato y escogen la UNED como primera opción

Sobre la UNED, digamos que antiguamente, la idea que se tenía era que estaba pensada para la gente que no podía ir a la Universidad de forma presencial habitual, porque estaba trabajando o porque tenía alguna otra circunstancia personal ¿Pero eso ya no es así no? ¿La UNED ya no es la universidad de los mayores no?

Me encanta esta pregunta, por supuesto que no es así. El perfil de alumno de la UNED ha cambiado, es verdad que hay una gran diversidad de alumnado, es verdad que todavía hay mucha gente que estudia en la UNED porque le apetece realizar una segunda titulación, pero tenemos un porcentaje muy importante de estudiantes que acaban de terminar el bachillerato y escogen la UNED como primera opción.

¿Por qué? Pues porque la metodología que tenemos de semipresencialidad y la flexibilidad que se les ofrece, para ellos son idóneas. También la UNED brinda la posibilidad de que cualquiera de las personas de las que estamos hablando de la despoblación, de cualquier persona independientemente de la zona geográfica en la que viva: puede estar viviendo en Sigüenza o cualquier otro pueblo de la provincia, la UNED llega a ellos gracias anuestra metodología.

Por lo tanto la variedad de alumnos es total y el perfil de alumnos ha cambiado. Hay alumnos muy jóvenes que cogen la UNED como primera opción para realizar sus estudios universitarios, hay personas que efectivamente les apetece hacer una segunda titulación, y lo hacen aquí. Hay gente también que gracias a nuestro curso de acceso para personas mayores de 45 años, y en su día no tuvieron la oportunidad de estudiar, nos escogen para poder realizar esa ilusión y esos estudios universitarios.

Hablando del curso ¿Qué tal les ha ido este que está a punto de acabar?

La verdad que nos ha ido muy bien el curso, incluso hemos ampliado el número de matrícula en un 11%. Pero esto ha sido a nivel nacional en todos los centros asociados de la UNED, la horquilla ha estado ahí.

La verdad ha sido un curso que ha sido difícil en los comienzos, pero ha sido muy satisfactorio, y como decía combinando nuestra metodología semipresencial: los tutores han venido al centro asociado a impartir sus clases, y había estudiantes que preferían quedarse en casa y desde cualquier dispositivo electrónico recibían las clases, otros han venido al centro asociado a recibir las tutorías. Siempre con los protocolos Covid-19, respetando la limitación de aforo, étc.

¿Es la Universidad que menos ha sufrido la pandemia?

Efectivamente, es la que menos la ha sufrido. Siempre digo que la UNED demostró ser la Universidad Pública que mejor se supo adaptar a un tipo de imprevisto como este, o la que mejor se sabe adaptar a cualquier tipo de imprevisto o adversidad. Porque desde el minuto uno nosotros ya teníamos la posibilidad de pasar todas las clases, lo que nosotros denominamos tutorías, de modalidad presencial a online. Este curso académico lo hemos podido afrontar con la modalidad semipresencial, combinando las dos metodologías.

La apuesta de tener aulas en distintos puntos de la geografía de Guadalajara lo hacemos no en términos de rentabilidad económica, ni muchísimo menos, sino para dar ese servicio a otros estudiantes que de otra manera no podrían acercarse a la universidad

La UNED tiene una sede central, que el físicamente está en Guadalajara, pero también tiene espacios en Azuqueca y dos localidades del norte ¿Puede crecer todavía más?

Seguimos haciendo alianzas. Efectivamente la sede la tenemos en Guadalajara y tenemos tres aulas universitarias: en Sigüenza, en Molina de Aragón, Azuqueca de Henares… Como hablábamos al principio, somos una Universidad Pública con vocación de servicio. Nosotros la apuesta de tener aulas en distintos puntos de la geografía de Guadalajara lo hacemos no en términos de rentabilidad económica, ni muchísimo menos, sino para dar ese servicio a otros estudiantes que de otra manera no podrían acercarse a la universidad.

Este año no tenemos aula universitaria en Brihuega, pero hemos firmado un convenio con el Ayuntamiento briocense para llevar un programa formativo que está teniendo muchísimo auge y que tiene mucha demanda que es la UNED Senior: es un programa formativo para personas que tienen más de 55 años, no se requiere titulación previa y simplemente es gente que quiere ampliar sus conocimientos, y esos cursos pueden ser de temáticas muy diferentes.

En Brihuega valoramos el hacer un curso relacionado con la psicología, con las emociones… Y hemos hecho uno en el primer cuatrimestre y otro en el segundo cuatrimestre. No descartamos que podamos hacer otros convenios con otros pueblos para ofrecer actividades culturales, no tanto ya como abrir aulas universitarias, porque hemos visto que tampoco hay necesidad, sino que podemos llevar alguna enseñanza no reglada de manera particular sin tener que abrir un aula universitaria.

¿Qué valoración tienen las titulaciones de la UNED? ¿La misma que cualquier otra universidad?

Yo creo que los títulos de la UNED están muy valorados en el mercado laboral. Porque la metodología que tenemos es complicada, nuestros estudiantes tienen las cualidades del esfuerzo, la perseverancia, de la constancia, de hecho cuando se presentan a oposiciones la gran mayoría de ellos la sacan con éxito.

Son títulos que están muy valorados, porque los profesores que están detrás cuentan con un gran rigor académico.

¿La interrelación con las administraciones es buena?

Buenísima. Gracias al apoyo que recibimos de las instituciones, de los miembros que forman la Junta Rectora, que en este caso son el Ayuntamiento de Guadalajara y la Diputación. Luego también tenemos instituciones que nos apoyan económicament,e como la Junta de Comunidades, los ayuntamientos de las aulas que hemos mencionado anteriormente… Las relaciones son maravillosas y, de hecho, si no los tuviéramos a ellos sería difícil que pudiéramos tener el centro asociado y por supuesto la Diputación que nos cede las instalaciones, por lo que estamos eternamente agradecidos.

Compartir en Redes sociales