• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Resu Lorenzo (*)

¡Qué domingo tan raro! Es primavera. Estamos en el mes de abril, una época que nos suele regalar días muy soleados que saben a verano, y días de lluvia que nos recuerda al lejano otoño. Sin embargo, este domingo está siendo raro. Mi ciudad, Guadalajara está en nivel 3 reforzado, y eso me trae recuerdos y sensaciones de hace un año, cuando todo era incertidumbre, miedo y vértigo por conocer cómo sería el futuro.

Pues bien, estamos en el ‘futuro’, ha pasado un año y la única certeza que tenemos es que nosotros como sociedad, como ciudadanos, tenemos la labor y la responsabilidad de cumplir con las medidas de sanitarias que nos marcan las autoridades para frenar la expansión de la Covid-19, porque de todos nosotros depende que la tienda de barrio, el bar de debajo de casa, las tardes de primavera y verano en las terrazas del Paseo de San Roque, etc. sigan formando parte de la escenografía alcarreña.

Según el barómetro empresarial de la provincia 7 de cada 10 empresas y autónomos de Guadalajara redujeron su facturación en 2020. Un dato que podría ser normal dentro del contexto de la pandemia, pero que esconde otra cifra más grave, y es que esa reducción oscila entre un 25 y un 50% menos de ingresos. Hace falta no sólo un canto a la esperanza como el que han lanzado los hosteleros alcarreños en esta semana. Sino que son necesarias medidas que sean coherentes con la realidad que nos rodea, medidas que vayan acorde con la necesidad de mantener activo el tejido económico local, medidas que traten de minimizar al máximo posible el daño de esta pandemia en sectores como, sobre todo, la hostelería y el turismo, porque, a ninguno se nos escapa que esos bares, que esos restaurantes que siempre han estado ahí, son el sustento de muchas familias de Guadalajara.

Sin embargo, hay hueco para la ilusión. Confío en que sepamos transmitir a nuestros familiares, a nuestros hijos la importancia y el papel que tienen a la hora de asumir nuestra responsabilidad cumpliendo con las medidas marcadas por las autoridades sanitarias. Del mismo modo, que estoy de parte de ese 71,4% que dice el barómetro de la patronal que se muestran esperanzadores ante el futuro y mejorarán o aumentarán su facturación, porque mantener la persiana levantada es un reto que depende de todos.

(*) conomista-gestora adtiva. Co-fundadora de Parlorenzo

Compartir en Redes sociales