• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Resu Lorenzo (*)

Cuantas horas, días, semanas esperando que llegase el verano y poder reencontrarte con los amigos y disfrutar de todas las aventuras, excursiones, chapoteos en piscinas, amores de los que tan solo duran 2 meses o menos pero que también formarán parte de tu vida!. El verano ya está aquí, ya llegó!

Este año el deseo tan ardiente para poder salir y desconectar es muy potente. ¡Por fin, están trabajando las agencias de viajes!. Todos necesitamos un merecido descanso para que la llamada vuelta al cole o trabajo sea con fuerza y con ilusión renovada.

Este año no solo hay que tener cuidado con las olas del mar para los turistas que prefieran playa, sino también con la llamada quinta ola covid, que es letal y que no desaparecerá hasta que todos estemos vacunados. Tengamos precaución porque este momento histórico de pandemia aún no ha escrito su última página. Y con esa cautela, sigamos haciendo barbacoas y pasando momentos inolvidables recordando viejas aventuras de la infancia, las veces que te caíste hasta conseguir dominar la bicicleta o las innumerables noches de verano en las bodegas del pueblo, donde no se hablaba de nada interesante aunque todo era importante. Disfrutar con el libro de tantas páginas que programas para hacerlo en verano, con más tiempo, cafés de reencuentros, caminatas a escondites remotos, rutas en bici y en definitiva compartir tiempo y momentos vividos.

En una charla café, me comentaba una amiga psicóloga que tenía la agenda cerrada hasta el mes de septiembre y que podía quedarse todo el mes de verano trabajando por el exceso de pacientes, pero había decidido parar y descansar pues todo este encerramiento ha pasado factura de maneras diversas a los ciudadanos. Y así me llegó a la memoria el gran cuento del leñador que trabajaba de forma incansable pero su rendimiento cada vez era menor. El jefe le preguntó:” Hace cuánto tiempo no afilas tu hacha?”. Si no dedicas tiempo a afilar tu hacha todo el tiempo que emplees será en vano. Este es el último y más importante hábito mencionado por Stephen Covey en su libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva donde explica la importancia de preparar y mantener el activo más importante que todos tenemos: nosotros mismos. Se basa en la capacidad que tenemos para renovarnos y fortalecernos tanto física, mental y espiritualmente.

La importancia de parar, desconectar, disfrutar, “afilar el hacha”, para así cuando sea la vuelta de las merecidas vacaciones, estar con el ánimo recargado para cualquier reto, proyecto o trabajo, para ser más productivo y disfrutar más de la vida.

¡Feliz verano y felices vacaciones!

(*) Economista-Gestora adtiva. Ceo Parlorenzo

Compartir en Redes sociales