• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Provincia

La ministra, Teresa Ribera, ha reivindicado que “Molina de Aragón es también mi territorio” y lo definió como “corazón de la despoblación y ejemplo de liderazgo” con motivo del Foro Next Educación celebrado esta mañana

Marta Perruca

“Cuando desaparece un pueblo sus gentes pierden su identidad. Ayudarnos a no perder nuestra identidad, porque lo perderemos todo”, ponía de manifiesto el alcalde de Molina de Aragón, Francisco Javier Montes.

Esta mañana, su municipio ha sido más que nunca el “corazón de la despoblación”, que tal y como señalaba el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, “late reclamando igualdad”. Esta mañana se han dado cita muchas de las personas que tienen algo que decir sobre este problema en nuestro país, convirtiendo al Señorío de Molina en su paradigma.

Con motivo del Foro Next Educación ‘Señorío de Molina: corazón de la despoblación“, organizado por la escuela de negocios Next Educación, en colaboración con la Diputación de Guadalajara, el Ayuntamiento de Molina de Aragón y el Grupo de Acción Local Molina-Alto Tajo, se han dado cita en la localidad dos ministras: la vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, que asistía a la inauguración de estas jornadas y la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, que participaba en su clausura; junto con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page.

Además, por supuesto, del presidente de la Diputación Provincial, José Luis Vega, el vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, dos consejeros, la de Bienestar Social, Barbara García Torijano, que acudía además a inaugurar un Centro de Atención Temprana en la capital del Señorío y el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero; el Comisionado de Reto Demográfico Demográfico, Jesús Alique, además de la eurodiputada, Cristina Maestre, el rector de la Universidad de Alcalá de Henares, José Vicente Saz, el presidente de Tierra Molinesa, Ernesto Esteban, diputados, senadores, periodistas, emprendedores, alcaldes, representantes de los gobiernos de otras provincias y comunidades que sufren el problema de la despoblación, la jefa de la Comandancia de la Guardia Civil en Guadalajara, Cristina Moreno, e incluso vicario general de la Diócesis Sigüenza-Guadalajara, el molinés, Agustín Bugeda.

Los Fueros de Molina, la primera Ley contra la Despoblación

Con un centro cultural de San Francisco lleno hasta la bandera, Francisco Javier Montes daba la bienvenida a los asistentes a este foro recordando que justo detrás de él, en un gran mural, se reproducen los antiguos Fueros de Molina, que se pueden considerar como la primera Ley contra la Despoblación. Como representante municipal de este Señorío con 1,8 habitantes por kilómetro cuadrado sobre el papel, una cifra que los vecinos de esta comarca saben y reconocen, incluso menor en la realidad, señaló que su aspiración es la igualdad y destacó algunas iniciativas como el convenio supramunicipal de ayuda a domicilio, que permite que las personas mayores puedan seguir residiendo en sus pueblos; el despliegue de la fibra óptica; el recién inaugurado Centro de Atención Temprana o la Oficina de la Seguridad Social, que recordaba, tantas veces se han encontrado cerrada en los últimos años, ocasionando largos desplazamientos para cumplir con sus trámites.

Una fiscalidad y legislación diferenciada

Por su parte, la ministra, Teresa Ribera, llegaba reivindicando que “Molina de Aragón es también mi territorio” y lo definió como “corazón de la despoblación y ejemplo de liderazgo” teniendo en cuenta que al término del acto inaugural ya se habían puesto sobre la mesa infinidad de propuestas y metas, entre ellas, el objetivo de conseguir una “fiscalidad y legislación diferenciada” similar a la que ya han alcanzado las provincias limítrofes de Cuenca, Teruel y Soria, que planteaba el presidente de la Diputación Provincial, junto con otras iniciativas, como el Estatuto del Pequeño Municipio: “Queremos leyes diferenciales. No puede ser la misma ley de contrato del sector público para un ayuntamiento de 50 habitantes, que para un ayuntamiento de 5 millones de habitantes” porque “no tenemos medios para contratar. La ley de contratos no recoge cláusulas para que las empresas que están en las zonas rurales puedan aprovecharse y licitar con igualdad, porque al final, los costes directos que tienen las empresas son mucho mayores que los de las empresas de las zonas rurales”, señalaba Vega.

En relación a la Ley de Haciendas Locales el presidente provincial hizo hincapié en que hay ayuntamientos que tienen un secretario cada 15 días “y tienen que presentar la misma documentación que el Ayuntamiento de Madrid”. En este sentido, y ante la llegada de fondos europeos, destacó la medida que se ha impulsado desde la Diputación para dar servicio de asesoría técnica a los pequeños municipios con el fin de que puedan redactar los proyectos que les permitan tener acceso a esos fondos. En este sentido adelantó que la semana que viene se firmará el convenio con los Grupos de Desarrollo Rural para la contratación de técnicos que sirvan a este fin.

“Aquí se sitúa Laponia del Sur, el lugar de toda la Unión Europea con mayor despoblación”, indicaba Pablo Bellido, constatando una realidad que se enmascara en esta provincia donde “el 94% de su término sufre el fenómeno de la despoblación”, mientras que el otro 6%, en el Corredor del Henares, se sitúa en las zonas más pobladas.

Ley contra la Despoblación

Por supuesto, la Ley contra la Despoblación que acaba de poner en marcha beneficios fiscales del 25% por ciento en la cuota autonómica a los vecinos de Castilla-La Mancha que residen en zonas despobladas, entre otras ventajas, tuvo un papel relevante. No en vano, Ribera reconocía que en Castilla-La Mancha se caminaba por delante que otros territorios en muchos aspectos.

También cobraba un papel protagonista, la cuestión de la financiación autonómica, e incluso local, para garantizar que los alcaldes puedan prestar servicios a sus ciudadanos.

“Nosotros tomamos como referencia para poder organizar nuestro programa de trabajo los municipios con menos de 5.000 habitantes. Cuando uno viene a esta parte de Guadalajara y se acerca a la Sierra de Albarracín y decimos que estamos intentando ver qué cosas hacer en municipios de menos de 5.000 habitantes, es muy natural que la respuesta sea: Hombre, seis de cada diez municipios tienen menos de 100 habitantes. Se trata de lo pequeño de lo pequeño, que aspira lógicamente a que sus habitantes tengan los mismos derechos, oportunidades, la misma capacidad de voluntad de corrección de la desigualdad que el resto de habitantes de un país que no ha hecho más que prosperar y mejorar”, relataba la ministra.

Para Ribera, hay que afrontar la lucha contra la despoblación “no solamente desde el punto de vista intelectual, con estadísticas y debate, sino de medidas, leyes y regulaciones concretas que tiendan a garantizar la igualdad” y también con la “conectividad, movilidad, acceso a la vivienda y servicios básicos”, que valoró como “fundamentales para la generación de oportunidades y atractivo en las zonas rurales”.

La ministra de Reto Demográfico hizo hincapié en los compromisos presupuestarios, con más de 10.000 millones de euros del Plan de Recuperación “con una capacidad de impulso a la transformación estructural que necesitamos”. Asimismo, apuntó que dentro del compromiso adoptado hace un año se ha logrado trabajar en el 80 % de esas 130 medidas para el reto demográfico que se planteaban entonces y en 2021 se ha iniciado la tramitación de casi 3.800 millones de euros, de los que el 85% procede del Plan de Recuperación. En este sentido manifestó que “no hay Plan de Recuperación posible si no aterriza donde debe, si no sirve para corregir la mayor desigualdad que es la que se produce entre zonas urbanas y rurales”.

Asimismo, indicó que en 2022 los Presupuestos Generales del Estado recogen una inversión de más de 1.200 millones de euros “por tanto entre 2021 y 2022 habremos logrado movilizar 8.000 millones de euros de dinero público del Estado con una capacidad de ser multiplicados con las aportaciones de otras administraciones, pero también con la implicación de distintos actores del sector privado enormemente importante”.

El Foro Next Generation “Molina de Aragón: Corazón de la despoblación” arrancaba planteando propuestas, objetivos y metas en relación a un problema, que tal y como recordó la ministra, Teresa Ribera, ya está diagnosticado y sobre el que ahora se necesitan todas las respuestas: “No se puede caer en la incredulidad, ni en la ingenuidad”, señaló haciendo relación a que el problema no tiene atajos, ni se puede resolver en dos días, pero tampoco que puede caer en el pesimismo, la nostalgia o la melancolía. porque la despoblación “no se trata de un reto demográfico, sino de un reto democrático”.

Compartir en Redes sociales