• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Nacho Redondo

Necesitamos sentir que todo puede mejorar y afrontar lo que tenemos en este presente, necesitamos pensar en todo lo que está por venir y los cambios que se van a producir. Si dejamos de tener confianza seguramente abandonaríamos cualquier proyecto a la primera de cambio, por eso es tan importarte un nuevo pensamiento que nos afiance en las nuevas posibilidades.

Si echamos la vista atrás vemos todas las cosas que ya hemos vivido y que hemos sentido. Vemos todas las cosas a las que nos hemos repuesto y de las que hemos aprendido. Para cada una de esas experiencias hemos tenido un pensamiento concreto en su momento y al que seguramente le hayamos dedicado más de un esfuerzo. Y mira, aquí estamos.

Es común encontrarnos con personas cargadas de pensamientos y sentimientos negativos debido a la presión con la que viven en sus ámbitos particulares o profesionales, a lo que unimos la modificación de hábitos que se han visto obligados a realizar.

Por eso es tan importante el proceso de adaptación a cualquier situación nueva que se nos presenta y dependiendo del significado para nosotros, de lo que acontece o de los cambios que se han producido, conseguiremos desenvolvernos de mejor manera de forma rápida para adaptarnos a las nuevas circunstancias.

De toda experiencia se produce un proceso de aprendizaje que nos enseña nuevas perspectivas y formas de actuar que van desde la acción inconsciente a la conciencia plena de los cambios que se están produciendo, lo que hará que su relación con el entorno mejore considerablemente. El cambio se consigue cuando somos capaces de analizar, evaluar discriminar de una forma diferente a como veníamos haciéndolo hasta ahora.

En un principio no estamos preparados para asumir el reto de aprender de algo diferente. Después tomamos consciencia de la necesidad de cambiar algo o que algo está cambiando y tenemos que plantearnos hacer algo diferente. Seguramente ese cambio comenzará por modificar pensamientos, sentimientos y hábitos. Después de esto es cuando se empiezan a hacer las cosas de forma diferente y se empiezan a ver resultados diferentes. Y esto ocurre porque hemos generado nuevos hábitos para enfrentarnos a las distintas situaciones.

Y aquí viene el término que le da título a este texto, Nankurunaisa, expresión que significa que todo puede mejorar, que la experiencia del tiempo nos ayuda para confiar en nosotros mismos para conseguir una mejor adaptación o cumplir objetivos.

Esta expresión, que se utiliza como frase hecha, está cargada de positividad en para todo lo que nos va ocurriendo y para enfrentarnos a las adversidades que se nos presentan día a día. Al final, con el paso del tiempo, todo tiende a encajar y a cuadrar por lo que debemos aceptar que “todo va a estar bien”.

La búsqueda de una realidad a partir de expresar pensamientos positivos nos hace estar más cerca del objetivo buscado o, al menos, de pensar que todo lo que nos ocurre en el presente tiene solución futura.

En la vida nos suceden experiencias que parece nos condicionarán nuestro futuro, tanto en lo profesional como en lo personal, pero con el paso del tiempo nos damos cuenta de que aquellas situaciones que nos quebraban se recomponen para hacernos ver la nueva perspectiva desde una nueva ilusión y esperanza, pasando por el cambio en nuestro diálogo interior para conseguir cambiar visión.

Al fin y al cabo lo que vamos a hacer es encajar las piezas de nuestro puzle particular para conseguir una imagen nítida de lo que antes estaba siendo una ofuscación y que en un futuro nos va a brindar ver desde otra perspectiva, o como decimos habitualmente en coaching, cambiar al observador que estamos siendo.

Convierte Nankurunaisa en tu mantra particular: Todo va a estar bien.

Compartir en Redes sociales