El Guadalajara Basket cayó con claridad ante el Daimiel (56-74), en un partido en el que los morados estuvieron desnortados en la primera mitad.

No fue el día de los morados en el Multiusos. Foto: Guadalajara Basket.

El Decano

El Guadalajara Basket nos había malacostumbrado en las últimas semanas. Quizás por ello, resultó más sorprendente el mal partido que ofrecieron este sábado los de Román Peinado, especialmente en la primera mitad.

El caso es que no hubo color en la segunda jornada de la fase por la permanencia en la Liga EBA y el Daimiel se llevó un merecido triunfo cimentado en una primera parte para olvidar de los locales.

Ya desde el inicio se apreció que no iba a ser el día. Los visitantes endosaron un parcial de 2-11 de salida que, aunque maquillado al final del primer cuarto, aumentó hasta el 15-30 mediado el segundo periodo.

Cuando los dos equipos se se marcharon a vestuarios, Daimiel ya tenía medio partido en el bolsillo, con 21 puntos de ventaja.

Solo un milagro podía dar el triunfo a los locales, pero éste distó mucho de producirse. Los alcarreños lo intentaron, pero no era su día y Daimiel supo contener las acometidas locales para terminar llevándose el duelo con un claro 56-74.

Con todo, los morados siguen en lo más alto de la tabla a falta de seis partidos. El próximo rival será el Lanzarote el próximo sábado a las 12:30 horas en tierras Canarias.

Compartir en Redes sociales