• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Resu Lorenzo

Esta semana hemos empezado el otoño, una estación que nos suele molestar a todos porque supone despedir al verano, es la estación donde recuperamos los hábitos, volvemos a la normalidad, ordenamos los pensamientos, y aceptamos, en definitiva, que volvemos a la rutina. Pero, aunque nos cueste, al otoño le debemos dar la bienvenida con los brazos abiertos porque es una época de cambio, si bien es cierto, el secreto de esta estación es que mientras cambiamos vamos dejando la mejor de nuestras imágenes, del mismo modo que lo hace la naturaleza. Pensemos, por ejemplo, en los paisajes que se dibujan en esta época del año en el Hayedo Tejera Negra. Una delicia para todos los sentidos, y una excursión que todos deberíamos hacer alguna vez en nuestra vida. Me encanta ver todo el colorido de verdes, en la amplia gama de tonalidades, amarillo, rojos, el olor a tierra mojada con las primeras lluvias, y el deseo de coger nueces tiernas en tierra de la alcarria.

Esta estación no tiene porqué ser triste, más bien al contrario, es el momento ideal para ponerse nuevos retos para el nuevo curso que comienza, crear nuevos hábitos, por ejemplo: comenzar a practicar nuevos deportes, llevar un estilo de vida más saludable, deshacernos de esos kilos ganados en las terrazas de verano tomando una cerveza fresquita, hacer la matrícula para ese curso tan deseado que nunca has tenido tiempo de realizar y crees que ahora es el momento, en definitiva, poner en marcha las herramientas necesarias para exprimir y aprovechar cada minuto día a día.

Es normal que, durante el verano, hayas estado pensando cómo mejorar tu negocio o cómo ampliarlo, o como ser tu propio jefe y, cómo poner tu negocio en marcha, qué cambios hacer para afrontar esta nueva temporada. Es tradición, que, durante este mes de septiembre, y el principio de octubre se pongan en marcha estos cambios, siempre para mejorar, y desde mi trabajo brindo la posibilidad de ayudar a que todo ello suceda, pues no es cuestión de intentar hacer cosas sino de conseguir que las cosas sucedan, y para ello tenemos que poner mucho empeño, trabajo y sobre todo buen talante y talento para celebrar el éxito.

Este año no nos vamos a dejar por llevar por la melancolía del otoño, porque nos llegan buenas noticias, ya que recuperamos los aforos en los establecimientos comerciales, vamos a volver a disfrutar de la barra del bar, y el ocio nocturno recupera sus horarios. Este otoño es feliz porque rozamos con la punta de los dedos la tan ansiada normalidad, siempre con responsabilidad y cumpliendo la normativa sanitaria, pero no podemos negar, que este en 2021: el otoño tiene un cierto regustillo a verano.

Compartir en Redes sociales