Recuerda que Oriol Junqueras dijo que repetirían lo hecho y que se metieran el indulto “por donde les quepa”

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha.

El Decano

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha pronunciado ante la posibilidad de que los encarcelados por el desafío soberanista en Cataluña puedan ser indultados, mostrándose contrario a este extremo y asegurando que si una vez recibido el indulto los líderes nacionalistas “volvieran al mismo camino”, sería un “ridículo histórico” para el PSOE.

En una entrevista con “Antena 3”, ha reconocido estar disgustado por el hecho de que los indultos “estén manoseados desde el punto de vista político”.

Esta “figura de gracia” que no le hace “ninguna gracia” se utiliza en Cataluña para “ganar votos” ante una próxima convocatoria electoral, según ha dicho García-Page, quien se ha alineado con la frase de Oriol Junqueras al referirse a esta posibilidad. “Que se metan el indulto por donde les quepa. Fue una frase expeditiva que no me quiero apropiar”.

Ha avisado igualmente en que el líder de ERC encarcelado “ya dijo que volvería” a cometer los mismos delitos en caso de salir de prisión.

En la misma línea, ha criticado que los independentistas encarcelados “digan que no quieren el indulto”, algo que en su opinión se debe a que “camuflan que lo quieren pero quieren que sus votantes piensen que no”. “Es una ceremonia absurda”.

Con todo, poniéndose “en el lugar” del PSOE, ha asegurado que aunque se tenga “buena voluntad en pro de arreglar las cosas en Cataluña”, el ridículo sería “histórico”.

“¿Qué pasaría si mañana se indultara y pasado mañana volvieran por el mismo camino los independentistas? Que el ridículo sería histórico”, zanjó Page.

Evitar el “frentismo

Además, el presidente regional ha pedido tanto a comunidades autónomas como al partidos políticos que eviten el “frentismo” a la hora de protestar por el reparto de los fondos para la reconstrucción habilitados por la Unión Europea, avisando de que hasta el momento sólo se está decidiendo el destino de una décima parte y augurando más tensión en primavera cuando se discuta el destino del grueso de la partida presupuestaria.

Ha defendido que estos fondos serán “un empujón importante” y con ellos toca “dar ejemplo de impulso europeo” a las regiones de la Unión.

Estas cuantías han de servir “para mejorar”, por lo que pide “no enredar” para que lleguen más fondos a uno u otro territorio. Aunque a la hora de repartir “nunca ha habido acuerdo” en España, ha admitido que un dirigente “nunca puede estar contento” con lo que le llega. “Por definición, todos quieren más, pero la gente se apunta al frentismo absoluto. Da igual lo que se haga, lo que importa es quién lo hace”.

Compartir en Redes sociales