Una treintena de vecinos de la localidad viajan a Lisboa, después de recibir en Peralejos a una delegación portuguesa

M.P.

Los libros de Geografía cuentan que el río Tajo, el más largo de España, nace en los Montes Universales, en la Sierra de Albarracín y desemboca en Lisboa, en el Océano Atlántico tras recorrer en torno a 1.100 kilómetros. No obstante, en Peralejos de las Truchas saben muy bien que las cuestiones técnicas que reflejan los geógrafos no tienen por qué corresponderse necesariamente con la realidad de un río, ni los significados que las frías aguas del Tajo han grabado en las conciencias de sus vecinos en este municipio de tradición ganchera. Los peralejanos son conscientes de que el río ha forjado su carácter y su identidad, lo conocen mejor que nadie y por lo tanto, les pertenece.

Bien conocido es el dicho popular entre las gentes de la comarca: “El Tajo lleva la fama y el Hoz Seca lleva el agua”. De hecho, en este municipio enmarcado en el Parque Natural del Alto Tajo, “al río Tajo, hasta que le da el agua el Hoz Seca, le llamamos el Tajillo”, explica Nerea Moreno, vecina de la localidad. El Hoz Seca es el primer afluente relevante del río Tajo. Nace entre Orihuela del Tremedal y Bronchales, en la provincia de Teruel, pero se funde con el Tajo en el paraje que los peralejanos conocen como “Las Juntas” .

En Peralejos, adelanta Moreno, “siempre ha existido la idea de que sería bonito establecer un vínculo entre el nacimiento y la desembocadura y además, en Lisboa tienen una Reserva Natural, de la misma manera que nosotros tenemos el Parque Natural”.

En la comarca de Molina y en buena parte de la provincia de Guadalajara también saben bien que hay pocas cosas que los vecinos de Peralejos no sean capaces de conseguir cuando se les meten entre ceja y ceja. De esta manera, por ejemplo, el Ayuntamiento decidía nombrar “Hijo Adoptivo de Peralejos” a Bruce Springsteen y no cejaron en su empeño hasta que lograron entregarle en persona este reconocimiento en forma de placa.

También celebran un festival internacional en honor al cantante estadounidense, aunque como tantas otras cosas se encuentre en paréntesis a la espera de tiempos mejores, una vez superada la pandemia. Sólo les quedaría pendiente que Springsteen visite la localidad, pero tiempo al tiempo.

La iniciativa de estrechar lazos con Lisboa partió de dos vecinos del pueblo, Jorge Layna y Domingo Moreno, y enseguida recibió el respaldo de la Corporación Municipal encabezada por Timoteo Madrid. De esta manera, lograban ponerse en contacto con el concejal de Medio Ambiente de Lisboa , José Sá Fernandes, “que manifestó que le parecía maravillosa la idea”. La intención, tal y como explica Nerea Moreno es “comenzar a establecer una conexión entre ambas poblaciones”, que se materializaba en la visita de una delegación del Ayuntamiento de Lisboa a Peralejos de las Truchas a finales del mes de agosto, formada por el edil de Medio Ambiente y varios funcionarios municipales.

Visita de la delegación del Ayuntamiento de Lisboa a Peralejos de las Truchas.

“Les llevamos a conocer ese punto de las Juntas y otras zonas del río que les encantaron. Además, les preparamos un regalo con distintos productos locales y celebramos una comida popular”, rememora Moreno.

Una vez han tomado contacto, pretenden seguir estrechando lazos y fomentando un intercambio cultural.

El pasado fin de semana les tocaba el turno a Peralejos y una treintena de vecinos viajaron a tierras portuguesas para conocer cómo es su río antes de morir en el Atlántico, donde se le conoce como Tejo.

El Ayuntamiento de Lisboa organizó un completo programa que incluía visitas a Sintra, la Plaza de la Higuera o la Playa Fronte da Telha, para recorrer la Reserva Natural del Estuario del “Tejo” en catamarán como colofón final:

“El sábado se celebraba una recepción en el Ayuntamiento en la que les hicimos entrega de un regalo: Una ‘mesa río’ que hemos hecho artistas locales, que representa el río Tajo y las dos poblaciones, cada una con su especie autóctona, en nuestro caso la trucha y en el de Lisboa, la garceta”, comenta Moreno. Un obsequio que conmovió a los portugueses y que pretenden recrear de nuevo para que en el Ayuntamiento de Peralejos se encuentre también esta “mesa río” como símbolo de la unión de ambas localidades.

La portavoz de la iniciativa explica que estas primeras visitas han servido como primera toma de contacto y establecen “el punto de partida de otras actividades e intercambios”.

En este sentido, una de las propuestas que se han empezado a fraguar es el montaje de una exposición fotográfica que muestre las distintas facetas del río tanto en su nacimiento como Tajo, como en su desembocadura como Tejo.

La comitiva ponía rumbo de regreso a Peralejos de las Truchas ayer después de un intenso fin de semana en el que no sólo se han acercado a la idiosincrasia del río en su desembocadura, sino también a sus gentes, a la Corporación Municipal de Lisboa y al personal del Ayuntamiento, con los que han asentado las bases de una bonita amistad a través del río que les une.

Compartir en Redes sociales