El edil de Urbanismo explica cómo se va a desarrollar el proceso de demolición del edificio situado al inicio de la Calle Mayor

El Decano

Hace unos días nos encontrábamos un vallado alrededor del edificio que da inicio a la calle Mayor con su emblemática farmacia y antigua mercería. Y es que el proceso de demolición de este antiguo edificio se ha puesto en marcha, pues se ha podido observar también que un par de sus miradores de hierro ya se han retirado.

“Ya ha comenzado el proceso de demolición del edificio. Es un edificio que es histórico en nuestra ciudad y que desde hacía tiempo, debido al abandono en el que estaba, propuso la propiedad la demolición y la declaración de ruina y ya han empezado con ello” explica Rafael Pérez, Borda, primer teniente de Alcalde y concejal delegado de Urbanismo, Obras Públicas y Vivienda.

Un proceso que desde hace varios días se ha podido ver en marcha con los distintos operarios alrededor del emblemático edificio, con una parte cortada de la calle de la Condesa Vega del Pozo y la Calle Mayor para evitar el peligro de los cascotes: “Para la demolición se ha pedido la consecuente licencia y la autorización de ocupación de la vía pública para poder ejecutar las obras necesarias. Se le ha requerido a la propiedad que se haga en las fechas que menos pueda molestar a la ciudadanía. En eso estamos trabajando conjuntamente con la propiedad para que cause los menores problemas posibles a los ciudadanos” apunta Pérez Borda.

Tras la consecuente demolición, se tiene previsto que la nueva edificación guarde similitud con el antiguo edificio: “Tenemos que tener en cuenta que es un edificio que está catalogado, que tenía que tener la autorización administrativa del órgano competente, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la figura de Cultura, tiene dicha autorización y la del Ayuntamiento” explica el concejal.

Explica Pérez Borda que mantener la similitud de la antigua fachada es uno de los condicionantes para este próximo proyecto, en lo que destacaría “como es la conservación de los miradores que estos días atrás son los trabajos que se han ido realizando; de toda la rejería; el tipo de hueco hay que conservarlo; la disposición de la fachada… Se está cumpliendo con todo incluso para el proyecto de demolición también se pidió un anteproyecto de lo que puede ser la nueva edificación, señalando bien claro la fachada: lo que es conservación; lo que pueden ser nuevos volúmenes o nuevos cuerpos” apunta el Primer Teniente de Alcalde.

Un nuevo edificio similar al anterior

Para el proceso de la nueva edificación, apunta el concejal que será necesario la realización de los correspondientes estudios arqueológicos y geotécnicos: “Hay que tener en cuenta que estamos en el casco histórico y que una vez que se demuela hay que hacer los consecuentes estudios. Una vez que se concluya todo este proceso, que es cierto que a todos nos gustaría que fuese lo más rápido posible, pero los estudios arqueológicos llevan el tiempo que llevan y la posterior solución arquitectónica hay que darla una vez se conozca qué es lo que tenemos bajo tierra” afirma el primer teniente de Alcalde.

Las críticas por la consecuente demolición, han estado a la orden del día durante las redes sociales, a lo que Rafael Pérez Borda quiere apuntar que “Este equipo de Gobierno ha dado muestras suficientes de que estamos trabajando por minimizar al máximo el número de solares que tenemos en el casco. Aquí se está trabajando conjuntamente con la propiedad. Yo creo que es muy importante la colaboración público-privada y tenemos el compromiso de la propiedad de levantar la edificación tan pronto sea posible”, concluye el concejal.

Compartir en Redes sociales