El artista callejero Finito pone la guinda a la reforma, en la que el Ayuntamiento ha invertido más de 45.000 euros

El Decano

El Ayuntamiento de Pozo de Guadalajara ha culmina la reforma de la pista polideportiva, con una pintura mural que pronto se extenderá a otros espacios representativos del pueblo

El artista callejero Finito ha puesto la guinda a la reforma en la que el Ayuntamiento ha invertido más de 45.000 euros. La pintura mural, que recoge los elementos más característicos del pueblo, su picota y su pozo, será la primera de una serie de pinturas que embellecerán diversos espacios municipales, como la plaza de toros, con los que se pretende vestir al pueblo para hacerlo más atractivo a los turistas. El leitmotiv serán las carrozas de las fiestas, declaradas de Interés Turístico Provincial

Con la pista polideportiva a pleno rendimiento, los jóvenes de Pozo de Guadalajara convivieron durante varias jornadas con un invitado de excepción: un artista callejero que iluminó el muro que limita con la piscina municipal, elevando su categoría a obra de arte. Concebido como un mural y presidido por el escudo del pueblo, la obra recoge los dos puntos más emblemáticos que precisamente recoge el blasón municipal.

“Es una obra de arte, el primero de una serie de murales con los que queremos adornar el pueblo, para hacerlo más atractivo a las visitas y reivindicar nuestras fiestas y, en especial, nuestras carrozas”, anuncia el alcalde, Teodoro Baldominos, que acudió junto al concejal Javier Hurtado a recepcionar la obra, de manos del propio artista.

La plaza de toros, llamada de La Unión por cómo fue proyectada gracias al esfuerzo y trabajo de todos los vecinos en los años 80, será el siguiente espacio en ser iluminado tras su próxima reparación; que servirá para limpiar y afianzar el propio tendido y los alrededores, donde se apostan los vecinos cuando hay algún espectáculo. En especial los conciertos de fiestas, que aglutinan a miles de espectadores cada septiembre por San Mateo.

Compartir en Redes sociales