Hay que comprobar que el artículo tenga etiquetado y composición textil, y advertencias de seguridad para menores

El Decano

Coincidiendo con la celebración de las fiestas de Halloween, la Dirección General de Agenda 2030 y Consumo de la Consejería de Desarrollo Sostenible ofrece algunas recomendaciones a las personas consumidoras que tengan prevista la adquisición de artículos con ocasión de esta fiesta.

En relación a estos productos, la Consejería, a través de los Servicios de Consumo, viene realizando una labor de vigilancia e inspección de los artículos que se comercializan. Así, a lo largo del presente año se han recibido un total de 45 notificaciones de alerta relacionadas con disfraces, y de éstas, once son relacionadas con la celebración de Halloween.

En total, gracias a los Sistemas de Control de mercado han sido retirados del mercado 1.644 unidades de producto por presentar distintos riesgos para la seguridad de las personas consumidoras; como, por ejemplo, no cumplir con los requisitos de resistencia a la transmisión de la llama -al no estar elaborados con telas o materiales ignífugos- o, en el caso de artículos para la población infantil, porque tengan lazos o cordones en cabeza o cuello que pudieran enredarse provocando la asfixia.

Etiquetado, composición textil o pinturas

Por tanto, se recomienda que a la hora de adquirir este tipo de artículos se compruebe el etiquetado donde debe figurar, al menos: nombre, dirección y CIF del comerciante o importador o responsable del producto. Además, si está fabricado en España, figurará el número de registro industrial del fabricante.

También es importante comprobar que figura la composición textil; si el disfraz está destinado a menores de 14 años tiene la consideración de juguete, por lo que deberá indicar además una serie de advertencias de seguridad y, especialmente, aquella que indica si el juguete es adecuado para menores de 36 meses y el motivo por el que no lo es, en su caso, debiendo figurar siempre el marcado CE, con el que el fabricante informa de que cumple con todas las normas de seguridad.

Asimismo, si la prenda es para menores de 7 años no podrá llevar cordones ni cuerdas, ya sean decorativas o funcionales, en la zona del cuello. En el caso de las máscaras, éstas han de disponer de aberturas que permitan la ventilación e impidan situaciones de asfixia; también, tanto los disfraces como las máscaras y pelucas deben ser resistentes al fuego, por lo que deberán estar elaborados con materiales ignífugos, como pueden ser el nylon o el poliéster.

En cuanto a las pinturas y cosméticos, deben informar detalladamente de la composición en su etiquetado. No obstante, para pieles sensibles se recomienda no utilizar pinturas y cosméticos de origen desconocido o de bajo precio, pues pueden ocasionar reacciones cutáneas adversas, e incluso dermatitis de contacto. Como precaución se puede aplicar el producto en una pequeña proporción en alguna parte del cuerpo (el dorso de la mano, por ejemplo) para aplicarlo después con normalidad si al cabo de un corto espacio de tiempo se comprueba que no ha producido efecto adverso alguno.

Compartir en Redes sociales