• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cultura

Anoche Gentes de Guadalajara representaba la XXXII edición del Tenorio Mendocino

C.I

El Tenorio Mendocino se subía anoche a los escenarios de sus espacios mendocinos, tras dos años sin volver a las calles por la lluvia y la pandemia, Gentes de Guadalajara regresó anoche con toda su alegría e ilusión a hacerlo que mejor se les da: Llevar el teatro a la calle.

A las 19:00 horas la Plaza de Santa María comenzaba la ambientación del siglo XIX y a las 21:00 horas ataviado de traje gris y representado al autor José Zorrilla, Isaac Urrea iniciaba la representación del Tenorio Mendocino.

Foto: Israel Poudereux

Don Juan Tenorio, interpretado este año por Álvaro Nuño, arrancaba la obra al grito: “Cuál gritan esos malditos”, dando paso a la representación de la primera escena que se desarrolla en la Hostería del Laurel. Javier Galán se estrenaba como Don Luís Mejía junto a Angélica Santos como Butarelli; José Manuel García como Ciutti; Héctor Alcalá y Fernando Férriz representaban a los amigos del Don Juan y Don Luis, Avellaneda y Capitán Centellas. Don Diego, padre de Don Juan, era representado por Antonio Durán, mientras que el Comendador, padre de Doña Inés, por Juan Aylagas.

Una de las novedades de este año, era la aparición del personaje de Gastón, criado de Don Luís Mejía representado por Pedro López.

Foto: Israel Poudereux
Foto: Israel Poudereux
Foto: Israel Poudereux

“Aquella noche sin luna, por aquesta callejuela, fue a refrescarse a la fuente, llamada de San Esteban, una joven muy hermosa de este palacio sirvienta”

Poco después daba paso la segunda escena representada en el exterior de la Casa de Doña Ana de Pantoja, siendo representada este año por Rebeca Doyle. Carmen Niño como Brígida y Laura Escobar como Lucía, la criada de Doña Ana de Pantoja.

“Hundida a solas, mirando del convento los cerrojos, las horas pasé soñando y me encontré despertando con lágrimas en los ojos”

Don Juan Tenorio raptaba a Doña Inés en el convento en la representación de la tercera escena, con Nerea González como la enamorada de Don Juan; Marisa Martínez como madre abadesa y Rebeca Garrido como hermana tornera.

“Duques de Alba y del Infantado, el Rey Felipe y la Reina Francesa, Grandes de España, concejo, princesas… Mendozas y otros nobles invitados”

Don Juan Tenorio declaraba por fin tras dos años de espera su amor eterno a Doña Inés en su quinta con el Palacio del Infantado mirando imponente, donde poco después daba muerte al Comendador y a Don Luis Mejía. Dando paso a la segunda parte de la obra de Zorrilla.

Por otro lado, las escenas que se representaban en el Liceo Caracense fueron retransmitidas en directo a través de una pantalla gigante situada enfrente de la Iglesia de Santiago. También se podía ver desde youtube en el canal ‘Run Online TV’.

“Y hoy es palacio el convento que a la Piedad construí, naciendo en el monumento almas que en otro momento de mi vida jamás vi”

El Panteón de la familia Tenorio comenzaba con Hipólito Guijarro como escultor y Francisco Alique como el Don Juan Tenorio que regresa a su Sevilla años después de los hechos ocurridos en su quinta. Tras conversar con el escultor y ver las estatuas de los que asesinó; Don Luís Mejía y el Comendador, es entonces cuando Don Juan encuentra la lápida de su querida Doña Inés.

Acto seguido aparecen sus antiguos compañeros de andanzas, el Capitán Centellas y Avellaneda, donde se disponen a cenar esa noche en la casa de Don Juan para rememorar viejos tiempos. Es entonces cuando Don Juan Tenorio hace una atrevida invitación: Convida al Comendador a su mesa esa noche.

“Don Pedro, de los Mendoza, de Salamanca prelado, junto a su madre Isabel, fundó este lugar tan santo. Colegio para doncellas y concento al que llamaron Señora de los Remedios”

Con la Iglesia de los Remedios como aposento de Don Juan Tenorio, comenzaba la cena Francisco Alique junto a sus amigos el Capitán Centellas y Avellaneda, tras desmayarse los dos, Don Juan recibe la visita inesperada del Comendador y la Sombra de Doña Inés, representada por Laura Gallo.

“Duerme en paz en la tumba solitaria, donde no llegue a tu cegado oído más que la trise y funeral plegaria que otro poeta cantará por tí”

Arrancaba la parte final de la representación con el funeral de Don Juan Tenorio, con un Don Juan arrepentido por sus pecados y el Comendador, representado en este caso por Francisco Martínez, que intenta llevarse al Don Juan al infierno. Justo después aparece la Sombra de Doña Inés para salvar a Don Juan y perecer juntos para siempre.

Para aquellos que se lo perdieron esta noche tienen de nuevo una cita con Don Juan Tenorio a las 19:00 horas en la Concatedral de Santa María.

Compartir en Redes sociales