El Ayuntamiento distingue cada año la trayectoria vital de los vecinos que llegan a los 100 años con una placa

Maximiliana Cano

El Ayuntamiento de Sigüenza mantiene la tradición de felicitar a todos sus vecinos que cumplen los 100 años. Aunque la Corporación seguntina hubiera deseado acompañar en su momento a todos los centenarios y llevarles un regalo para ensalzar su trayectoria vital, la pandemia lo ha impidió, como ha lamentado la alcaldesa, María Jesús Merino (PSOE). Por ello, en el último pleno municipal se citó a todos los vecinos que alcanzaban el siglo de vida en 2020.

Milagros Batanero

Los mayores que superan los 100 años de vida son Vicenta Cortezón Hernando, nacida en Matillas; Maximiliana Cano Alcántara, que nació en Escamilla; y Aurelio Mayor, nacido en La Torre de Valdealmendras. Los tres viven en la residencia Saturnino López Novoa.

Aurelio Mayor.

No son los únicos en convertirse en centenarios, un selecto grupo al que se han unido también Milagros Batanero Sastre, nacida en Gárgoles de Arriba y residente en el Colegio de las Madres Ursulinas, y María Tamayo Jodra, que vino al mundo en Barbatona y que mantiene su salud de hierro en la Residencia de San Mateo.

Vicenta Cortezón.

No solo se les citó en el pleno. El Ayuntamiento les hizo llegar una placa con su nombre y fecha de nacimiento. La Corporación municipal también lamentó la muerte de Crispina Vázquez Juanas el 15 de diciembre. Esta vecina, a la que se le había preparado su correspondiente placa, llegó al mundo en Sigüenza.