El Ciudad de Guadalajara fue el único representante que sonrió esta jornada. Chiloeches volvió a caer en casa y Sacedón encajó una dura goleada.

Celebración de los capitalinos. Foto: Ciudad de Guadalajara.

El Decano

La larga jornada de esta Semana Santa en el fútbol sala, no deparó demasiadas buenas noticias para nuestros principales representantes. Solo el Ciudad de Guadalajara pudo festejar, mientras Chiloeches y Sacedón hincaban la rodilla en sus respectivos compromisos.

El Chiloeches volvió a caer en casa en la tercera jornada de la segunda fase en la Segunda División Femenina. Y casualmente por idéntico marcador que en el debut en esta fase, 0-2, aunque en este caso el rival fue el San Fernando.

Las madrileñas, como las alcarreñas, habían finalizado en tercera posición en la primera fase, pero se llevaron los tres puntos gracias a su mayor efectividad.

A los cinco minutos, una acción de Jenni por derecha acabó en el gol de Sara Ferrón. Cuatro minutos después, un lanzamiento de Claudia acababa convirtiéndose en un autogol de las locales.

Con el marcador en contra, el Chiloeches se vio obligado a buscar el empate y, aunque lo intentó con insistencia no encontró el camino del gol y encajó la segunda derrota en esta postemporada.

Mejor le fue la jornada de Semana Santa al Ciudad de Guadalajara. Los de Adri Martiño se estrenaban en casa en la segunda fase, en su caso también por el ascenso y lo hicieron festejando un trabajado triunfo ante el Lauburu Ibarra (6-4).

Un partido que tuvo de todo, alternativas en el marcador, oportunidades y muchos goles, especialmente en la segunda parte. Porque al descanso, los visitantes se marcharon mandando 1-2 a pesar del gol de Alamancos. Sin embargo, otros tres goles más del jugador morado más el doblete de Octavio permitieron festejar a los alcarreños aunque el partido no se decidió hasta el último segundo.

Por último, el Sacedón recibió un duro correctivo en su visita a El Álamo, 10-2, en un partido correspondiente al Grupo por la Permanencia. Los sacedonenses se mantuvieron con vida hasta avanzado el segundo acto, pero terminaron hincando la rodilla con claridad.

Antes, durante la primera parte, el duelo estuvo parejo, pero El Álamo golpeó con dos goles en apenas un minuto. Un gol de Viñas y, ya en el segundo acto, otro de Bonacho ponían el 3-2 en el marcador y daban esperanzas a los ribereños, pero de nuevo, dos goles en un suspiro cambió la cita por completo y permitió la goleada de la conseguir la victoria ante Mejorada la próxima semana en casa para seguir teniendo opciones de salvación.

Compartir en Redes sociales