Adrián Vega, mago alcarreño con una gran trayectoria internacional, se sube esta tarde a los escenarios del Teatro Buero Vallejo

Adrián Vega, mago e ilusionista alcarreño

Carmen Ibáñez

Guadalajara se llena de magia y de humor durante todo el mes de mayo. Ayer el Teatro Buero Vallejo inauguraba lo que ya es un clásico en nuestra ciudad: el festival Guadalajara Mágica, que bajo la dirección artística de Jorge Blass, el reconocido ilusionista y mago, pasarán por el escenario del teatro prestigiosos magos y magas reconocidos a nivel nacional e internacional.

Hoy el escenario del Buero Vallejo recibe a Adrián Vega, alcarreño y uno de los magos con mayor proyección internacional, ya que su magia ha llegado hasta EEUU y Asia. Hoy podremos disfrutar de su show en la ‘Gran Gala de Escena’.

¿Qué te dijeron en casa el día que dijiste que querías ser mago?

La verdad que tuve suerte porque desde el primer momento vi que existía una afición, yo me recuerdo más o menos con 10 años que veía magia en la televisión y que quería hacer lo que hacían ellos. Mis padres al principio pensaban que era un hobby más, como un niño que quiere jugar al fútbol o cualquier otra actividad. Pero sí tengo el recuerdo de que mis padres me apoyaron desde el primer momento, con 12 años me llevaban todas las semanas a estudiar a la Escuela de Magia de Ana Tamarín, que está en Madrid y de la que tengo el gusto a día de hoy de ser profesor allí.

La parte más profesional llegó de una manera muy natural, empezaba hacer más shows, disfrutaba con lo que hacía y siempre he tenido ese apoyo. No hubo un día de ‘Mamá quiero ser artista’, porque todo salió muy natural con la formación, evolución, trabando y viendo que se podía formar una vida con ello.

Debías de ser el niño que mejor se lo pasaba en las celebraciones cada vez que había un espectáculo de magia

Exacto, más que sorprenderme, que también, más bien era un ‘Quiero ser como él’. De pequeño pensaba que tenía poderes y disfrutaba un montón, era muy observador viendo los trucos de magia.

Imagino que tienes que ser el rey de las reuniones familiares y con los amigos con lo de «Haz un truco de magia…»

Cada vez menos porque ya me tienen muy visto y me conocen mucho. Pero sí, al final la magia, tanto en la familia como fuera, es un recurso para conocer gente nueva y una manera de romper el hielo fantástica porque hay sorpresa y humor.

Es cierto que últimamente la gente ha visto más magia en televisión, pero todavía hay mucha gente que todavía no ha visto magia de cerca, en la vida real. Hay muy poca gente que me haya encontrado que diga que no le guste la magia, después de haber visto buena magia en directo.

Adrián me gustaría que me contaras cómo consigues pasar de los escenarios alcarreños a proyectar tu carrera de forma internacional y acabas actuando en EEUU y Asia

De manera muy natural y evolutiva. Empiezo a participar en campeonatos nacionales, europeos, mundiales… Y yo empiezo con la necesidad de querer mostrar mi trabajo. Primero salgo de lo que hacía antes, trabajaba en Guadalajara con mis shows y mis cositas pequeñas, pero siento la necesidad de querer ir un poco más allá.

Empiezo a concursar de manera nacional, primero concurso en España en el año 2013, me reconocen como el mejor mago de España en ese momento con el primer premio de Magia de Cerca y eso lo que me permite es salir fuera a competir con ese espectáculo que llevaba. Empiezo a competir en Londres y en EEU y eso me hace abrirme puertas en diferentes puntos del mundo.

Empiezo también a ser reconocido con premios en Europa y EEUU y eso hace que termine trabajando en una superproducción en Las Vegas llamada ‘Supernaturalist’, producida y dirigida por Criss Angel, que es uno de los magos más famosos del mundo, sobre todo allí en Las Vegas. Termino trabajando con él en un show en directo que hizo un tour por todo EEUU durante muchos meses, incluso trabajando con él para televisión, creando magia para él… Trabajando en su equipo allí en Las Vegas.

Fue de todo de una manera natural, de querer mostrar tu trabajo y tener la suerte de que guste a los magos y te reconozcan, se te van abriendo puertas.

«Hemos preparado un acto que no se había visto nunca en España que yo cree un poco antes de la cuarentena»

Con todo este recorrido internacional es complicado preguntar si te queda algún escenario pendiente

Siempre quedan miles de teatros por el mundo. Cualquier teatro es maravilloso, da igual que estés en Las Vegas que en el Teatro Auditorio Buero Vallejo, al final es por el público que viene a verte, dedican sus ganas, tiempo y dinero para compartir contigo ese rato y eso hay que agradecerlo estés donde estés.

Sí que es verdad que los sueños se actualizan, pero he tenido la suerte de cumplir la mayoría, los sueños de cuando yo empezaba cuando veías a los magos que trabajan en Las Vegas. Nunca llegué a pensar en la posibilidad de que podía llegar allí.

Cuando llego, y no es que el sueño se cumpla sino que te da en la cara, es algo increíble. Como eso me ha pasado en diferentes lugares, como el Castillo Mágico de Hollywood, que es como la Meca de los magos. Allí en Los Ángeles hay un castillo al que solo van los mejores magos del mundo actual y llegar allí es como decir ‘Ya estoy’. He tenido la suerte de poder actuar allí varias veces y estoy super agradecido de haber podido trabajar en todos estos sitios.

Has llegado a la Meca de los magos y esta tarde vuelves a tus raíces. Esta tarde actúas en el Teatro Auditorio Buero Vallejo en el Ciclo de Guadalajara Mágica. Creo que tienes una sorpresa preparada con un gran truco de escapismo

Finalmente habrá dos pases por las restricciones de aforo, por esa idea que tenemos de querer llegar a todo el público posible respetando las medidas de seguridad. Hemos preparado para este show, además de una magia muy sorprendente con magos de toda España, en mi caso he preparado un número especial para cerrar esa gala con un escapismo real.

Al final el escapismo no es magia como tal, sino que es un rama de la magia que por medio de ciertas habilidades consigues escaparte de cualquier cosa. Igual que Houdini fue uno de los grandes hitos del escapismo y de esta rama, hemos preparado un acto que no se había visto nunca en España que yo cree un poco antes de la cuarentena.

Va un poco hilado por esa necesidad que todos tuvimos de escapar en ese momento, es un acto que realmente tiene cierto riesgo: se trabaja, se ensaya y está preparado. Pero siempre que estás en el escenario hay un cierto riesgo porque estás arriesgando tu vida, trabajas para que eso no ocurra, pero en el momento en el que metes tu cabeza en una urna con un montón de clavos encima, si eso falla y cae, ahí no hay trampa. Puede fallar, no es una baraja de cartas, estás jugando con elementos que pueden ser peligrosos pero yo creo que era el momento de hacerlo aquí en mi tierra y estamos deseando que llegue esta tarde y el público lo vea y disfrute con nosotros.

¿Qué supone para ti volver a actuar en Guadalajara?

Es muy emocionante porque además yo recuerdo este festival que lleva haciéndose más de 10 años y al principio yo actuaba cuando se hacia en colegios. La última vez que yo creo que actué en este festival fue hace dos o tres años haciendo magia de cerca, pero me ilusiona bastante subirme a los escenarios del Buero Vallejo y hacer un tipo de magia muy distinto a lo que el público pueda estar a costumbrado a ver. Estamos nerviosos pero encantados de subirnos de nuevo a los escenarios.

El festival ‘Guadalajara Mágica’ está bajo la dirección artística de Jorge Blass, que ya has trabajado con él

Sí, llevamos muchos años trabajando juntos. De hecho hace unos meses estuvimos trabajando en el Circo Price en Madrid que también dirige él. Hemos hecho bastantes colaboraciones juntos tanto aquí como en EEUU en el Castillo Mágico, cada uno con su show pero trabajando juntos. Hemos viajado juntos y hemos colaborado tanto en España como fuera y nos llevamos fantástico, también se va a transmitir esa complicidad entre los dos.

«Echamos de menos viajar por el mundo compartiendo la magia, esperemos que después de verano la parte internacional vuelva y que sigamos como estábamos antes»

¿Cómo has llevado este año de pandemia?

Creo que al principio un poco como todos, que no sabías por dónde venía nada ni qué hacer, si reinventarte o esperar. En mi caso he tenido suerte porque aparte de dedicarme al show en vivo y giras, también me dedico a la parte creativa y creo efectos para mí como para otros magos o compañías que publican y comparten esa magia con la comunidad o con programas de televisión. Al suspenderse las giras y tener tanto tiempo, hemos podido dedicarnos a la parte más creativa de crear efectos y por ahí nos ha ido muy bien, eso al final no ha parado.

Hubo mucha gente por el mundo haciendo shows virtuales, muchas producciones de televisión y los magos necesitaban consumir efectos nuevos y esa parte creativa de magos o asesores también la trabajamos, creando efectos para otros magos en cualquier parte del mundo.

Además del Festival de ‘Guadalajara Mágica’ ¿Estás con algún otro proyecto?

Seguimos volcados en la parte creativa, hemos abierto una empresa nueva de producción de efectos y estamos volcados en eso. Estamos trabajando para la compañía más grande que hay de magia en el mundo que está en Sacramento (California). Estamos empezando a abrir un poco la parte internacional de cara a otoño, tenemos alguna gira en EEUU y por allí en principio ya están empezando a contactar, nos llamaron y hemos empezado a cerrar cosas para octubre y noviembre.

La parte creativa es fantástica pero echamos de menos el viajar por el mundo compartiendo esta magia, esperemos que después de verano la parte internacional vuelva y que sigamos como estábamos antes.

La pregunta más difícil de esta entrevista ¿Un mago nace o se hace?

Como decía el gran maestro Juan Tamariz: «Primero hay que nacer porque sino naces ya ni mago ni nada». Pero yo sigo pensando que es más cuestión de hacerse, de pasión. Es verdad que sino naces con esa inquietud artística por la magia o cualquier cosa en la vida, no vas a llegar y eso es necesario.

Con trabajo, pasión y ganas tú puedes luchar por lo que tú quieres. Si lo haces porque has visto a alguien y te llama la atención, pero luego te da un poco igual y no dedicas las horas que tienes que dedicar, al final va a dar igual la habilidad o que te sea más fácil. Si no hay pasión, esfuerzo y trabajo no vas a llegar.

Compartir en Redes sociales