La ministra y Page han abordado también la propuesta de declaración del Alto Tajo como parque nacional

El Decano

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, ha reconocido ante el presidente de la Junta que más allá del aval de su cartera a reducir los umbrales máximos a la hora de trasvasar agua desde la cabecera del Tajo hacia el Levante, esta medida no sería suficiente. Y por ello, ha abogado por planificar y definir de nuevo los caudales ecológicos, y potenciar inversiones adicionales para conectar infraestructuras que permitan disponer de recursos en el sureste del país, tanto por reutilización como por desalación, pues esta primera modificación no sería suficiente.

Estas declaraciones las realizó durante la visita el Parque Nacional de Cabañeros, en Ciudad Real, donde la ministra ha asegurado que hay que gestionar con cuidado esa transición, puesto que como ha recordado los embalses de cabecera, los de Entrepeñas y Buendía, se construyeron para esas aportaciones.

Por ello, ha aclarado, ahora la cuestión es cuál es el equilibrio que no ponga en riesgo el bien público ambiental, partiendo de la base de las necesidades humanas en primer lugar, siguiendo con las necesidades ecológicas y las económicas.

En el contexto actual, ha señalado que en estos momentos lo que toca es aumentar el volumen de agua a trasvasar debido a la parálisis del trasvase motivada por las obras que ha sufrido La Bujeda, si bien ha recalcado que la propuesta al Consejo Nacional del Agua, que consiste en avalar el cambio de umbrales del trasvase, para garantizar más lámina de agua en la cabecera del Tajo y menos volumen en los trasvases discrecionales de manera justificada, y siempre previa discusión.

Se mostró conocedora de que este cambio en las reglas y en los umbrales es una primera modificación que no basta. «Sabemos, aseguró, que la planificación y definición de caudales ecológicos son importantes para una buena gestión del Tajo y sabemos que las necesidades de las cuencas del sureste requieren inversiones adicionales para conectar la infraestructura que permita disponer de recursos tanto por reutilización como por desalación en el conjunto de las zonas donde se produce este consumo», declaró.

Satisfacción del presidente Page

Tras escuchar estas palabras de la ministra, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha celebrado esa postura, que ha entendido como avanzar dos escalones de golpe en los planteamientos que defiende la Comunidad Autónoma.

El famoso Memorando va a quedar derogado de facto con la aplicación de una reducción clara de los limites automáticos de trasvase. Esto es un escalón para nosotros, son dos escalones de golpe. Desde un razonamiento nacional, cuando decimos que el agua es de todos, es que también es nuestra, el Tajo desemboca en el Atlántico, no en el Mediterráneo.

La región, insistió, siempre ha tenido una posición clarísima como filosofía, que pasa por que los trasvases son la ruina, tanto ecológica, como ambiental y económica.

Tras el planteamiento de mucha valentía de Cristina Narbona, cuando ministra de Medio Ambiente, en el pasado gracias a su brillante iniciativa de la desalación, ahora se sabe cuál es el final.

«Tenemos claro cuál es el final, lo sabe todo el mundo y lo sabe la Unión Europea. Hacemos un planteamiento que es ir escalón a escalón. Y agradezco al Gobierno de España una normativa que sería incomprensible en otras épocas», ha indicado, reconociendo que la premisa lanzada por Ribera hoy son «dos escalones de golpe».

Alto Tajo

Durante su encuentro en la provincia de Ciudad Real, Ribera y García-Page han abordado también la propuesta de declaración del Alto Tajo como parque nacional.

Esta iniciativa deberá cumplir los exigentes requisitos que la ley de Parques Nacionales establece realizando los estudios científicos y de representatividad así como los necesarios consensos de la población del entorno para promover su declaración como Parque Nacional

Compartir en Redes sociales