El Decano

El Recoletas Atlético Valladolid se llevó los dos puntos del David Santamaría, tras imponerse a un voluntarioso Balonmano Guadalajara.

En la noche del miércoles se celebró el partido correspondiente a la jornada 24 de Liga Asobal, en el que el equipo pucelano visitaba el David Santamaría con el objetivo de llevarse los dos puntos. Tras la derrota en la última jornada de liga en Pontevedra frente a Dicsa Modular Cisne, los de Mariano Ortega llegaban enrabietados y no estaban dispuestos a dejarse unos puntos muy importantes para conseguir la salvación tras las victorias de sus rivales directos en las últimas jornadas.

Con gran motivación y de nuevo con 146 espectadores, más animados que nunca, en el pabellón alcarreño, saltaban a la pista ambos conjuntos. En esta ocasión, Ortega planteaba un siete inicial compuesto por Jota Hombrados bajo palos, acompañado de Paredes, Gallardo, Savini, Mouriño, Alberto Sanz y Dariel García. Y con este novedoso siete arrancaba el partido, con el BM Guadalajara abriendo el marcador con gol de Paredes para empatar Ugarte acto seguido para los de Pisonero.

El conjunto local comenzaba dominando el partido con un 4-1 en el marcador, pero los vallisoletanos, aprovechando varios errores de lanzamiento morados conseguían recortar la ventaja e incluso ponerse por delante llegado el minuto 11:20 con un 5-7 en el luminoso del Santamaría. Los morados intentaban que no se despegara el rival, pero en el minuto 14:03 Ortega se veía obligado a solicitar su primer tiempo muerto para evitar que Valladolid abriera brecha en el marcador.

No fue hasta llegado el minuto 20:46 que el BM Guadalajara conseguía el empate 12-12 con una preciosa jugada firmada por Tito Díaz que pasaba por detrás el balón a Javi Rodríguez para conectar con José Luis Román que conseguía batir a Carlos Calle y establecer el empate en el marcador. En ese instante David Pisonero detenía el tiempo por primera vez para dar instrucciones a su equipo que salió de nuevo a pista como un obús consiguiendo arrancar de nuevo algo de ventaja, 14-16 en el minuto 26:21. En esta tónica se llegaba al descanso, con un partido intenso e igualado y un resultado de 17-19, demasiada ventaja para un Valladolid que no terminaba de establecer su superioridad ni de escaparse en el marcador.

La segunda parte arrancaba con un Recoletas como un obús y un BM Guadalajara peleando a muerte por impedir que los vallisoletanos abrieran brecha y se les escaparan, a pesar de su esfuerzo el marcador ya apuntaba un 18-21 en el minuto 34:00, ventaja que se amplió hasta un 19-24 en el 38:50. El equipo local fallaba demasiado y los visitantes no perdonaban ante Dani Santamaría. Con esta tónica continuaba el partido, con los morados concentrados pero con muchos fallos de cara a portería y con un rival que no perdonaba un lanzamiento, llegando al 22-25 en el 46:30.

A partir de ese instante, los de Ortega comenzaron a coger algo de oxígeno y recortaron distancias hasta llegar a ponerse un gol por debajo a dos minutos del final, pero en los momentos decisivos no consiguieron el acierto deseado, cuando Korchi fallaba un penalti y hacía que los de Pisonero ampliaran su ventaja final a 28-31, un resultado justo pero demasiado abultado para lo que se vio sobre la pista azul del Santamaría.

Compartir en Redes sociales