El Balonmano Guadalajara se impuso 31-29 al Benidorm en un atractivo duelo con emoción hasta el final.

Vuelta al Santamaría y vuelta de los triunfos. Foto: Rafa Martín (BM Guadalajara).

Juanjo Ortega

El Balonmano Guadalajara regresaba al David Santamaría tras una dura cuesta de enero y los morados volvieron a festejar con su afición. Tras un trabajado y emocionante encuentro, los de Mariano Ortega se impusieron al Benidorm 31-29.

El Balonmano Guadalajara arrancó mostrando su buena cara. Con frescura y buenas transiciones en ataque, buenas defensas y un Jota Hombrados que sigue en un enorme estado de forma a pesar de los años que jalonan su carrera deportiva.

Solo un cambio defensivo en el Benidorm gripó momentáneamente el ataque de los de Mariano Ortega, pasando del 4-1 al 4-4. Sin embargo, los morados reaccionaron de la mejor forma posible, endosando un parcial de 2-0 en inferioridad por exclusión de Arthur Pereira.

Una exclusión, en este caso en el bando levantino, disparó a los locales hasta los cinco goles de ventaja, obligando al técnico visitante a solicitar tiempo muerto (11-6, minuto 17).

La charla de Fernando Latorre resucitó a los suyos que sacaron tajada de un par de pérdidas locales unidas a una nueva exclusión para irse a vestuarios con todo por decidir (16-15).

La tendencia se mantuvo en la segunda mitad. Tanto que Feuchtmann empató nada más reiniciarse el duelo y, en el minuto 32, puso por delante a los suyos por primera vez en todo el encuentro.

Tanto habían cambiado las cosas que Mariano Ortega se vio obligado a solicitar tiempo muerto cinco minutos después, cuando Benidorm amenazaba con marcharse (19-21, minuto 37).

La decisión no le pudo salir mejor al técnico alcarreño ya que los suyos despertaron aunque aún hubo que esperar varios minutos para que los locales volvieron a ponerse por delante en el marcador. Para ello, el Balonmano Guadalajara tuvo que tirar de un encomiable trabajo en defensa y de acciones espectaculares en ataque, con mención especial para Mouriño y Dariel García (26-24, minuto 48).

Jota Hombrados quiso sumarse a la fiesta, pero las intervenciones del meta no se tradujeron en ventajas en el marcador por cierta precipitación en los ataques morados.

La tercera exclusión de Hernández permitió a los alcarreños entrar en los instantes finales con ventaja en el marcador (30-29, minuto 58,41). Latorre solicitó tiempo muerto para preparar la acción de ataque, pero los suyos perdieron la bola.

Savini logró forzar otra exclusión a 22 segundos del final y cuando los árbitros amenazaban con pitar pasivo. Ello dio aire a los locales que, tras una nueva visita al banquillo para preparar el último ataque, certificaron su triunfo con el séptimo gol de Mouriño.

Compartir en Redes sociales