El Palacio de los Arias (s.XVIII) en Molina de Aragón sucumbe ante la inacción y el olvido de sus propietarios

Publicado por: Marta Perruca
08/01/2023 08:00 AM
Reprods.: 1.458

El Ayuntamiento de Molina ha tenido que ejecutar su demolición, de manera subsidiaria, ante el riesgo inminente de derrumbe, para evitar daños a los edificios colindantes y a posibles transeuntes. El monumento es uno de los últimos en la provincia de Guadalajara, en sumarse a la Lista Roja del patrimonio que gestiona Hispania Nostra

 

El tiempo le ha ganado la batalla al Palacio de los Arias (s.XVIII) en Molina de Aragón, uno de los últimos monumentos en sumarse a la Lista Roja del Patrimonio en la provincia de Guadalajara que mantiene la Asociación Hispania Nostra, que ya alertaba de la precaria situación del inmueble, al borde del colapso, desde que se demoliera hace años el edificio colindante, lo que provocaba que la pared medianera quedase al descubierto. De hecho, en año 2013 se procedía al apuntalamiento en su interior y la calle Capitán Arenas, donde se levantaba, lleva cinco meses cortada tanto al tráfico como a los viandantes.

 

Finalmente, los propietarios no se han hecho cargo del edificio y el Ayuntamiento ha tenido que actuar de manera subsidiaria, procediendo a su demolición controlada a lo largo de estas Navidades, para evitar los daños que su derrumbe pudiera ocasionar en los edificios colindantes o a posibles transeúntes temerarios, que flanqueasen la valla que corta el paso.

 

Tal y como ha explicado el alcalde de Molina, Francisco Javier Montes, a El Decano de Guadalajara, los técnicos municipales determinaban que “el derrumbe era inminente” y al no aparecer los propietarios, el Ayuntamiento ha tenido que contratar los servicios de una empresa privada para abordar la demolición y el desescombro del edificio salvando, en la medida de lo posible, la fachada.

 

Imagen: Lista Roja de Hispania Nostra
Imagen: Lista Roja de Hispania Nostra

 

Los trabajos de demolición ya se han llevado a cabo y se encuentran a falta de “una serie de actuaciones, como la construcción de un tejado, que la dirección de obra nos ha exigido, y la reparación de alguna grieta en la fachada” para preservar los elementos de la misma, “que se han podido conservar, porque no todo era salvable”.

 

El monumento, al parecer y según el alcalde, sería propiedad de una empresa inmobiliaria “que ya no existe”, aunque el Consistorio sigue trabajando en su localización, “para hacer la reclamación a quien corresponda de lo que ha costado la demolición”. De no hacerse cargo del inmueble, señala, los servicios jurídicos del Ayuntamiento tendrán que determinar las futuras acciones a llevar a cabo, que podrían pasar por su expropiación.

 

En este sentido, Montes explica que se trata de actuaciones que suponen un desembolso considerable para un Ayuntamiento pequeño, como es el de Molina, sobre todo teniendo en cuenta el importante patrimonio que tiene la ciudad: “Los técnicos son los que determinan si un monumento está mejor o peor y si se puede hacer una obra de ejecución leve para evitar el peligro, pero en este caso no se podía esperar y hemos tenido que ejecutar la demolición”, aclara. El presupuesto, en este caso concreto, ronda los 45.000 euros. De la misma manera, recuerda, hace unos años, cuando el edificio empezó a amenazar ruina, el Consistorio procedió a su apuntalamiento, para lo que se dedicó una partida de 17.000 euros, que nunca se llegó a cobrar, pero “ahora tenemos un número de teléfono y alguien a quien podemos intentar reclamarle todo”.

 

La última esperanza de este simbólico monumento de la localidad es que alguien se decida a construir aprovechando la parte de la fachada que se ha conseguido salvar.

El escudo de la familia de los Arias.// Imagen: Lista Roja de Hispania Nostra
El escudo de la familia de los Arias.// Imagen: Lista Roja de Hispania Nostra



El palacio de una de las familias más poderosas del Señorío  de Molina


La ciudad conserva un buen conjunto de casonas molinesas, según la plataforma de Hispania Nostra, levantadas por varias familias nobiliarias durante los años de esplendor de Molina de Aragón, entre las que se encuentran los palacetes “del marqués de Villel en la calle de Cuatro Esquinas, la casona de los marqueses de Embid, en la plaza Mayor, la de los Garcés de Marcilla (hoy Casino) en los Adarves o el Palacio de los Arias”.

 

En el caso que nos ocupa, esta casona perteneció al linaje de los Arias, que según la plataforma, era una “familia de origen judío, de las más ricas del Señorío de Molina, con tierras y ganados, e incluso otras casonas en lugares de la Sesma de la Sierra, así como en Tordelpalo, donde aún se ve una casona con los escudos de este linaje sumado al de los Cienfuegos”.

 

Sobre el muro de la fachada aún se conserva el escudo de la familia, “magníficamente tallado y cuartelado, el primero representa a los Arias: un castillo atacado por un león que asciende a las almenas por una escalera, al pie una granada, un ramo de laurel y una rueda de molino; el segundo es de Muela: un árbol atacado de un león; tercero de Malo: un cordero místico, rodeado de tres leones y dos estrellas de seis puntas, con tres calderas al pie; y el cuarto de Ruiz de Molina: un castillo con dos ruedas de molino. Por timbre lleva una celada diestrada sobre cartela barroca”.

 

Actualmente la Lista Roja del Patrimonio recoge 34 monumentos de la provincia de Guadalajara, cinco de ellos en el Señorío de Molina, donde además se encuentran el Palacio del Virrey de Manila, en Molina de Aragón (s.XVIII), la Ermita de la Soledad (s.XVI), en Campillo de Dueñas; el oppidum celtibérico de Los Rodiles (siglos III-I a. C.) en Cubillejo de la Sierra; la ermita de la Virgen de la Carrasca s.XIII) en Rillo de Gallo; y la casa fuerte de la Bujeda (s.XIV y XV) en Traid.

 

Sobre la Lista Roja de Hispania Nostra

La Lista Roja de Hispania Nostra, según recoge la organización en su página web, es una herramienta de participación social creada en 2007 con el fin de dar a conocer, sensibilizar y actuar sobre los elementos patrimoniales del territorio español en riesgo de desaparición

“Es una llamada a la acción para, evitar que nuestra herencia se pierda y pase a la Lista Negra, y, por el contrario, se recupere y forme parte de la Lista Verde”, señalen.

 

Detrás de esta labor se encuentra “un comité científico de la Lista Roja, formado por un grupo de profesionales que, de manera altruista, revisan y estudian cada solicitud recibida de inclusión en la Lista Roja y deciden su ingreso en ella. De igual modo valoran la retirada y el paso a la Lista Verde de los bienes que ya no se encuentran amenazados o en peligro, o de aquellos que ya han perdido irreversiblemente sus valores patrimoniales o simplemente han desaparecido y pasan a formar parte de la Lista Negra”

 

Actualmente tiene catalogados 1.219 monumentos en la Lista Roja; 198 en la Lista Verde y 15 en la Lista Negra, en todo el territorio español.

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions