Villaseca de Uceda mantiene el misterio sobre la botarga que acaba de recuperar y que presenta en sociedad este sábado

Publicado por: Marta Perruca
11/01/2023 01:51 PM
Reprods.: 277
Imágenes: Asociación Cultural de Amigos de Villaseca de Uceda
Imágenes: Asociación Cultural de Amigos de Villaseca de Uceda

La Asociación Cultural de Villaseca de Uceda ha rescarado del olvido este personaje carnavalesco que desapareció en la Guerra Civil y del que no quedan testimonios vivos. Apenas algunos escritos de José Ramón López de los Mozos y Raquel Mateo Viñuelas

 

La Asociación Cultural de Amigos de Villaseca de Uceda (AcaVdU) mantiene en vilo a sus vecinos sobre los detalles de una botarga que acaban de recuperar y que se presentará en sociedad este sábado, 14 de enero. Durante los últimos días se han ido desvelando pequeños detalles de su traje a través de las redes sociales, pero el aspecto de esta figura, que forma parte de su pasado y su identidad, es una auténtica incógnita.

 


Llevan años trabajando en la reconstrucción de este personaje carnavalesco del que nadie en el municipio tiene siquiera un atisbo de recuerdo. Tal y como explica Lucía García Mateo, vicepresidenta de la AcadUV, hay constancia de que el última botarga fue Martín González, “a quien apodaban La Leona”, hacia el año 1932, antes de la Guerra Civil, momento en el que desapareció por completo.

 

La idea de recuperar esta tradición surge, según la vicepresidenta, a raíz de un libro que presenta un vecino del pueblo, Juan Sanz, sobre Villaseca de Uceda, que sacó a la luz la existencia de esta botarga: “Evidentemente, tenemos como referencia a Valdenuño Fernández y sabemos de qué trata el personaje y la fiesta”, comenta.

 


De esta manera, se llevaba a cabo un primer intento de recuperación “muy burdo” hace alrededor de un lustro: “Había controversia entre los Reyes y Papa Noel en el municipio y nosotros instauramos el ‘Día de la Leona’”, comenta. Finalmente, la Asociación se animaba a culminar con su propósito a raíz de la convocatoria de ayudas que publicaba la Diputación Provincial en el mes de julio, para la recuperación de las botargas de la provincia, que tienen su propia ruta turística a lo largo de Guadalajara.

 


Las labores de documentación para revivir a este personaje han sido muy costosas: “No hay testimonios vivos y los vecinos del pueblo siquiera recuerdan que sus padres le hubieran contado o que hubieran vivido (…) Hemos ido a la residencia de Viñuelas, por si pudiésemos encontrar a alguien que lo recordara, pero nada”.

 


La principal fuente documental, señala, han sido los estudios del etnólogo, José Ramón López de los Mozos, principalmente el trabajo “Tres botargas desaparecidas: Las de El Vado, Viñuelas y Villeseca de Uceda”, firmado por López de los Mozos y Raquel Mateo Viñuelas en 1984, así como otro trabajo sobre la botarga de Casa de Uceda “que también nos ha dado bastante información, porque al parecer hay bastantes similitudes, según estos artículos”

 


En esta empresa han contado con el apoyo y el asesoramiento de la Asociación Tradición Oral, organización impulsora y coordinadora de la Ruta de las Botargas de la Diputación de Guadalajara: “Isabel Nolasco (presidenta de la asociación) nos ha ayudado mucho, nos ha orientado, nos ha dado contactos, en definitiva, nos ha facilitado mucho las cosas”, valora.

 


Una vez recuperada la botarga de Villaseca de Uceda lo importante, apunta Lucía, es mantener la tradición para que no se vuelva a enterrar en el olvido. En esta línea han estado trabajando con los más pequeños del municipio, a los que se les pidió que imaginaran la vestimenta de este personaje, cuyos resultados, admite la vicepresidenta, “estuvieron muy cercanos a la realidad”



La alcaldesa de la localidad, María Isabel Torrejón, afirma sentirse “muy orgullosa y agradecida” de la importante labor que desempeña la Asociación Cultural de Amigos de Villaseca de Uceda en la recuperación de las tradiciones y la identidad de este municipio, que apenas cuenta con 45 habitantes empadronados y cuyo Ayuntamiento carece de recursos económicos. En este sentido, destaca la implicación de sus miembros en el enriquecimiento de la vida cultural y el ocio en el municipio, "realizando una inmensa labor personal y quitándo horas de su tiempo para dar vida a un municipio tan pequeño como el nuestro".

 


La AcaVdU, indica García Mateo, cuenta con 84 socios, algunos de ellos procedentes de pueblos del entorno y una de las actividades principales que lleva a cabo se denomina  “Campiñeando” y consiste en la organiazación de rutas senderistas para todos los públicos, con el fin de  dar a conocer su entorno, una cantidad que congrega a decenas de personas, que en ocasiones se han llegado a contar por cientos. La vicepresidenta destaca la iniciativa y dinamismo de su presidente, César Pérez Montiel: “Él suele ser el que idea y yo, el brazo ejecutor”, comenta.

 

La tradición de la botarga en Villaseca de Uceda


Lucía García relata que Villaseca de Uceda tenía dos botargas, una de casados y otra de solteros: “Una salía el 31 de diciembre, por San Silvestre, y la otra el sábado después de la Epifanía. Lo que hacían es reunirse e ir rondando por las casas. El botarga llevaba como una especie de cachiporra o espetón. Usaba uno por la mañana y otro por la tarde, que eran diferentes, y recogía viandas  para después juntarse y hacer una merienda, en un caso los mozos y en otro los casados. Se cantaban coplas y según uno de los artículos, al parecer también iba con danzantes. En nuestro caso no vamos a llevar danzantes porque no nos ha dado tiempo, aunque no descartamos incorporarlos en un futuro”, indica.

 


Este sábado, Villaseca de Uceda recupera la tradición, adaptándola a los tiempos: “Se va a presentar al personaje y se va a hacer una ronda por las casas del pueblo, en la que vamos a recoger alimentos para disfrutarlos en el baile vermú y en la comida. Este año, además, va a haber una comida popular que la ha organizado el Club Deportivo de Caza de Villaseca de Uceda, junto con el catering de Balandros. Lo que se ha pagado por persona, va a ir destinado a la Fundación Pequeño Deseo”.

 


Una de los aspectos innovadores de la botarga de Villaseca de Uceda son las coplas que cantará cuando vaya a hacer la ronda para pedir viandas, que la Asociación ha compuesto para la ocasión. Tal y como explica Lucía, al indagar en la documentación descubrieron que gran parte de las coplas que entonaba este personaje coinciden con las que se suelen cantar en la fiesta del Santo Ángel, el 1 de marzo: “Queremos diferenciar ambas fiestas y por eso hemos compuesto letra y música a otras nuevas. Las ha compuesto un chico del pueblo y nos han ayudado los dulzaineros Mahurotos a grabarlas”.

 


En relación a la estética del personaje, Lucía tan sólo adelanta que este año será masculino, pero que se ha configurado una Comisión dentro de la organización para renovarlo cada dos años y que, además, “va a hacer mucho ruido”. Asimismo, indica, que dentro de la tradición, la asociación ha querido desligar a este personaje del aspecto religioso: “En otras fiestas, el botarga se encierra en la iglesia y no deja entrar a los feligreses, a no ser que le den una limosna, pero nosotros hemos querido dejar al margen este tema porque no lo veíamos necesario”.

 


En medio de todo el misterio que envuelve la la recuperación de esta fiesta, El Decano de Guadalajara ha indagado en los textos de López de los Mozos y Mateo Viñuelas, donde se pueden encontrar algunas pistas de como puede ser este personaje:

 

“Los colores de su vestimenta -chaquetilla corta, pantalón hasta debajo de las rodillas y medias blancas- eran los mismos que los empleados en la confección del traje de la botarga de Viñuelas, con la salvedad de añadir el morado (que probablemente fuese en realidad un azul o añil, confundidos).

No usaba careta con asiduidad. Unos años se la ponía -cara de hombre con las facciones muy exageradas-, otros se tiznaba, y algunos, incluso se recuerda que fuera con la cara limpia.

La botarga de Villaseca de Uceda se hacía acompañar también por un grupo de danzantes y además de llevar un asador (similar al espetón) de hierro exclusivamente por la mañana (su cometido era el atravesar con él todas las donaciones que se le habían ofrecido en la cuestación del aguinaldo) , usaba también una cachiporra, en realidad una garrota de pastor terminada en bola (raíz recortada) , que sólo llevaba por la tarde, a la hora de la almoneda”.

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Powered by WebTV Solutions