Pueblos con Futuro hace balance de sus tres primeros años de vida, con 25 familias instaladas en el medio rural, más de 110 personas y 45 niños escolarizados en la escuela rural

Publicado por: Marta Perruca
12/01/2023 01:34 PM
Reprods.: 68

La asociación ha suscrito esta mañana un convenio con Acción Social de Caixa Bank dotado con 20.000 euros, para seguir contribuyendo a sufragar su labor

 

La Asociación Pueblos con Futuro contribuye a hacer frente al reto demográfico ayudando a las familias a labrarse un porvenir en el medio rural, que no sería posible en las grandes ciudades, tenido en cuenta la precariedad laboral y los precios desorbitados de la vivienda. Sin embargo, en los pueblos, principalmente de la provincia de Guadalajara, están logrando construir y consolidar su proyecto de vida. Además, con el estallido de la guerra de Ucrania también ha querido configurarse como una de las opciones para las familias de refugiados que llegan a nuestro país. En febrero, la asociación cumple tres años con 25 familias instaladas en quince pueblos de Guadalajara, dos de Zaragoza, uno de Cuenca y otro de Madrid, más de 110 nuevos vecinos, 45 niños escolarizados en la escuela rural y 46 personas trabajando.

 

Además, la organización ha contribuido a ayudar a cuatro familias procedentes de Ucrania, de las cuales, dos permanecen en la provincia y otras dos, han regresado: “Una regresó a los dos meses porque el marido es militar y consideró que en aquel momento podía volver, y la otra, una madre y un niño, se fueron en el mes de agosto, porque la familia se fue a Alemania y se han incorporado allí ellos", relata.

 

En total, la asociación ha ayudado a 28 familias, contando con otra intervención en los usuarios del programa no se adaptaron al municipio y regresaron a Madrid.

 

Esta misma mañana, Pueblos con Futuro hacía balance de su actividad en el Centro de Prensa de la Asociación de la Prensa de Guadalajara, al mismo tiempo que se procedía a la firma del convenio con la Acción Social de “La Caixa”, que tal y como explicó el vicepresidente de Pueblos con Futuro, Mario González, se ha convertido en “la principal viga” para la financiación del proyecto. Una colaboración que se inició a finales de 2021 y que además de ese carburante económico necesario para ayudar a las familias, presta a esta iniciativa su bolsa de voluntarios. Se trata del segundo convenio que suscribe con la entidad, cada uno de ellos dotados con 20.000 euros.

 

Al acto asistían, además del vicepresidente, Ángeles Ramos, presidenta de Pueblos con Futuro, César Jimeno, representante de Acción Social de la Caixa de Castilla-La Mancha y Extremadura, y José Luis Gallo, uno de los voluntarios de la fundación.

 

Ángeles Ramos agradeció a la entidad su “apoyo, cercanía y fidelidad” y destacó la profesionalidad del personal que se encuentra detrás de la Acción Social que “sabe cómo impulsar el crecimiento y la continuidad de los proyectos que acompaña”. Por su parte, el representante de Caixabank destacó el impacto positivo, no sólo en las familias “que no tenían trabajo, vivían en las grandes ciudades y estaban en una situación muy vulnerable”, sino también en los municipios a los que llegan, lo que se refleja en “los testimonios de los alcaldes o de los abuelos, en unos pueblos que reviven de algún modo”.

 

 

La experiencia personal de Diana y Tulia, en Atienza y Pareja

De manera virtual, participaron además dos de los miembros de las familias que se han instalado en la provincia: Diana, refugiada ucraniana que llegó a Atienza con sus hermanos de 10 y 8 años y Tulia Ramírez, de origen venezonalo, que junto con su familia, de cuatro miembros, fue una de las primeras en beneficiarse de este proyecto, encontrando su hogar en Pareja en febrero de 2020.

 

Diana y Tulia relataron sus respectivas experiencias. Diana contó que huyeron a Polonia cuando cayó el primer misil buscando un sitio seguro. Allí les informaron que Caixabank había fletado autobuses para ayudar a huir a los refugiados. Primero llegaron a Barcelona, donde se alojaron en un hotel y de allí fueron trasladados a Sigüenza, donde Acccem tiene un centro de refugiado, para llegar días más tarde a Atienza, donde Pueblos con Futuro les prestó el apoyo necesario hasta que logró encontrar un trabajo, en este caso, en el bar de la localidad, que regenta desde hace muchos años una paisana ucraniana. “La gente en este pueblo es muy amable y por eso estamos bien en la medida de lo posible, porque echamos de menos nuestro país y estamos preocupados por lo que está ocurriendo allí”.

 

Por su parte, Tulia destacó el inmenso apoyo recibido por parte de Pueblos con Futuro desde el primera momento, con la búsqueda de un municipio “donde poder trabajar y tener acceso a una vivienda” y la posibilidad de alcanzar una seguridad económica para sus familia. Lleva tres años en Pareja, regenta el bar de la localidad y se ha comprado una casa y un coche. “Siempre les digo que no tengo palabras, porque realmente es así. Nos vinimos con dos maletas y un montón de incertidumbres, con el mundo entero por conocer y nos encontramos con personas que te echan una mano, simplemente porque les nace”, indicó.

 

La labor de Pueblos con Fururo, relataba González, se fundamenta en un conocimiento profundo de provincia, de las necesidades y posibilidades de los pueblos en cuanto a empleo, niños para la escuela, vivienda, etc. “De hecho, Diana fue a parar a Atienza porque conocíamos que existían varias familias de origen ucraniano instaladas allí desde hace años, que le podían echar una mano y ayudar a que se sintiese menos indefensa”. En este sentido, Ángeles Ramos señaló que fue especialmente emotivo cómo estas familias salieron a recibir a Diana cuando llegó huyendo de la guerra.

 


Además de Pareja o Atienza, las familias han llegado a Saelices de la Sal, Sacedón, Peralveche, Brihuega, Torremocha del Campo, Horche, Santa María del Espino, Tordesilos, Fuentelsaz, Ciruelos del Pinar, Olmeda de Cobeta, Arbancón y Algora; en la provincia de Cuenca, en Sacedomcillo; en la de Zaragoza, se han instalado en Gallocanta y Cubel y en Madrid, en Torremocha del Jarama.

 


Las familias provienen en su gran mayoría de países de América del Sur, principalmente de Venezuela, pero también de República Dominicana, Colombia, Perú, Brasisl y Guatemala y además, cuentan con una familia de Georgia

 

Pueblos con Futuro no sólo busca el municipio más propicio para cada familia o las oportunidades de trabajo y vivienda. También les prestan el primer apoyo económico para arrancar o el asesoramiento en la gestión de documentos o trámites burocráticos e incluso, en ocasiones, les han dejado un vehículo para poder trabajar. Al mismo tiempo, los beneficiarios van devolviendo, en la medida de lo posible, las ayudas recibidas para contribuir a seguir alimentando el proyecto.

 

Los resultados del programa son muy satisfactorios, pero sus responsables recuerdan que no se trata de un camino de rosas. Tal y como relata su vicepresidente, cada familia necesita entre 1.500 y 3.000 euros para establecerse y la asociación ha tenido que facilitar ayudas a cinco familias que no han podido hacer frente a la subida del IPC y al incremento en el precio de los suministros. Asimismo, indica que “en el medio rural normalmente hay que tener más de un trabajo, porque muchos son temporales o a tiempo parcial, por lo que eso hace que en alguna familia tengan que trabajar dos o tres miembros o incluso cambiar de trabajo a lo largo del año".

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Powered by WebTV Solutions