La población española envejece a pasos de gigante

Publicado por: Julio Muñoz
04/02/2024 08:00 AM
Reprods.: 80
Imagen: Pixabay.
Imagen: Pixabay.

El índice de envejecimiento alcanza el 137%, una cifra histórica que no deja de crecer. Castilla-La Mancha se sitúa entre las comunidades autónomas menos envejecidas, pero su tasa empieza a crecer a un fuerte ritmo 

 

Uno de los grandes logros de la humanidad ha sido la capacidad de doblar su esperanza de vida en menos de un siglo. Sin embargo, lo que debería ser una bendición se convierte en un auténtico problema ante la constante caída de la natalidad. Esta dinámica ha llevado a que el envejecimiento en España alcance un máximo histórico de 137%. Es decir, según datos del INE, en nuestro país se contabilizan 137 personas mayores de 64 años por cada 100 menores de 16.  
 

Esta cifra ha experimentado un crecimiento de 3,7 puntos respecto al 133,6%   registrado en 2022, y supera en más de 27 puntos superior al dato contabilizado hace una década, cuando se situaba en el 109,8%. Un serio problema si pensamos en el sostenimiento del sistema de jubilación y el actual Estado del bienestar. Y no va a remitir. 
 

Según las proyecciones del INE, España podría albergar a más de 14 millones de personas mayores en 2068. Eso representaría cerca de un tercio de la población total prevista de unos 48,5 millones de habitantes. Las dos próximas décadas serán especialmente críticas con la progresiva llegada a la jubilación de la generación del 'baby boom'. Un tsunami demográfico, como lo califican los expertos, que tendrá un efecto implacable sobre el sistema de jubilación. 
 

En España, el total de pensiones del sistema de la Seguridad Social en 2023 se ha situado en 9,1 millones, de las cuales 6,34 millones, el 60,3%, corresponde a hombres, como el perfil más numeroso, y 2,35 millones son pensiones de viudedad. El número de pensiones crece a un ritmo del 1% cada año y creciendo. 
 

Castilla-La Mancha se sitúa entre las comunidades menos envejecidas 
 

Asturias, Galicia, Castilla y León, son las comunidades autónomas más envejecidas con una población mayor de 64 años que supera en más del doble a los menores de 16 años. Sus habitantes en edad de jubilación superan ya el 20% de la población. Por el contrario, Baleares, Murcia, Ceuta y Melilla son las comunidades con proporciones más bajas con índices por debajo del 100% y con una cifra por debajo del 17% de personas de edad avanzada respecto del total de la población.  
 

Castilla-La Mancha se mantiene por debajo de la media, a pesar de que su índice de envejecimiento ha subido en 3,3 puntos del 123,6% de 2022 al 126,9% de 2023. Por su parte, Catalunya, Andalucía y Madrid son las autonomías con más población cercana a la tercera edad, con más de un millón de personas cada una.  
 

Cifras que explican las medidas adoptadas como la elevación de la edad de jubilación con el fin de adaptarse a la realidad demográfica y preservar los sistemas de bienestar social. De hecho, a partir de 2024, la nueva reforma del sistema de pensiones español afectará a todas las modalidades de jubilación, elevando la edad ordinaria de jubilación y el período cotizado y modificando las condiciones para solicitar la jubilación anticipada.  
 

La población mayor de 50 años debe ser estratégica 
 

Para la Fundación Adecco, además, el récord de envejecimiento refuerza a la población activa mayor de 50 años como imprescindible y estratégica para la competitividad de las empresas y del país, siendo su discriminación un absoluto contrasentido. Aunque físicamente se pierden cualidades, la experiencia y los conocimientos lo compensan con una mayor y mejor producción. 
 

Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco subraya que "en este escenario de envejecimiento desbocado, la sostenibilidad del Estado del Bienestar va a depender de nuestra capacidad para generar empleo de calidad que lleve las cifras de afiliación a su máximo nivel. Es fundamental ensanchar la base de cotizantes, estimulando la participación laboral de las personas tradicionalmente inactivas (con discapacidad, mujeres sénior, población rural...) Así como realizar una adecuada gestión de la migración para convertirla en una ventaja competitiva, dada su capacidad para llenar el vacío de una población activa nativa decreciente, y teniendo en cuenta su potencial para mejorar nuestra posición competitiva global". 
 

Para ello hay grandes razones para apostar por el talento sénior en este escenario de envejecimiento imparable. Entre ellas destaca la necesidad de adaptarse a la 'silver economy', ya que las personas mayores tienen un peso cada vez más elevado en todos los grupos de interés de una organización (empleados, consumidores, comunidad local y demás). 
  

De este modo, "incorporar a personas mayores de 50 años supone una oportunidad de crecimiento para la organización y ayuda a entender mejor las demandas de las generaciones más veteranas", explica Mesonero. 


Julio Muñoz es periodista de información económica y experto en comunicación

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions