La Bolsa alcanza su mejor nivel en casi una década, pero pierde peso internacional

Publicado por: Julio Muñoz
31/03/2024 08:00 AM
Reprods.: 91
Imagen: Pexels Energipic.com
Imagen: Pexels Energipic.com

La constante salida de empresas del mercado continuo y las escasas incorporaciones en los últimos años han reducido el volumen de negocio y han hecho perder interés entre los inversores extranjeros, en especial de los fondos norteamericanos.  

 

El Ibex 35 ha cerrado el primer trimestre del ejercicio con una revalorización del orden del 10% para situarse en torno a los 11.000 puntos, un nivel que no se veía desde 2015. La inesperada buena marcha de la economía, los magníficos resultados empresariales y las expectativas de la retirada de los beneficios extraordinarios han disparado el interés de los inversores. Pese a esta excelente reacción, el mercado español sigue perdiendo peso por volumen de negocio en el ámbito internacional. En la actualidad, en el mercado español apenas cotizan poco más de un centenar de empresas de las cuales más de una veintena son prácticamente irrelevantes por el escaso volumen de negocio diario. 
 

En el último lustro han salido del mercado continuo infinidad de empresas por una u otra razón. Algunas tan emblemáticas como la propia BME, Abengoa, Telepizza, MásMóvil o Natra entre otras muchas sin que salvo algunas pequeñas excepciones hayan encontrado reemplazo por otras sociedades de igual tamaño o representación. 
 

La reducción de la inversión extranjera en España se deja sentir 
 

Aunque, como señalan desde el gestor de los mercados españoles, durante ese tiempo se han producido numerosas incorporaciones al segmento de empresas de crecimiento, lo cual no es baladí, también es cierto que estas incorporaciones y las llegadas al mercado continuo, sobre todo de valores energéticos, no están consiguiendo rellenar ni de lejos el hueco dejado. 
 

La sequía de salidas a Bolsa en los últimos años saca a luz otro problema, la pérdida de interés en la economía española. La inversión extranjera en España ha caído un 18,5% en 2023, según los recientes datos publicados por la Secretaría de Estado de Comercio refleja que el capital extranjero ha caído de 34.615 millones en 2022 hasta los 28.215 millones. 
 

Un descenso de 6.400 millones de euros que ni siquiera han compensado las inversiones de los fondos procedentes de Bruselas en buena parte debido a la reducción del diferencial de la prima de riesgo frente a Alemania, cuya economía ha experimentado una preocupante ralentización.  
 

A ello se suma la cada vez mayor concentración de títulos entre los accionistas de referencia en algunas de las empresas cotizadas. Tanto es así que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha tenido que advertir a las sociedades con poco capital flotante sobre la necesidad de aumentar la liquidez. Del orden de un 20% de las cotizadas cuenta con menos de un 25% de 'free float' y algunas ni siquiera alcanzan el 10%. Para ello, el regulador está trasladando a los emisores distintas fórmulas orientadas a alcanzar estos objetivos de liquidez destinados entre otras cosas a proteger a los minoritarios. 
 

Una situación que se puede ver agudizada en los próximos meses ante las numerosas ofertas de compra sobre empresas españolas aprovechando su bajo precio de cotización. De momento, Applus y Ercros se encuentra ya en la puerta de salida, mientras el 'free float' de Talgo pasará a ser puramente representativo en caso de que un probable 'cambio de opinión' de última hora no lleve incluso a la exclusión de negociación de sus acciones.  
 

Empresas estratégicas con pie y medio fuera del mercado 
 

En el caso de Applus es cuestión de tiempo su salida del mercado a expensas del resultado de la guerra de ofertas iniciada entre Amber, propiedad de los fondos ISQ y TDR, y el fondo estadounidense Apollo por hacerse con su control. La primera ofrece 11 euros por acción con intención de excluir su cotización. La segunda, por su parte, ha elevado su oferta a 10,65 euros, pero cuenta con la ventaja de que ya controla el 21,85% del capital tras la firma de varios contratos de compraventa con accionistas de referencia y ha reducido sus condiciones a hacerse con algo más de un 50% del capital. 
 

Ercros, si nada lo remedia, también tiene medio pie fuera de la Bolsa. La portuguesa Bondalti Iberica ha lanzado recientemente una oferta pública de adquisición (OPA) a un precio de 3,6 euros por cada acción, lo que supone un valor total de 330 millones de euros. El consejo de administración del grupo químico español señala que no tenía conocimiento de esta operación y está dispuesto a defenderse, pues señalan que el precio ofrecido se encuentra muy por debajo, del orden de un 20%, respecto a los máximos del año pasado. La operación, además, está en el aire ante la posibilidad de que el Gobierno español decida imponer el escudo anti opas al considerar estratégico al grupo químico español.  
 

En esta misma situación estaría también Talgo tras recibir una oferta de compra de la totalidad de las acciones por parte del grupo húngaro Magyar Vagón a un precio de 5 euros por acción, unos 620 millones de euros en total. Aunque en este caso la operación si se ha considerado amistosa, el Ejecutivo español tampoco parece por la labor de permitir una operación con posibles intereses ocultos al estar patrocinada por el Gobierno húngaro con grandes vinculaciones con Rusia. 
 

El grupo magiar se ha comprometido a mantener la sede y el empleo en España, así como la intención de que siga cotizando en los mercados de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia. Algo de lo que desconfían los accionistas teniendo en cuenta que la oferta es por la totalidad. Por su parte, también se habla que Trilantic, uno de los accionistas de referencia de la cotizada española, estaría negociando con el grupo suizi Stadler para venderle su participación ante la posible negativa del Gobierno a la OPA de Magyar Vagon.  
 

Los inversores esperan con ansia nuevas salidas a Bolsa 
 

Con dos históricos del mercado con pie y medio fuera y una tercera con una previsible merma del capital flotante, la única forma de BME para compensarlo es animar nuevas incorporaciones no tanto a los segmentos de crecimiento sino al mercado continuo. 
 

La mejora de la Bolsa en las últimas semanas abre el apetito inversor ante posibles llegadas de nuevas empresas. Para ello, los expertos fijan dos grandes ventanas en que las condiciones suelen ser más favorables, la primavera y el otoño. Esta segunda ventana será especialmente favorable si se confirma la rebaja de tipos de interés, lo cual permitiría una mejora de las valoraciones, y la buena marcha de la Bolsa. 
 

Los operadores ya empiezan a hablar así de las próximas incorporaciones. Quizás una de las más avanzadas podría ser el grupo de belleza Puig, una de las empresas familiares más fuertes de España con unas ventas superiores a los 3.600 millones de euros en 2023.  
 

Especialmente proactivas para dar el paso sitúan a otras sociedades como la compañía de juegos Cirsa, una eterna candidata, la textil Tendam filial de Cortefiel, la empresa de restauración Restaurant Brands o la empresa de energía Calvera Hydrogen.
 

En primera línea de salida también se habla de Astara Mobility, la filial de grupo de automoción Bergé que podría incorporarse en abril con una valoración de unos 2.000 millones de euros, y Hotelseds, empresa de tecnología de viajes con sede en Palma de Mallorca y que considera la salida a Bolsa como su mejor opción tras descartar inversión privada por su escasa valoración.  
 

A la espera de que se vayan confirmando estas incorporaciones, lo cierto es que el mercado español, de momento, sigue adelgazando con cada vez menos peso en el contexto internacional, lo cual también condiciona su valoración. 


Julio Muñoz. Periodista de información económica y experto en comunicación 

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions