En el vigésimo aniversario de los trenes de la muerte en la estación de Atocha

Publicado por: José María Bris
01/04/2024 12:13 PM
Reprods.: 81

Era jueves, el 11 de marzo del año 2004, hacia las 8 de la mañana puse la televisión y con estupor vi las imágenes de vagones de tren 'reventados', de ambulancias, de personas, de heridos que aparecían en la pantalla, mientras que una voz, impresionada por lo que sucedía, hablaba de la estación de Atocha y del número todavía indeterminado de las víctimas que había.

 

Ese nefasto día para la historia de España y sobre todo para los familiares de los que murieron y resultaron heridos, entre las 7:37 horas y las 7:39 horas, explosionaron 10 bombas en cuatro trenes de Cercanias de Madrid: tres que habían salido de la estación de Alcalá de Henares y uno de la de Guadalajara.

 

Este año se ha cumplido el vigésimo aniversario del atentado más cruento que ha sucedido en Europa, como consecuencia de él murieron 193 personas y hubo 2057 heridos.

 

El tren procedente de Guadalajara había salido de la estación a las 6:45 horas, con decenas de estudiantes y trabajadores. En él habían subido al mismo dos jóvenes: Javier Senent Pallarola y David Santamaría García. En Azuqueca de Henares, a 12 kilómetros de Guadalajara, primera parada del tren y única en nuestra provincia, a las 6:53 horas entraron en uno de los vagones los vecinos azudenses Eduardo Sanz Pérez, José Gallardo del Olmo, el marroquí Mohamed De Itaiben y María Nuria Aparicio Somolinos, y las de Alovera, Sara Centenera Montalvo y Begoña Martín Baeza. Las nueve personas iban hacia su último destino. Las nueve murieron como consecuencia de la explosión.

 

La sociedad española quedó impactada por esta catástrofe. Las primeras noticias del Gobierno que presidía José María Aznar, de otros partidos como el PNV y de muchos ciudadanos , señalaba como culpable a la banda asesina ETA. La aparición de una furgoneta encontrada en Alcalá de Henares, con versos del Corán en textos de su interior y vestigios encontrados y, sobre todo, el comunicado de los Yihadistas (grupo de extremistas musulmanes que, en una guerra santa como dicen, se encuentran contra el mundo occidental, han cometido y siguen llevando a cabo acciones terroristas) responsabilizándose del atentado, hizo que al Gobierno se le acusara de mentir aunque había rectificado sobre la  autoría del mismo en cuanto tuvo conocimiento real de los que habían sido sus causantes. Se inició una campaña contra él y contra el Partido Popular que les hizo perder las elecciones que se celebraron tres días más tarde, el domingo 14 de marzo, en un clima de crispación, llegando al Gobierno el PSOE  y siendo presidente electo José Luis Rodríguez Zapatero.

 

Pasados 20 años no se conoce al responsable intelectual del atentado, es decir, quién lo organizó, quién lo financió, cuáles fueron los verdaderos motivos y quién lo coordinó. Fueron juzgadas 18 personas, 16 de nacionalidad marroquí y 2 españoles. En la actualidad solo continúan en presidio 3 y de ese atentado ocurrieron cosas tan extrañas como que los vagones fueran destruidos sin haber sido sometidos a una investigación profunda para conocer, por ejemplo, la composición de las bombas explotadas. Varias interrogaciones que quedaron sin respuesta y que ya es imposible conocer dado el tiempo pasado que va ocultando las cosas que se pierden con la lejanía en el mismo.

 

Unos días más tarde, el 3 de abril, en la calle Martín Gaite nº 3 de Leganés, moría otro vecino de nuestra ciudad, el GEO  Francisco Javier Torronteras, cuando intentaban detener a unos yihadistas de los que produjeron el atentado, que se habían refugiado en un piso del edificio y que se autoinmolaron explosionando las bombas, que alcanzaron también al servidor público causándole la muerte. El 20 de abril, la tumba de Francisco Javier Torronteras, en el cementerio Sur de Madrid, fue salvajemente profanada. Tampoco se descubrió quiénes lo hicieron.

 

Al cumplirse el vigésimo aniversario de este cruento y catastrófico atentado, vaya nuestro recuerdo, como así ha sido por los muchos homenajes realizados en memoria de las víctimas y la esperanza, difícil de conseguir, de que nunca vuelva a suceder algo tan horrible como lo que acaeció en la estación de Atocha de Madrid, aquel 11 de marzo, día negro en las páginas de nuestra historia.

 

José Maria Bris Gallego. Funcionario del Estado. Diputado del Congreso con UCD (1979-1982) Senador con el PP (1986-2000) Vicepresidente de la Diputación Provincial (1983-1987) Alcalde de Guadalajara (1992-2003) Diputado Regional (2003-2011)

 

El Decano de Guadalajara te agradece la lectura de este artículo. Para seguir creciendo ¡COMPARTE!

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions