EDITORIAL: Populistas y xenófobos

Publicado por: El Decano
26/04/2024 11:21 AM
Reprods.: 251
Vox ha calentado la precampaña en Cataluña con una cartelería en la que muestra a las claras su opinión sobre los inmigrantes//Imagen: Vox.
Vox ha calentado la precampaña en Cataluña con una cartelería en la que muestra a las claras su opinión sobre los inmigrantes//Imagen: Vox.

Guadalajara es multicultural. Los datos del censo de población lo vienen reflejando desde hace tiempo. Según los últimos datos del INE, de los 275.082 habitantes de la provincia registrados en 2023, un total de 41.407 eran extranjeros, lo que significa que un 15% de nuestros vecinos son de otra nacionalidad. 


No se trata únicamente de datos fríos en una tabla estadística sino de una realidad. El ejemplo lo tenemos en nuestras calles, nuestros barrios y nuestros centros de trabajo, donde son cada vez más las caras extranjeras con las que nos cruzamos y convivimos día a día. Los inmigrantes han llegado para quedarse, mal que les pese a algunos.


Y decimos mal que les pese porque, a estas alturas de la película, la ultraderecha de Vox continúa empeñada en emponzoñar la imagen de esas personas que, por diferentes motivos, se ven obligadas a salir de sus países de origen y buscarse la vida en el nuestro. 


Sus mensajes populistas igualando inmigración y delincuencia son nauseabundos. Se llenan la boca vejando a los inmigrantes aludiendo a un patriotismo de pacotilla que produce asco. Su defensa de una bandera y de un país que es de todos -no se les olvide- se centra en poner la diana sobre un sector de la población al que les gustaría ver salir de ‘su España’ en cientos de pateras sin ningún destino. 


No hay más que ver sus mensajes en redes sociales, sus discursos en apariciones públicas o sus eslóganes electorales que lo único que fomentan es la xenofobia y el racismo. El ejemplo más cercano lo tenemos en las declaraciones del portavoz de la formación ultra en el último Pleno de la Diputación, José Luis Arcángel, referentes al centro de Menas de Azuqueca o a las ‘hordas’ de delincuentes que merodean por la provincia cometiendo delitos sin freno. Inmigrantes, por supuesto. Según él. 


En un ejercicio comparativo, El Decano de Guadalajara ha realizado un recuento de los sucesos que han acabado con detenciones en la provincia de los que nos han dado cuenta las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Desde el 1 enero y hasta el día de hoy, de las noticias sobre hechos delictivos de las que tenemos constancia, la mayoría de los detenidos tenían nacionalidad española. Una minoría eran extranjeros. 


El problema es que no son pocas las personas que ‘compran’ el discurso de la ultraderecha, especialmente los jóvenes, muchos de los cuales comienzan a dar síntomas de un racismo que antes no existía en las aulas, repletas desde hace años de extranjeros en nuestra provincia sin que apenas se hayan producido problemas de convivencia importantes hasta la fecha.


Esta misma semana, el responsable de Accem en Castilla-La Mancha, Braulio Carlés, llamaba la atención sobre esos grupúsculos que, bajo el supuesto paraguas de un patriotismo mal entendido, esparcen comentarios que están creando un clima xenófobo ante el que la ONG -que trabaja con inmigrantes y refugiados- ha encendido las luces de alerta. La entidad insiste: la sociedad de Guadalajara es acogedora y solidaria y la convivencia es tranquila. Pero podría dejar de serlo.    

 

El crecimiento de la población inmigrante es un hecho en el resto de la región y en toda España. El flujo de personas de otros países que llegan a nuestra tierra no para de crecer. 


La diversidad de culturas es un hecho que enriquece a las sociedades de acogida y no puede interpretarse como un ‘asalto’ a nuestras costumbres, un ‘robo’ de nuestro trabajo, ni como una ‘invasión’ de ilegales que vienen a vivir de las arcas del Estado o a delinquir. 


La mayor parte de los extranjeros que residen en la capital o en cualquier pueblo de la provincia están contribuyendo con su trabajo a las economías locales y aportan a las arcas del Estado a través de las cotizaciones a la Seguridad Social. 


Es cierto que existe un porcentaje de inmigración irregular que sin duda urge controlar y que ha provocado también el florecimiento de toda una economía sumergida que no tributa ni cotiza. Cabría preguntarse hasta qué punto está alentada también por ciudadanos autóctonos que prefieren tener ‘ilegales’ a su servicio para ahorrarse unos buenos euros en contratos e impuestos. 


La visión catastrofista y alarmante que hacen algunos de la inmigración es intolerable en un mundo globalizado. Esta misma semana, la ciudad demostraba que apuesta por la interculturalidad en una Feria celebrada en la Concordia que resultó un éxito total, con miles de personas compartiendo experiencias y conociéndose mutuamente. Este mismo sábado tenemos una nueva cita: el Festival Musical Solidario ‘Refuguada’, que a buen seguro contará con una muy buena acogida. 


Recomendamos a los seguidores de Vox -y especialmente a sus dirigentes provinciales- que en lugar de crispar al personal se acerquen a este acto y comprueben de primera mano quiénes son, por qué se ven obligados a dejar sus países, cómo se ganan la vida y cómo les acepta la sociedad guadalajareña. 


Eso sí es hacer patria. Lo demás es populismo barato e incitación a la xenofobia.

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions