EDITORIAL. La Casa de los Líos

Publicado por: El Decano
29/05/2024 10:19 AM
Reprods.: 365

Lo que podría parecer el título de una película de enredo de serie B es en lo que se está convirtiendo la Concejalía de Cultura, desde la llegada del nuevo equipo de Gobierno de PP y Vox al Ayuntamiento de Guadalajara. 


Al concejal del ramo, Javier Toquero, parece que le crecen los enanos. Por si no hubieran generado ya bastante alboroto entre ciudadanos y trabajadores de su departamento los casos de la entrada en el Teatro Auditorio de un hombre armado con una pistola y un punzón, el acoso de un trabajador a la directora de las Escuelas Municipales de la Cotilla, que le valió un expediente sancionador y el asalto al Palacio de los Marqueses de Villamejor que puso en riesgo la integridad del Salón Chino, ahora llega al capítulo de la Biblioteca Municipal Suárez de Puga. 


Los usuarios de este servicio municipal han iniciado una recogida de firmas ante el temor de que la instalación pueda cerrarse una vez que finalice el contrato con la actual empresa encargada de su gestión. El concurso para adjudicar el servicio a partir del próximo 30 de junio ha quedado desierto y ha levantado todas las alarmas porque la ciudad podría quedarse sin la única Biblioteca Municipal que posee -no confundir con la estatal de Dávalos- que lleva abierta desde octubre de 2018. 


Los grupos de la oposición, PSOE y Aike, han mostrado su preocupación por el riesgo de cierre y las consecuencias que ello tendría para sus más de 1.200 usuarios de todas las edades, así como para las trabajadoras. 


El motivo que alegan los socialistas es que el nuevo pliego de condiciones se ha redactado por menos dinero, pero para realizar las mismas actividades, algo que no anima precisamente a las empresas a concurrir al concurso. A lo que se suma la denuncia del PSOE de las condiciones de trabajo leoninas que se quieren imponer al personal en el pliego. 


Aike aboga por la gestión directa por parte del Ayuntamiento para garantizar la continuidad de un servicio que, según asegura la formación municipalista, sigue sin cumplir los requisitos mínimos que marca la normativa para el tamaño y la población de Guadalajara y apenas supera los 7.000 ejemplares en sus estanterías, con el agravante de que en el último año no se han realizado nuevas adquisiciones de material bibliográfico.


Ante el alboroto causado, el concejal de Cultura ha asegurado que la Suárez de Puga "no está en riesgo ninguno" y que se está buscando una solución. Una solución que ni las trabajadoras, ni los usuarios, ni los medios de comunicación conocen a un mes de su posible cierre. Todo un ejemplo de gestión cultural. 


Si tenemos en cuenta que el Ayuntamiento quiere una segunda Biblioteca Municipal en el Fuerte de San Francisco y es una de las condiciones innegociables que le plantea a la Junta de Comunidades para decir ‘No’ a la ocupación de todos los terrenos para la Ciudad del Cine, cabe preguntarse cómo van a llevar las riendas de otra instalación de este tipo sin son incapaces de hacerse con el control de la actual. 

 

Por si fuera poco, en los mentideros de los pasillos de la Casa Consistorial y de las dependencias culturales se escucha que el personal de la Biblioteca está al borde del motín por las diferencias que mantiene con la directora, con la Dirección General de Cultura del Ayuntamiento y con la Concejalía. 


Cruce de acusaciones; expedientes de acoso, revuelo y enfrentamientos entre el personal; allanamientos de instalaciones municipales; un hombre armado disgustado con un trabajador profiriendo amenazas en el Teatro Auditorio; patrimonio en riesgo; una gestión en el aire... Sin duda un rosario de situaciones anómalas ante las que los máximos responsables de Cultura de la ciudad parecen querer escurrir el bulto. 

 

Lo que queda meridianamente claro después de que Toquero asumiera las competencias de Cultura es que sólo parece estar interesado en su ‘niña bonita’- el Teatro Auditorio Buero Vallejo-, en dar ruedas de prensa para presentar programas que le hacen y le gestionan otros y en esconder la cabeza a cada problema que le surge, que no son pocos a la vista de los acontecimientos. 


Señor concejal, agarre de una vez el toro por los cuernos y ponga orden en el gallinero en que se ha convertido su Concejalía ante su total pasividad y la de la señora alcaldesa quien, a estas alturas de la película, debería de haber tomado cartas en un asunto que se les está yendo de las manos. 


¿Cuál será el siguiente episodio vergonzoso, preocupante o hilarante que nos ofrecerá esta auténtica Casa de los Líos? 


Lo descubriremos en el próximo capítulo. No se lo pierdan.

 

El Decano de Guadalajara te agradece la lectura de este artículo. Para seguir creciendo ¡COMPARTE en tus redes sociales!

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions