CCOO CLM insiste a las empresas a prevenir la exposición a altas temperaturas ante los riesgos de agotamiento, calambres, deshidratación o golpes de calor

Publicado por: El Decano
05/07/2024 08:54 AM
Reprods.: 59
Foto: Istock
Foto: Istock

Llegan las altas temperaturas y esto supone un riesgo para la salud de los trabajadores y trabajadoras. Por ello, Comisiones Obreras insistimos en reclamar a las empresas que incluyan el estrés térmico en la prevención, con planes de acción específicos frente al calor.

 

Así lo han subrayado este jueves en rueda de prensa en Toledo, Mariano Sanz, secretario confederal de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental de CCOO, y Raquel Payo, secretaria de Diálogo Social, Institucional y Salud Laboral CCOO CLM.

 

El calor es un riesgo laboral reconocido que debe formar parte de la prevención en los centros de trabajo, así lo dice la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. Además, en mayo del año pasado entró en vigor el Real Decreto-Ley 4/2023 que establece la obligación concreta de que las empresas se doten de medidas preventivas adecuadas frente a cualquier riesgo relacionado con fenómenos meteorológicos adversos. Así, exige adoptar medidas preventivas frente a las condiciones ambientales en los trabajos realizados al aire libre. Medidas que emanarán de una necesaria evaluación de riesgos por temperaturas extremas, teniendo en cuenta las características de las tareas a desarrollar, las características individuales de la persona y su estado biológico.

 

Este RD-Ley incluye la prohibición de desarrollar determinadas tareas en las horas del día en las que concurran fenómenos meteorológicos adversos, si de otro modo no se puede garantizar la debida protección de la persona trabajadora. Por tanto, en el caso de que la Agencia Estatal de Meteorología emita aviso naranja o rojo, y las medidas preventivas no garanticen la protección, resultará obligatorio adaptar las condiciones de trabajo, incluida la reducción o modificación de las horas de desarrollo de la jornada prevista.

 

“Hay que aplicar la normativa” y proteger a los trabajadores y trabajadoras que están expuestos a altas temperaturas en su trabajo. El estrés térmico provoca daños a la salud, desde agotamiento, calambres, deshidratación a golpe de calor, pudiendo provocar la muerte en el peor de los casos. La mortalidad en caso de golpe de calor supera el 70% y el año pasado se identificaron 14 accidentes laborales mortales con golpes de calor en el país. España es el segundo país del mundo con más olas de calor y estas aumentan las probabilidades de sufrir un accidente laboral, ha advertido Sanz.

 

Desde CCOO, que llevamos más de 30 años trabajando en la prevención contra el calor en el trabajo, “pedimos planes de acción en las empresas, es necesario evaluar los riesgos y corregirlos, modificar las condiciones de trabajo que se puedan cambiar y desarrollar un trabajo colectivo donde podamos proporcionar una información y formación adecuadas y establecer medidas desde el punto de vista medioambiental en relación a tiempos de descanso, acceso a recursos efectivos como la hidratación, a equipos de protección individual (EPIs) menos pesados y más ligeros o ropa más fresca y que se tenga en cuenta a las personas más vulnerables”.

 

El secretario confederal de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental de CCOO  ha presentado algunas de las conclusiones del proyecto europeo Adapheat, liderado por la Fundación 1º de Mayo de CCOO, que ha estudiado las políticas públicas de salud y seguridad en el trabajo y las experiencias de diálogo social y negociación colectiva en cinco países europeos (España, Italia, Hungría, Países Bajos y Grecia) y en la UE. Una de las principales conclusiones de este estudio es que la legislación española sigue ofreciendo una protección insuficiente a las personas trabajadoras cuyas condiciones laborales se ven afectadas por el incremento de las temperaturas.

 

El informe incluye además recomendaciones como que los sistemas de alerta de olas de calor se adapten a la realidad concreta del lugar de trabajo, con evaluaciones del calor y la vigilancia de las condiciones ambientales precisas y continuas, que se desarrollen protocolos de acción contra el calor participativos y vinculantes que garanticen un entorno de trabajo seguro ante el aumento de las temperatura, o que se refuercen las cláusulas de salud y seguridad en los convenios colectivos, entre otros.

 

“La norma la tenemos”, ha afirmado Payo, a la vez que ha lamentado que “esté muy arraigada la idea de considerar que la exposición laboral al calor es un peligro natural” situado fuera de la prevención de riesgos laborales. En este sentido, reclamamos a las empresas que “incluyan el estrés térmico en sus planes de prevención, con planes específicos frente al calor, identificando los puestos y las tareas con posible exposición al calor extremo. Además, es necesario que el riesgo a la exposición a la radiación solar esté evaluado”.

 

Para CCOO la principal medida preventiva es la planificación y organización del trabajo, por ello, insistimos en la necesidad de adecuar los trabajos de más carga, más intensidad física, a las horas de temperatura más baja; planificar los trabajos limitando la exposición durante las horas centrales del día; proporcionar zonas de sombra y establecer ciclos de trabajo/descanso frecuentes.

 

Un año más, CCOO CLM ha lanzado una campaña de información y sensibilización  sobre los riesgos que entraña el trabajo en condiciones de temperaturas muy elevadas. Nos dirigimos especialmente a las personas que trabajan al aire libre, aunque no podemos olvidar a quienes lo hacen en centros de trabajo cerrados bajo condiciones de calor extremo. Esta campaña la vamos a difundir a través de nuestra web y redes sociales, ha explicado Payo, a la vez que ha hecho un llamamiento a las personas trabajadoras que estén expuestas a estrés térmico en su trabajo a que acudan a al sindicato a denunciarlo.


UGT Servicios Públicos consigue el primer protocolo contra el estrés térmico firmado en una administración pública en Castilla-La Mancha

 

Tras un proceso de negociación con el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares (Guadalajara), UGT Servicios Públicos ha conseguido alcanzar un acuerdo para aplicar medidas de protección que combatan el riesgo de estrés y sobrecarga térmica por el calor entre el centenar de trabajadores y trabajadores del Consistorio. Esta firma representa el primer protocolo contra estrés térmico que se saca adelante en una administración pública de Castilla-La Mancha, un documento que abre camino para el resto de administraciones.

 

UGT explica que dicho acuerdo contempla medidas de autoprotección, como el poder acudir a los 11 refugios climáticos debidamente acondicionados; la ordenación del trabajo y de las tareas, de forma que las tareas con mayor sobreesfuerzo se realizarán a primeras horas del día, con una reordenación de la actividad; y el incremento de las pausas con medidas específicas para personas especialmente sensibles al calor.


Junto con esto, se establece un programa de vigilancia de la salud específico para trabajadores y trabajadoras expuestos al calor.


En el marco de este protocolo, se habilitan zonas de sombra en el exterior para los trabajadores y trabajadoras que realizan su actividad en el municipio y se establece un programa de aclimatación de entre 7 y 15 días para aquellos trabajadores o trabajadoras que se incorporan a su puesto tras una baja médica o su periodo de descanso de vacaciones.


Otra de las medidas es la limitación del trabajo en solitario, lo que permite minimizar el riesgo de exposición a altas temperaturas durante la actividad laboral.


UGT Servicios Públicos Castilla-La Mancha recalca que es la primera vez que se pone en marcha un protocolo de estas características. Además, “su evaluación continua permitirá mejorarlo y adoptar todas aquellas medidas dirigidas a garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento de Azuqueca de Henares”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Powered by WebTV Solutions