El mundo a tus pies

Publicado por: Resu Lorenzo
18/12/2022 08:00 AM
Reprods.: 495

Con la tristeza y desconsuelo por la eliminación de nuestros jugadores de la selección española y siempre con el júbilo de brindar por los campeones, llegó a mis manos la lectura de una estrella de fútbol americano que me encantaría compartir, por el gran aprendizaje y moraleja. ¡Emocionante historia!

Un joven con capacidades innatas de atleta, empezó a practicar varias disciplinas deportivas a la edad de 19 años para salir de la soledad y tristeza fruto de los desgraciados acontecimientos de su vida familiar. Llegaron los juegos olímpicos de 1912 celebrados en Estocolmo (Suecia) y el nativo americano Jim Thorpe, participó en la modalidad de atletismo con el equipo de Estados Unidos, y ganó con un par. ¡Si, así es, con un par de zapatos! que recogió de la basura.

El éxito no fueron las dos medallas que ganó en pentatlón y decatlón, sino la proeza se hizo mayor, cuando se dio a conocer que momentos antes de la competición le habían robado los zapatos con los que en esa época se competía. Su valía y fuerza interior, le hicieron no rendirse, salir adelante pese a la decepción que sentía por el hurto de parte de su equipación. Esto no fue impedimento y Thorpe optó por ponerse unos zapatos que encontró en un contenedor de basura, y como la suerte no estaba siendo su fiel compañera, los zapatos eran de tallas diferentes y tuvo que usar calcetines adicionales en un pie para emparejarlos. Aún con estos incidentes no se dio por vencido y así consiguió dos medallas de oro.

Rendirse no es una opción como titula su libro el autor Ramón Arroyo. Nunca digas que ya es tarde para empezar a tocar un instrumento, para hablar inglés o para cualquier otra cosa placentera. Cada día aparecen nuevas oportunidades, viejos socios que no te aporta y los apartas para que aparezcan otros nuevos, un cambio de hábitos, un nuevo grupo de amigos con los que compartes tu hobby, y sobre todo ser consciente de no darte nunca por vencido estar despierto para encender en la oscuridad una ráfaga de luz y resolver los problemas siempre, con soluciones.

Muchos de los fracasos llegan por no darse cuenta de lo cerca que está el éxito. Los ganadores son los que nos se rinden nunca y los perdedores los que ni siquiera lo intentan. Algún día dirás que no fue fácil, pero lo lograste. Y no importa todas las incidencias y tropiezos que podamos ir sorteando. Lo importante es llegar.

 Dice un gran amigo que no desea tener una vida larga, y cuando lo dijo le contesté. “¿perdona, no lo entiendo?”  Y lo explicó tan fácil, como decir que quería una vida ancha llena de momentos, de experiencia, de esfuerzo para luego los éxitos saborearlos a gloria. Cualquier adversidad de las que tiene la vida, pueden surgir en cualquier momento y evitarlas no es la solución ni tampoco la opción a elegir.

Pero la historia de nuestro personaje no termina aquí. Como era jugador profesional de beisbol, y había cobrado por ello, según el reglamento y la burocracia de principios de siglo XX, no podían acceder al pódium. Las medallas que ganó con mucho sudor y esfuerzo le fueron despojadas y el Comité Olímpico Internacional le retiró sus preseas. Jim pidió perdón al no conocer el reglamento olímpico. Sin embargo, esta historia no termina con este sinsabor, sino que, en 1983, en una emotiva ceremonia el COI hizo una “devolución simbólica” de las medallas de Jim Thorpe a título póstumo.

Para llegar al pódium del éxito hay que afrontar en cada momento las dificultades que se presenten para así poder alcanzar la gloria, sin venirte demasiado arriba, siempre con los pies en el suelo, y da igual que lleves zapatos, zapatillas de marca o tener los pies descalzos.

 

Resu Lorenzo es economista, gestora adtiva y Ceo de Parlorenzo

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Powered by WebTV Solutions