Habemus candidatam

Publicado por: El Decano
20/01/2023 01:13 PM
Reprods.: 510

Fumata blanca en el Partido Popular de Guadalajara. Después de muchos dimes y diretes y demasiadas quinielas, el lunes al fin se desvelaba el nombre que encabezará la lista a la alcaldía de la capital: Ana Guarinos, diputada regional, vicepresidenta segunda de las Cortes de Castilla-La Mancha y coordinadora general del PP regional. 

 

Lo sorprendente del asunto es que, a pesar de la demora en la presentación de la candidatura, a tan solo cuatro meses de las elecciones municipales, el anuncio se filtró a un medio regional y fue la propia candidata quien lo confirmó en sus redes sociales. Hasta el momento, ni una comparecencia pública, ni un posicionamiento del presidente regional, Paco Núñez (a pesar de que Guarinos es su ‘ojito derecho’) y, lo más sorprendente, ni una sola reacción de sus compañeros del partido en Guadalajara, en especial de su delfín, el presidente provincial del PP, Lucas Castillo, que anda desaparecido en combate desde hace meses a pesar de la que está cayendo en su partido en la provincia. 

 

Nos consta que la elección de la candidatura a la capital ha abierto muchas heridas en el PP. Viejas y nuevas. Las dos ramas de los populares (los Guarinos y los Romanes) llevan meses tirándose los trastos a la cabeza en una lucha por el poder que ha levantado no pocas ampollas y rivalidades entre las facciones populares provinciales. 

 

Ante la urgencia de dar un nombre para la capital, desde Génova se optó por una decisión salomónica. Ni unos ni otros. Madrid tenía claro que quería una mujer al frente de la candidatura y, fuentes de toda solvencia, confirmaron a El Decano la propuesta del nombre de María Ángeles Font, una histórica del PP de Guadalajara, diputada, senadora, concejal en el Ayuntamiento de la capital y con cargo público durante el Gobierno de María Dolores Cospedal en Castilla-La Mancha y, hoy, retirada de la política pública. El revuelo que se formó el fin de semana del 14 y 15 en la sede de la calle Constitución fue de aúpa. Así que Guarinos, que es la que realmente manda en esa casa, ha decidido dar el paso y ser ella la que se enfrente a Alberto Rojo en la lucha por la alcaldía. Y fin de los problemas. O no.

 

La molinesa posee una dilatada carrera política y una experiencia que nadie le puede negar. Tiene fama de dura, de áspera en el trato y de poseer un talante poco moderado. Ha tenido algún episodio muy sonado con los tribunales, que en 2015 la condenaron por vulneración de derechos fundamentales cuando era presidenta de la Diputación de Guadalajara al negarse a autorizar una visita a la Escuela de Vela de Alocén, dependiente de la institución provincial, por parte de la entonces portavoz del grupo socialista, María Antonia Pérez León. Y también protagonizó conflictos con algunos trabajadores de la Casa Palacio que fueron despedidos de manera improcedente, tal y como se reflejó en las más de 70 sentencias condenatorias que se acumularon por este hecho.

 

No parte con buenas referencias la señora Guarinos que ahora tiene abierto el frente más importante: poner paz en el partido. Y ya. Aunque a tenor de lo que se escucha en los mentideros políticos, parece que se sacudirá a más de uno de los Romanes de la lista popular al Ayuntamiento. El segundo frente es ponerse a trabajar en su programa electoral para la capital, de la que ha estado casi desconectada a lo largo de la legislatura, siendo en Toledo donde ha ganado protagonismo. 

 

Tiene un tercer frente abierto Ana Guarinos como portadora en la sombra del bastón de mando en el PP provincial: tratar de controlar a algunos de sus ‘cachorros’, que en el último mes se le están desmadrando. 

 

El caso del portavoz popular en el Ayuntamiento de Cabanillas, Jaime Celada, y su ‘Cara al sol’, es de sobra conocido. Pero le ha salido un imitador. El candidato del PP a la alcaldía de Azuqueca de Henares, Manuel Corral que, como les viene informando El Decano, se ha explayado en Twitter con un comentario machista absolutamente repugnante al espetar a la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, “A ti ni un violador te toca”. Ante un comentario de tanta bajeza moral, de nuevo y tal como ocurrió con Celada, nadie en el partido le ha enmendado la plana. Esta declaración es de una gravedad que merece alguna reacción. Y rápida. En un momento en que las tasas de violencia machista están aumentando y demasiadas mujeres mueren víctimas de violencia de género, el señor Corral utiliza las desafortunadas declaraciones de Rodríguez sobre la ley del ‘Sí es sí’ para destilar bilis y poner de nuevo la diana en la mujer y justificando la cultura de la violación.

 

Si lo de Celada fue grave, lo de Corral merece capítulo aparte. Debe ser aclarado cuanto antes. No vale solo con borrar el tweet porque ha dejado ver a las claras cuál es su posición respecto a la mujer con una verborrea más propia de un cavernícola que de un representante político y, para más ende, candidato a una alcaldía. No se puede permitir que especímenes así ocupen cargos públicos. No vale con escudarse en la libertad de expresión. En este punto habrá que preguntarse qué opinan sus compañeras en el Ayuntamiento de Azuqueca, qué piensan sus compañeras de partido, las mujeres que conformarán su lista y, sobre todo, la coordinadora regional del PP, desde esta semana, candidata a la alcaldía de la capital. Y mujer.

 

Urgen explicaciones. Urge la adopción de medidas disciplinarias. Urge recordar al señor Corral que la palabra candidato viene del latín "candidus", que significa “blanco, cándido, limpio, puro” y adquiere su sentido político porque los candidatos a los cargos públicos romanos vestían una toga de color blanco significando su honradez. Apúnteselo porque eso no lo va a aprender en las redes en las que cuelga sus bravuconadas.Y, por favor, hágaselo mirar.

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions