Sonia Pérez Díaz: "Tenía en contra a casi todo el mundo, porque ya había hecho suficientes sacrificios, pero seguí por llevar la contraria, porque claro que podemos mucho más y yo puedo ser catedrática"

Publicado por: Marta Perruca
02/02/2023 10:28 AM
Reprods.: 1.397

Esta profesora de matemáticas e investigadora de Atanzón se ha convertido en la primera mujer catedrática de Matemáticas de la Universidad de Alcalá (UAH)

Sonia Pérez Díaz lo ha vuelto a hacer. El Decano de Guadalajara  publicaba en mayo de 2021 que esta matemática, profesora titular de la UAH, se convertía en la primera mujer en ser reconocida por la Universidad de Pekín con el “Award for International Scientific Cooperation of the Chinese Academy of Sciences”, de manera conjunta con el profesor chino, Liyong Shen, además, en una disciplina como las matemáticas, que desde la creación de este galardón en 2007, nunca había conseguido este reconocimiento. Ahora vuelve a hacer añicos ese recalcitrante techo de cristal para convertirse en la primera mujer catedrática de Matemáticas de la Universidad de Alcalá (UAH). “Como dice mi madre, me he hecho mayor”, comenta nada más descolgar el teléfono a este diario digital.

 

Sonia tiene 47 años, es natural de Atanzón (Guadalajara) ,está casada y tiene una hija. Deberían ser detalles irrelevantes, pero la cruda realidad es que, en el escalafón académico, sobre todo en España, son muy pocas las mujeres que alcanzan este título y menos con estas circunstancias.

 

Basta con escuchar su historia para tomar conciencia de que el hecho de superar todos los obstáculos que se levantan en la carrera científica para las mujeres, eleva necesariamente a aquellas que lo consiguen, a la categoría de “super-woman”. Obstáculos que se convierten en retos, porque la sociedad asume que alcanzar alguno de esos escalones representa un “no puedes aspirar a más, porque eres mujer”.

 

Sus logros y reconocimientos no han pasado desapercibidos en Guadalajara y el próximo 25 de febrero, a partir de las 10.00 horas, ha sido invitada por TEDxAlcarriaSt a dar una charla en el Teatro Auditorio Buero Vallejo.

 

Entre aliviada de no tener que seguir enfrentándose a ese techo de cristal porque “ya no puedo ascender más” e indignada por la dificultad añadida, por el simple hecho de ser mujer, asegura que su camino siempre ha sido guiado por la máxima de hacer en cada momento “lo que me gustaba”

 

Parece que no termina de asimilar el hecho de ser un referente en tantos ámbitos: como mujer investigadora, como matemática e incluso como ejemplo de éxito de la escuela rural...

 

Yo he nacido en una familia muy clásica, pero he sido la última que ha tenido hijos, casi in extremis; la más rara; la que ha seguido estudiando hasta los 40... Y es algo que pesa mucho, tanto en tu ambiente familiar, como social. Me preguntan mucho por mi pueblo, que es Atanzón. Yo lo pasé mal, porque mis amigos estaban en un momento de plena ebullición en el que se compraban casas, viajaban y hacían cosas y yo mientras tanto, estudiando. Te alejas de las amistades, porque me he ido a China, Austria y otros sitios. Son sacrificios que te hacen ser un referente, pero tienes que estar muy segura de lo que dejas atrás. Supongo que en unos años lo veré de otra forma, porque ahora mismo vivo muy bien, con mis clases, a veces investigando desde casa y organizándome un poco como quiero, pero hasta llegar aquí he vivido muy mal. Espero que me queden por delante al menos los años que llevo vividos, porque si no, no me sale rentable esto (comenta entre risas)

 

"Son sacrificios que te hacen ser un referente, pero tienes que estar muy segura de lo que dejas atrás".

 

¿Qué significa este logro para usted?

 

Ya no puedo ascender más, como dice mi madre. Es un hito muy importante para mí, porque supone tanto esfuerzo y hay tan pocas mujeres catedráticas, que estoy muy orgullosa de haberlo conseguido. Estoy como en una nube. Sigo investigando igual y metiéndome en muchas cosas como si nada, pero al mismo tiempo estoy feliz y con mucha tranquilidad.

 

¿Qué se requiere para ser catedrática?

 

Académicamente, el título de Doctorado y una acreditación que concede la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditacion  (ANECA), que es una agencia del Gobierno, en base unos criterios mediante los cuales evalúa a los candidatos. Por ejemplo, tienes que tener más de 50 artículos, pero no vale cualquier artículo, sino que tienen que estar bien situados, indexados, con criterios de calidad. Además, tienes que liderar proyectos de investigación; acreditar estancias; un reconocimiento científico a nivel nacional e internacional; cierto número de horas de docencia... Y todo eso en los últimos diez años, por lo que si tienes que parar por una baja, esos criterios no los puedes alcanzar. Una vez tienes todo eso, lo solicitas y tardan en contestarte alrededor de seis o nueve meses. Si te contestan que no, eso te penaliza y tienes que esperar otro año y medio para volverlo a presentar. Si la respuesta es afirmativa, tienes que pasar una oposición. Así que casi lo más fácil es pasar la oposición.

 

¿Y cómo se compagina todo ese proceso con ser madre y con los requerimientos de la docencia y la investigación?

 

Con mucho sacrificio. Tuve una cena con mis compañeros de carrera, a los que hace por lo menos 25 años que no veía. Había dos profesores de universidad, que no eran catedráticos, y el resto trabajaba en la empresa privada. ¿Por qué? Porque ganan el doble de dinero que yo. La verdad es que me decían: Eso no merece la pena. Me he tirado 25 años trabajando, viajando, estudiando… También tienes que dar clases; que liderar proyectos; no valen estancias de dos semanas, sino mínimo de ocho. Ellos tienen hijos de 12 y 18 años y yo no he podido hacerlo en esos tiempos, porque no podía parar. O sacrificas la maternidad o renuncias a ser catedrática. Por eso hay tan pocas mujeres catedráticas.

 

"O sacrificas la maternidad o renuncias a ser catedrática. Por eso hay tan pocas mujeres catedráticas".

 

¿Cuántas mujeres catedráticas puede haber en la Universidad de Alcalá?

 

Pues no estoy muy segura, pero es posible que no haya más de un 10%. En cada departamento puede haber una como mucho, no más. En mi departamento yo soy la única y en el Física, es igual, sólo hay una catedrática. Para que te hagas una idea, en el Departamento de Matemáticas somos unas 50 y sólo hay una mujer catedrática y titulares sólo hay tres. Aunque en general hay pocas mujeres. Esto también pasa en la empresa, donde en los puestos de liderazgo, siempre hay muy pocas mujeres, aunque cada vez haya más. En la Universidad es algo parecido.

 

 

Y con todos esos hándicaps que se encuentra en el camino, ¿en qué momento decide ir a por todas?

 

En un principio decidí hacerme profesora titular que es una plaza de funcionario que requiere menos méritos, pero es cierto que cuando lo conseguí, me encontré con cosas que me enfadaron bastante… Comentarios del tipo: “Pues ahora ya, puedes ponerte a tener hijos”, como sugiriendo que me tenía que quedar ahí porque como mujer ya había llegado muy lejos. Me indignó bastante porque nadie se planteaba que yo pudiera querer ser catedrática. Tengo que reconocer que sentí rabia, porque a lo mejor yo quería continuar. Tenía en contra a casi todo el mundo, porque al final ya había hecho suficientes sacrificios en ese momento, pero seguí por llevar la contraria, porque claro que podemos mucho más y yo puedo ser catedrática. Al mismo tiempo no me imaginaba que tuviera que sacrificar tantas cosas. Ya he llegado, pero ahora hago repaso de todo… Presenté la acreditación una primera vez y me la denegaron porque tenía un vacío en el currículum por una baja y recuerdo aquello llorando y a punto de rendirme.

 

"Me encontré con cosas que me enfadaron bastante… Comentarios del tipo: 'Pues ahora ya, puedes ponerte a tener hijos', como sugiriendo que me tenía que quedar ahí, porque como mujer ya había llegado muy lejos"

 

 

¿Cuáles son sus referentes? ¿Dónde ha encontrado la motivación para llegar hasta aquí?

 

Realmente, creo que ha sido la pasión que tengo por mi carrera. La verdad es que no tengo referentes femeninos dentro de mi profesión. Quizá fuera de la misma sí, porque ves a mujeres que han llegado muy alto. Tengo que decir que como me gusta tanto lo que hago, al final reconozco que de alguna manera pensaba: Si no me saco la cátedra no pasa nada, porque esto me gusta. Me gusta investigar, descubrir cosas y la docencia. Enseñar a mis chicos y sacarles de ese pozo en el que las matemáticas son horribles, para que termine por gustarles. Eso me da una satisfacción tremenda. Así que, a lo largo de los años lo que he hecho es seguir, continuar trabajando e investigando porque me gustaba. Ahora lo sigo haciendo, pero sin esa presión de ser evaluada, de tener que conseguir 50 artículos, etc. Pero lo que me ha llevado hasta aquí, en definitiva, ha sido la pasión por mi profesión.

 

"A lo largo de los años, lo que he hecho es seguir, continuar trabajando e investigando porque me gustaba".

 

 

 

Y todo esto después recibir el reconocimiento del Gobierno Chino ¿Al final pudo viajar a Pekín a recoger el premio?

 

El Premio era el proyecto y dinero en metálico. El proyecto ya lo iniciamos en agosto, pero para viajar a Pekín, cuando llegabas, te tenían que mantener aislada en una habitación 24 días y la verdad es que no quería pasar por eso, por lo que suspendieron la entrega. Yo lo prefiero, porque la situación está muy complicada. Me da un poco de pena, pero el premio lo tengo y el reconocimiento también, y en algún momento, tengo que ir, pero no hay vistas a corto plazo. Por lo demás, nos conectamos por videoconferencia, tenemos varios objetivos en el horizonte, estamos enviando artículos y he dado conferencias, todas on line, y estoy muy contenta porque me tratan muy bien.

 

Para divulgar un poco las matemáticas, ¿en qué consiste el proyecto con el que recibió este reconocimiento?

 

Se trata de ecuaciones que utilizamos, por ejemplo, en el modelado, pero intentando simplificarlas al máximo para que sean más fáciles de manejar con el ordenador, cuando se manden a diseño geométrico, etc. Estamos hablando de simplificación de ecuaciones para aplicaciones. Hemos trabajado en ecuaciones para hacer cosas, que pueden ser muy extensas, con muchos números y variables, y lo que hacemos es simplificarlas. Ya hemos obtenido algunos resultados y hemos escrito artículos.

 

En Geometría Algebraica, que son ecuaciones aplicadas a la geometría, cualquier cosa que ves, por ejemplo, una silla, es una unión de curvas y debajo de esas superficies hay unas ecuaciones que le dan forma. Yo trabajo en generar esas ecuaciones para fabricar esa silla o bujías para coches, etc., y cuanto más simples son esas ecuaciones, más eficiencia tienen.

 

¿Por qué matemáticas y no biología, por ejemplo?

Tengo que dar una charla TedxAlcarria en el Teatro Auditorio Buero Vallejo, el próximo 25 de febrero y me estoy haciendo mucho esas preguntas. Al final, diría que en la vida van surgiendo pequeñas cosas. Yo no tenía una gran vocación de matemática. Quería ser profesora, pero no sabía si pedir matemáticas o química, cuando elegí la carrera. En mi camino se ha puesto gente, siempre hombres, todo sea dicho. Por ejemplo, un profesor de la UAH, que me ha ayudado mucho, me dijo ‘¿qué te parece si te planteo este problema, le das una vuelta, y si te interesa, haces el doctorado?’ Ahí descubrí que me gustaba mucho investigar y ese tipo de cosas me han ido llevando. Las matemáticas fueron porque me gustaron en COU y no se me daban mal, aunque la carrera luego no tiene nada que ver con lo que has aprendido en el instituto. En definitiva, lo que he hecho es simplemente elegir lo que me gustaba.

 

"Piensas que vas a tener cierta relevancia por el hecho de ser catedrática y cuando vas a solicitar proyectos todavía te encuentras con el hecho de que por ser mujer no te conceden ciertas cosas. Es realmente preocupante que esto pase todavía..."

 

Decía antes que no sabía hasta qué punto merece la pena todo esta carrera de fondo ¿En España se valora suficientemente la labor investigadora?

 

No, para nada. De hecho me valoran muchísimo más fuera. No sólo en China, te hablo de cualquier país europeo. Yo he estado mucho también en Austria. Los sueldos, además, son mucho más altos. Se puede pensar que un catedrático tiene que ganar mucho dinero, pero cualquiera de mis compañeros con los que cené el otro día gana el doble que yo en una empresa. La investigación está fatal valorada. Además, piensas que vas a tener cierta relevancia por el hecho de ser catedrática y cuando vas a solicitar proyectos todavía te encuentras con el hecho de que por ser mujer no te conceden ciertas cosas. Es realmente preocupante que esto pase todavía.. En investigación y siendo mujer… muy mal.

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Powered by WebTV Solutions