La nueva Ley de Bienestar Animal arroja más incertidumbres que certezas entre propietarios, protectoras y cazadores de Guadalajara

Publicado por: Marta Perruca
25/02/2023 08:00 AM
Reprods.: 503
Imagen: La Camada
Imagen: La Camada

El Decano ha pulsado la opinión de la protectora de Guadalajara 'La Camada', la Asociación de Titulares de Cotos de Caza (Atica) y una persona propietaria de animales de compañía, Sara Ortega, sobre la nueva Ley, que ha pasado el filtro del Congreso, dejando fuera a los perros de caza y los toros, y está pendiente de su aprobación definitiva en el Senado, en los próximos días

El Congreso de los Diputados ha dado el visto bueno a la denominada “Ley de Bienestar Animal”, que pasa ahora al Senado para su aprobación definitiva. Precisamente, este viernes finalizaba el plazo para la presentación de enmiendas parciales y vetos de los distintos grupos a la norma, que tiene como fecha límite de tramitación el 9 de marzo. Un proceso que no ha estado exento de polémica a lo largo de su tramitación y que, de momento, arroja más incertidumbres que certezas. Y es que, si bien es cierto que refuerza la protección de los animales contra el maltrato o el abandono, deja fuera a los perros de caza y a los toros, estos últimos como patrimonio cultural inmaterial; impone nuevas obligaciones a los propietarios que, entre otras muchas cuestiones, tendrán superar una formación on line con el fin de determinar su aptitud para la tenencia de animales de compañía o suscribir un seguro de responsabilidad civil y establece nuevas prohibiciones y limitaciones, endureciendo las sanciones.

 

Entre otras cuestiones, este nuevo marco legal establece que los propietarios de mascotas deberán “mantenerlos integrados en el núcleo familiar, en buen estado de salud e higiene” y prohíbe tenerlos permanentemente en terrazas, balcones, patios, sótanos o en vehículos cerrados o dejarlos atados a las puertas de un establecimiento sin supervisión. También se limita el tiempo que los animales pueden estar solos en casa, dependiendo del tipo de mascota y regula cuestiones como la custodia del animal, en caso de separación de los propietarios. 

 

Además, está pendiente de definir el listado positivo de animales que serán considerados mascotas. De momento, el texto adelanta que sí lo serán perros, gatos y hurones y que no podrán recogerse en este listado ninguna de las especies exóticas incluidas en el real decreto que regula el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.


Otro de los cambios que recoge es la derogación de la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos, con lo que se excluye la determinación de la peligrosidad basada tan solo en la pertenencia a una raza determinada. En lugar de ello, todos los canes que tengan un peso superior a los diez kilos deberán superar un examen práctico de obediencia y comportamiento. De lo contrario, no podrán salir a la calle sin bozal y deberán ir sujetos con correa corta.

 


El Decano de Guadalajara se ha puesto en contacto con algunos de los actores implicados, como la presidenta de la Asociación Protectora de Animales y Plantas de Guadalajara “La Camada”, Práxedes Rodríguez; el presidente de la Asociación de Titulares de Cotos de Caza de Guadalajara (Atica), Francisco Plaza, y una persona propietaria de varias mascotas, entre ellas, un perro de los considerados hasta ahora de Raza Potencialmente Peligrosa, Sara Ortega.

 


Práxedes Rodríguez (La Camada): “La Ley es un buen punto de partida, pero queda todavía mucho por avanzar”

 


Para la presidenta de La Camada, Práxedes Rodríguez, la Ley tiene aspectos positivos y es un buen punto de partida “pero la cuestión de los perros de caza, que sería la más sangrante, se ha quedado fuera de la Ley. Yo espero que esta Ley sea un primer paso y que se siga avanzando para mejorar la vida de todos”. Práxedes Rodríguez destaca, que hasta ahora no había un marco legal nacional que unificase todas las leyes de protección animal que existen en las comunidades autónomas. A partir de la entrada en vigor de la Ley, “las comunidades todavía tendrán bastante campo de acción, pero el que haya una ley de mínimos de nivel superior creo que es importante”, afirma la representante de La Camada.

 

Asimismo, hace hincapié en el hecho de que los animales de compañía cuenten con un estatuto jurídico diferente al de bienes materiales, y sean considerados seres vivos, dotados de sensibilidad: “Ya no son cosas, sino miembros de tu familia, que es algo que teníamos claro la gente que estamos en este mundillo, pero parece que a gran escala hay gente que todavía no lo concibe así”.

 

Además, valora cuestiones como el fin de la venta de animales entre particulares, que “ahora serán adopciones o compras a criadores acreditados” o el establecimiento de un curso obligatorio para la tenencia de perros con lo que espera que “haya menos abandono, porque si compras o adoptas un animal, el tener que hacer un curso, que por lo visto va a ser bastante fácil, ya te hace valorar lo que supone tener una mascota en casa”.

 

Dentro de la protectora, indica, ya se aborda un proceso muy riguroso  a la hora de tramitar la adopción de las mascotas: “Hacemos una entrevista personal previa a la adopción y un seguimiento (…) En esa entrevista incidimos mucho en las responsabilidades que implica y en todo eso que ahora recoge esta ley”. Práxedes insiste en que ese curso previo debe recalcar las desventajas de tener un animal “porque los beneficios ya todos los conocemos”, con el fin de que los futuros dueños sean plenamente conscientes de que “adquieren una responsabilidad para toda la vida”.En esta línea, considera positivos los artículos de la ley que inciden en las labores de concienciación y en los programas de educación para sensibilizar a la sociedad, “también a nivel de los colegios que es de donde hay que partir para generar una buena base”.

 


En cuanto a la derogación de la Ley de Perros Potencialmente Peligrosos, Rodríguez es de la opinión de que ninguna raza es peligrosa de por sí, “ aunque no es lo mismo que te muerda un caniche, que un perro de presa, simplemente por la mordida, pero un perro bien socializado y educado, no tiene por qué tener ningún problema”. No obstante, las alternativas en este sentido, afirma, plantean incertidumbres, porque ¿Cómo y quién va a realizar ese examen de obediencia y comportamiento? “Yo creo que es algo que todavía se tiene que desarrollar”, apunta.

 


Una buena herramienta para controlar a los canes en este sentido, opina, son los censos de animales de compañía, algo que hasta ahora estaba en manos de las comunidades autónomas y de algunos ayuntamientos. La nueva Ley contempla la creación del Sistema Estatal de Registros de Protección Animal (SERPA), así como la implantación del DNI para mascotas, que será compatible, pero independiente de los microchip. El objetivo de esta documentación es la localización rápida de los dueños en caso de pérdida o abandono e incluirá información como el nombre, la fecha de nacimiento, los datos del propietario o el carnet de vacunación.

 

Por otro lado, comenta, la Ley también hace mención a las colonias felinas, que deberán ser esterilizadas. Además, los Ayuntamientos serán los responsables de garantizar su seguridad y salud, así como su identificación a través de microchip. “En Guadalajara se está llevando ya a cabo el control de estos animales. Hemos luchado mucho para ello y se han censado bastantes colonias. Hay algunas que están prácticamente esterilizadas como la de “El Juncal” y los alimentadores ya están acreditados con un carnet con el que pueden dar de comer a los animales sin que la policía los multe”.

 

Rodríguez también valora positivamente la regulación que hace la nueva Ley de la esterilización de los animales de compañía. Por ejemplo, en el caso de los gatos será obligatorio antes de los seis meses, salvo los inscritos como reproductores por parte de un criador registrado en el Registro de Criadores de Animales de Compañía. No lo será en el caso de los perros, que sólo tendrán esta obligación cuando sean adquiridos mediante adopción en protectoras o centros públicos o convivan en el núcleo familiar con otros perros con los que puedan aparearse, aunque la cría queda limitada únicamente a personas acreditadas como tales.

 

La Camada espera que la ley evolucione con los perros de caza hacia “mismos perros, mismas leyes”

En términos generales, la presidenta de La Camada aplaude la nueva Ley, pero dejando al margen la exención de los perros de caza y los toros, “que a todo el sector que nos dedicamos a esto nos ha dejado helados (…) Ha sido decepcionante, porque pensábamos que iba a salir, aunque fuera más light. Igual que los toros. Habla de que no se puede matar a un animal públicamente o exhibir, pero ahí tenemos las corridas de toros y los espectáculos taurinos en los que también participan niños”, declara. Cabe señalar que, de acuerdo con el texto provisional de la norma, los zoológicos o delfinarios deberán transitar a espacios de protección e investigación a partir de 2026; los circos con animales quedan prohibidos, así como los festejos populares, de los que se excluye a los toros, aunque sí prohíbe las peleas de gallos.

 

“No tiene sentido dejarlos fuera de la Ley. Es lo que se viene diciendo: mismos perros, mismas leyes ¿Por qué un podenco, un galgo, o cualquier tipo de perro de caza, si tú lo tienes en casa tiene unos derechos y si está en una reala, que está más desprotegido, no tienen esos mismos derechos? Personalmente, creo que en esta cuestión ha jugado un papel importante el lobby de cazadores que tienen mucho poder todavía en bastantes comunidades, como es el caso de Castilla-La Mancha”, afirma la presidenta de la protectora.

 

Rodríguez asegura que una vez termina la temporada de caza, que en Castilla-La Mancha finaliza por estas fechas, se incrementan las cesiones de perros a la protectora por parte de los cazadores. Afortunadamente, apunta, esta modalidad ha cobrado importancia sobre el abandono, aunque todavía se produce. “Digamos que la gente va tomando un poco de conciencia y nos llaman para cedérnoslos. La frase típica es ‘que tengo que quitarme este perro’, lo que ya nos indica que cosifican a su animal y no lo ven como un ser vivo, sino como algo que le sobra, porque ya no le sirve”.

 

Práxedes comenta que “no hay que generalizar, pero sí es cierto que son perros que en su inmensa mayoría no viven en unas condiciones óptimas de cuidados veterinarios, alimentación, sitios donde tienen que vivir, porque suelen estar en naves o en perreras, que son como corrales. De hecho, muchos ni siquiera tienen microchip. Más que maltrato físico, se trata de que no viven en las condiciones adecuadas, aunque al final eso también es maltrato físico”, concluye.

 

Duna, perro presa canario. Imagen: Francisco PlazaMusu, pastor alemán. Imagen: Francisco Plaza
Duna, perro de prensa canario y Musu, pastor alemán. Imágenes: Francisco Plaza

 

Francisco Plaza (Atica): “La Ley va dirigida hacia una protección animal que ya tenemos, que han tratado de incrementar para intentar destrozar la caza y ahora están que arden, porque nos hemos quedado fuera"

Por su parte, el presidente de la Asociación de Titulares de Cotos de Caza, Francisco Plaza, valora como un logro el que los perros de caza se hayan quedado al margen de la Ley de Bienestar Animal y afirma que los datos del Seprona desmienten que se produzca un mayor abandono o maltrato de los canes dentro de la actividad cinegética. “Al final, entre unos y otros, encabezando protestas, hemos conseguido quedarnos fuera (…) Si se hubiera aprobado lo que recogía el Proyecto de Ley, ahora mismo no se podría cazar, porque sería completamente incompatible”, afirma. Según Plaza, “al que más le interesa que sus perros tengan un trato digno es al cazador” y en este sentido asegura que “todo el mundo tenemos nuestros perros cuidados y convenientemente vacunados porque así lo marca la Ley” y de lo contrario, “ya está la ley para que lo castigue”.


A pesar de haber conseguido dejar fuera de esta nueva regulación a los perros de caza,  indica que los cazadores “somos personas que también solemos tener perros en casa y creo que nos va a perjudicar muchísimo”.


De esta manera, entiende que la protección y regulación que hace la legislación actual es más que suficiente: “La Ley va dirigida hacia una protección animal que ya tenemos, que han tratado de incrementar para intentar destrozar la caza y ahora están que arden, porque nos hemos quedado fuera. Un animal como un perro no podría cazar, porque estaría penado con una multa” indica y añade que “lo importante es proteger al animal de una manera adecuada” y en este sentido considera que “ya se protege y ya está penado incluso con pena de cárcel, lo que no puede ser es lo que están intentando hacer”.

 

El presidente de Atica considera que el endurecimiento de las sanciones va a suponer un perjuicio para los propietarios: “Imagínate que sacas a tu perro a la calle y se rompe la pata. Eso hay que justificarlo o de lo contrario podrías tener problemas, de igual manera que si sale corriendo porque se ha escapado y le atropella el coche. En esos casos podrías tener que hacer frente a penas muy importantes”, valora Plaza.


También se muestra preocupado con los artículos que limitan la cría y venta a criadores autorizados inscritos en un registro, imposibilitando la venta entre particulares, lo que opina que también va a acarrear consecuencias para los dueños de mascotas: “Por ejemplo, si llevas tu perra al parque y, sin darte cuenta se queda preñada. Ahí tienes un problema grandísimo, porque no se pueden vender, ni ceder, ni dar a nadie y se contemplan multas de hasta 10.000 euros”.Con ello, augura que los animales de compañía irán en descenso, “porque no puedes criar, no puedes tener, reponer o vender” y que “los criadores autorizados también desaparecerán poco a poco”.

 


Además, el presidente de los titulares de cotos cinegéticos se posciona del lado de lo que han denunciado algunas publicaciones del sector, como Jara y Sedal, sobre la obligación de los ayuntamientos en el matenimiento y esterilización de las colonias felinas o a la hora de mantener un servicio de urgencia para la recogida y atención veterinaria de animales extraviados o abandonados, disponible las 24 horas, los 365 días del año, teniendo en cuenta que hay pueblos en la España vaciada con apenas un puñado de habitantes donde el médico pasa una vez a la semana. En concreto, el punto 1 del Artículo 22 recoge que “Corresponderá a los ayuntamientos la recogida de animales extraviados y abandonados y su alojamiento en un centro de protección animal. Para ello deberán contar con un servicio de urgencia para la recogida y atención veterinaria de estos animales, disponible las veinticuatro horas del día”

 

De este modo, para el presidente de Atica el impacto de este nuevo marco legal “lo vamos a ver a corto plazo, en cuanto entre en vigor la Ley” y en su opinión “lo vamos a sufrir la gente normal que tenemos perros en casa o un gato al que vamos a tener que cuidar con mil ojos para que no le ocurra absolutamente nada” y añade que “cada animal tiene que estar donde tiene que estar. Hay perros que estarán en casa y otros en sus perreras, limpias con su buena comida, con todas sus vacunas y con todo lo que ahora mismo contempla la Ley, dándole una vida sana. Veo un perro mucho más feliz de un cazador que los que tienes en casa”, concluye.

 

Sara Ortega: “Llevaba mucho tiempo esperando esta Ley porque tengo una American Stanford y parece que tengo un dragón en las manos, en lugar de un perro”

 

Sara Ortega tiene varias mascotas adoptadas, concretamente tres gatos y una perra. La más reciente es Zira, una American Stanford que la legislación vigente considera Raza Potencialmente Peligrosa y que adoptó en la protectora de Guadalajara hace tres años. Asegura que lleva mucho tiempo esperando la aprobación de esta Ley “porque al ser una American Stanford está limitada por todo y parece que llevo un dragón en las manos, en vez de un perro”, comenta entre risas.

 

En esta línea valora la oportunidad “de poder evaluarla haciendo un examen”, independientemente de la raza, aunque considera que existen todavía muchas lagunas en relación a los mecanimos que se van a emplear para ello y, por otro lado, reconoce que no tiene sentido que cualquier perro, por el hecho de pesar más de diez kilos, tenga que llevar bozal o correa corta, “a no ser que alguien, que de momento está definido de manera muy abstracta, porque los veterinarios se han echado mucho encima, (…) valore lo contrario. Yo estoy deseando que alguien evalúe a mi perra para quitarle el bozal, porque es la perra más buena del mundo, pero te pones a leer y te dicen mucho, pero nada en concreto”.

 

En términos generales, afirma que aborda aspectos muy importantes, “que deberían haber estado aprobadas hace mucho tiempo”, sobre todo en lo que se refiere al maltrato animal, al abandono, al control de los criadores o al tiempo que los animales de compañía pueden estar solos en viviendas, “porque es verdad que, sobre todo en verano, se ve a un montón de gente, por ejemplo, en redes sociales, que los deja encerrados en terrazas a su suerte y desnutridos” y valora favorablemente el endurecimiento de las penas y las sanciones. No obstante, se muestra escéptica en lo que se refiere a los mecanismos de control y vigilancia de todas estas cuestiones.


Al mismo tiempo, manifiesta estar indignada por la exclusión de los perros de caza de esta Ley de Bienestar Animal: “Llevo cuatro años siendo madrina de cuatro perros de la protectora de Guadalajara y, por desgracia, una gran mayoría de los perros que vienen son perros de caza y muchos galgos, que llegan aterrorizados, o con perdigones en el cuerpo…”, afirma.

 

Por otro lado, en lo que se refiere a la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil indica que “no me parece mal de cara a personas que son muy irresponsables, porque he tenido casos en los que han mordido a mi perro, le han tenido que coser y todo eso lo pago yo, porque la otra parte se desentiende”.

 

Finalmente, como propietaria de animales de compañía no entiende que vaya a ser realmente útil el hecho de que los propietarios tengan que pasar una prueba on line que les acredite para tener animales de compañía: “Lo han comparado con el examen que tienen que hacer las personas con licencias para perros potencialmente peligrosos, que en estos momentos consiste en sacarte una licencia y pasar un psicotécnico y las preguntas de ese examen son del tipo ‘cuando estás cabreado ¿tienes ganas de matar?’ y sinceramente, por muy loca que yo estuviera o quisiera utilizar a mi perra como arma blanca (que no es el caso) dices que no y ya has pasado el curso. Al final creo que son cosas que han sacado cogidas con pinzas (…) ¿Quién va a hacer esas pruebas o va a determinar si apruebas o no apruebas? ¿Un funcionario, un veterinario…?” Antes que estos test on line, opina que sería mucho más efectivo “concienciar y que las protectoras fueran las responsables de hacer este tipo de formaciones (…) porque al final estas organizaciones mantienen entrevistas personales y ven cómo se comportan con el perro, pero a través de una pantalla es como copiar en un examen”.

 

 

 

 

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Tags:
Powered by WebTV Solutions