El cine documental sigue estando muy fuerte

15/08/2023 08:00 AM
Reprods.: 177
Oaxaca de Juárez (Méjico), ha albergado un festival de cine con presencia guadalajareña//Imagen: Pexels Jhovani Morales.
Oaxaca de Juárez (Méjico), ha albergado un festival de cine con presencia guadalajareña//Imagen: Pexels Jhovani Morales.

El centro histórico de la ciudad de Oaxaca de Juárez (México) ha celebrado la primera edición del festival de cine documental DocsOaxaca, en el que Guadalajara ha estado representada por la editorial arriacense Océano Atlántico Editores

 

El centro histórico de la ciudad de Oaxaca de Juárez (México) posee la consideración de Patrimonio Mundial de la Unesco desde hace 36 años. Una calificación que –junto a Monte Albán– obtuvo en 1987, constituyéndose como uno de los primeros enclaves del país en lograr la mencionada distinción. No en vano, la historia, el patrimonio, la cultura y la etnografía brotan por todos los rincones del casco antiguo de dicha urbe, emplazada en el suroeste mexicano.

 

Allí, se ha celebrado entre el 28 de julio y el 5 de agosto de 2023 la primera edición del festival de cine documental DocsOaxaca. Un certamen en el que se han visionado decenas de películas de gran calidad, y que se han hecho las delicias del público. Además, las actividades también han llegado a diferentes municipios del Estado oaxaqueño. Entre ellos, Juchitán de Zaragoza, Villa de Etla, Santo Domingo Yanhuitlán, Santa María Atzompa, Guelatao de Juárez o San Antonino Castillo Velasco. ¡Todo un lujo!

 

¡Guadalajara, presente!

 

Entre los participantes en DocsOaxaca, se distinguieron representantes de la editorial arriacense Océano Atlántico Editores, un sello domiciliado en Guadalajara que pretende tender puentes entre España y México a través de diferentes disciplinas culturales y artísticas. También mediante el cine. “Buscamos constituirnos como un lugar de «tribuna libre y puerta abierta». Algo que queremos alcanzar mediante la lectura, el libro y, por supuesto, a través del «Séptimo Arte»”, aseguraba Julio Martínez, gerente de dicha empresa cultural. En definitiva, gracias a esta filosofía, “perseguimos una mayor comunicación entre ambos países, dos realidades que tenemos muchas cosas en común, aunque no dialogamos lo suficiente”, añadía este alcarreño. Por ello, se ha de estimular este intercambio de pareceres.

 

El Festival 

 

La función inaugural de la propuesta fue 'A través de Tola', de Casandra Casasola, una joven cineasta –nacida en 1995– que plasmó en este trabajo el relato de una experiencia familiar. “Junto a su abuela y a su madre, una hija naufraga en un mar de recuerdos tras la ausencia paterna”, exponía el director ejecutivo de DocsMx, Inti Cordera, encargado de abrir la sesión. “En un país de hombres ausentes o desaparecidos, las mujeres que los rodean –sus madres, sus esposas, sus hijas– se encargan de preservar sus memorias, que no siempre son reconfortantes”, explican desde el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), una institución que ha apoyado esta producción y que –también– ha colaborado en la organización del certamen.

 

Durante su alocución, Cordera mencionó las diferentes “pistas” en las que se ha sujetado el festival oaxaqueño. La primera estuvo vinculada con la 'exhibición', a través de la cual se han programado decenas de proyecciones en varias sedes repartidas por la ciudad. Las mismas se ubicaron en el Teatro Juárez, en las bibliotecas Margarita Maza de Juárez y Andrés Henestrosa, en la Sala Elia, en la Estación Morelos o en el Centro Gastronómico de la mencionada ciudad.

 

Asimismo, Cordera relató la existencia de tres secciones "competitivas por el público” dentro de la categoría de la exhibición. En primer lugar, 'Hecho en México', orientada a creadores nacionales; 'Global Docs', dirigida a cineastas de diferentes partes del mundo y en la que se han recibido producciones de países tan diversos como Alemania, Países Bajos, Finlandia, Francia, Chile o Estados Unidos; y, por último, 'Fragmentos oaxaqueños', donde se eligieron cuatro trabajos de realizadores vinculados con Oaxaca.

 

La “segunda pista” se vinculó con la 'formación', bajo cuya perspectiva se han organizado diferentes propuestas. Iván Contreras, coordinador de itinerantica de DocsMX, dio a conocer proyectos como 'Plataforma MX', “un taller de desarrollo de proyectos con equipos de ocho estados de México”; o 'Un, docs, tres por mí', una idea dirigida a las infancias. También mencionó 'Docs Talks', una serie de conversatorios con los cineastas invitados, en los que –a lo largo del festival– se analizó el quehacer de la no ficción.

 

La tercera de las patas del encuentro estuvo vinculada a la 'creación'. La máxima representación de esta faceta fue el Reto Docs, en el que dos equipos de jóvenes tuvieron 100 horas para rodar y entregar un documental. “Se presentaron más de 20 proyectos, por lo que la selección final fue muy complicada”, aseguraba María José Baxin, coordinadora de la idea.

 

El público, durante una de las sesiones del Festival.
El público, durante una de las sesiones del Festival.

 

Un reto para los jóvenes cineastas

 

Precisamente, en esta última iniciativa –el Reto Docs– se quiso estimular la creatividad de jóvenes de entre 18 y 28 años. “A los implicados se les otorgó poco más de cuatro días para que realizasen un proyecto, que previamente han presentado y cuyo producto final ha de tener un metraje de entre siete y 10 minutos”, explica Baxin. En definitiva, tras estas 100 horas, la idea documental “debió de estar terminada tal y como se vería en la gran pantalla”.

 

Para la consecución de este objetivo, se proporcionó a los inscritos los equipos de cámara, de edición y de sonido necesarios, que –a su vez– fueron obtenidos por la organización gracias a diversas entidades colaboradoras. Asimismo, “les ofrecimos talleres formativos, para que los creadores poseyeran más herramientas a la hora de hacer sus trabajos”. Se les propuso cursos de producción, de fotografía o de sonido, entre otros.

 

Este año se remitieron más de una veintena de iniciativas –todas ellas de una gran calidad–, por lo que el trabajo de selección fue 'realmente complejo'. Pero tras un análisis exhaustivo, finalmente se optó por dos iniciativas. La primera fue 'Detrás de la barricada', un filme en el que participaron Melina Martínez, en la dirección y en la fotografía; Alberto Venegas Pacheco, en edición; y Luis Ángel Hernández, en sonido. 

 

“El 17 mayo de 2013, Leonel Manzano fue encarcelado injustamente y trasladado a una cárcel de máxima seguridad en Jalisco. Estuvo privado de la libertad durante casi seis años, en donde pasó sus días escribiendo el libro 'Detrás de la barricada', abriendo el camino hacia la memoria colectiva y compartiéndonos sus recuerdos de la lucha popular en Oaxaca”, se indica la sinopsis. Esta composición ganó el premio del jurado.

 

Y, en segundo lugar, se realizó 'No te arrugues cuero viejo', un proyecto desarrollado por Rogelio Chicatti Villalobos, en la dirección; Diana Nava López, en la fotografía; José Carlos Velásquez, en el sonido; y Astrid Chicatti Villalobos, como asistente de dirección y fotografía. “Don Ismael Martínez es originario del barrio de Jalatlaco, de Oaxaca. Durante años se dedicó al curtido de piel, herencia de sus padres y abuelos, uno de los oficios más antiguos y tradicionales del Estado, en el que se convierte en cuero la piel de animales. Sin embargo, la modernización y las bajas ventas han ocasionado que don Ismael abandone su oficio. Hoy, su taller es una cantina”. Este trabajo consiguió el reconcomiendo del público.

 

El Festival también contó con talleres para jóvenes y niños.
El Festival también contó con talleres para jóvenes y niños.

 

Muy jóvenes promesas

 

Bajo dicho enfoque, el cine debe llegar a todos los rincones de México y a la totalidad de las franjas de edad de sus ciudadanos. Esta también fue la filosofía del programa 'Un, docs, tres por mí', un “taller de exploración audiovisual para las infancias, en el que niñas y niños se divierten mientras realizan un 'cortito» documental', explicaba Inti Cordera, director ejecutivo del festival DocsMx, entidad organizadora de la primera edición de DocsOaxaca.

 

Así, se ha desarrollado la mencionada actividad infantil, que ha conseguido reunir a decenas de muchachos el pasado sábado, 29 de julio, en el Museo de la Filatelia de la capital oaxaqueña. “En este taller, los participantes han podido realizar un cortometraje y explorar en equipo las herramientas audiovisuales que existen. De esta forma, nos hemos acercado al cine de no ficción para fortalecer nuestra autonomía”. Tras la realización del 'cortito', los participantes invitaron a todos sus amigos y familiares a verlo en pantalla grande. La cita fue el sábado 5 de agosto, en la Sala Eli de Oaxaca. Al llamamiento acudieron centenares de personas.

 

Además, durante DocsOaxaca también se disfrutaron de diversas proyecciones especiales. En total, fueron seis, entre las que se encontró el pase inaugural –ya mencionada–, así como 'La Montaña' y 'Nómadas', que cosecharon un notable éxito de asistencia. De igual forma, se han de mencionar las producciones de la sección 'Hecho en México', donde la producción 'Las mujeres del MAR' generó un gran interés de propios y extraños.

 

España también estaba allí

 

Durante todo el festival, las referencias a España fueron constantes. No en vano, y desde 2017, se ha venido impulsando una edición hispana del encuentro, que se realiza anualmente en Valencia. Durante las seis ediciones celebradas en la capital del Turia, la acogida del público ha ido en aumento, uniendo la imagen de nuestro país y la de México a través del celuloide. “La no ficción es la mejor herramienta para conocer, observar, reflexionar y transformar la realidad que nos rodea, tanto la que parece lejana y ajena como la cercana y propia”, aseguraba Pau Montagud, director general de la propuesta valenciana.

 

De hecho, “no somos un festival de películas, sino que somos historias, miradas, perspectivas, vivencias y, sobre todo, intercambio de culturas”. De hecho, “cada documental es emoción, descubrimiento, sorpresa, belleza, poética y, por qué no, humor. Eso es lo que intentamos transmitir al espectador cuando las luces se apagan”, se añade desde DocsValencia. “Entendemos los festivales de este género como espacios de agitación intelectual, como escenarios para pensar nuestro mundo”.

 

En consecuencia, se ha de continuar trabajando por el mismo camino. La cultura –en su más amplio espectro– estimula el entendimiento entre pueblos y el acercamiento entre sociedades, aunque sean muy distantes en el espacio. Así, se ha de seguir estimulando la expresión a través de las diferentes artes, bien sea el cine –sea documental o de ficción–, de la literatura o de otras fórmulas. Y se debe hacer desde la más tierna infancia y juventud, mediante ideas como las de «Un, docs, tres por mí» o el Reto Docs.

 

Unas grandes ideas que siempre cuentan con un recibimiento muy reseñable, aunque algunos –sobre todo, en sectores políticos y sociales ultras, ahora presentes en muchos gobiernos– lo vean como algo raro.

 

En el certamen se han visionado decenas de pelñiculas de gran calidad.
En el certamen se han visionado decenas de pelñiculas de gran calidad.

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions