Los beneficios de la sostenibilidad empiezan a calar entre los empresarios

Publicado por: Julio Muñoz
03/12/2023 08:00 AM
Reprods.: 95
Imagen: Greentology.
Imagen: Greentology.

El 71 % de los directivos reconoce los efectos positivos de la aplicación de los criterios ASG, aunque no se observe como una obligación financiera para generar negocio, mientras que los consumidores siguen desconfiando de muchas de estas medidas al considerarlas una práctica para lavar su imagen.  

 

El número de directivos que creen que la sostenibilidad trae consigo beneficios empresariales se ha multiplicado por tres en el último año. En un contexto marcado por las temperaturas récord en el planeta cada vez más directivos reconocen las ventajas de incorporar prácticas y procesos empresariales sostenibles en sus negocios. Esta es una de las principales conclusiones del informe del Instituto de Investigación Capgemini, Un mundo en equilibrio 2023.  
 

Si en el verano de 2022 apenas el 21% de los ejecutivos tenía una percepción clara sobre los beneficios empresariales de aplicar criterios de sostenibilidad este porcentaje se ha disparado al 63% este año, un 71% en el caso de los directivos españoles lo que sitúa a España 8 puntos por encima de la media. Al mismo tiempo el porcentaje de directivos que afirma que el coste de las iniciativas de sostenibilidad es superior a los beneficios se ha reducido del 53% al 24%.  
 

También se ha reducido en más de la mitad el porcentaje, del 53% al 22%, de aquellos que consideran que las iniciativas de sostenibilidad son una carga financiera para la organización. Sin embargo, los expertos de Capgemini, líder en gestión de negocios, considera que este impacto será limitado si no cambian los niveles de inversión. 
 

El beneficio y la presión normativa claves en el cambio de percepción 
 

El aumento de los fenómenos meteorológicos extremos que afectan a todos los continentes y su creciente coste asociado están desempeñando, sin duda, un papel importante en este cambio de percepción. Otros factores claves en este cambio de percepción se incluyen también la creciente presión normativa y la confirmación de que la inversión realizada en criterios sostenibles genera importantes retornos económicos. 
 

Argumentos lo suficientemente convincentes para justificar y motivar la adopción de estrategias e iniciativas de sostenibilidad medioambiental y social. Al respecto, según el estudio de la firma de gestión, tres cuartas partes de los directivos confían ahora en aumentar los ingresos futuros frente a poco más de la mitad de los que pensaban que esto era posible en 2022.  
 

Esta ventaja empresarial junto con una normativa más exigente ha llevado a las organizaciones empresariales a avanzar de forma significativa en la definición de sus hojas de ruta de sostenibilidad desde el año pasado. Tal y como recoge el informe, el 61% de los directivos afirma ahora que su empresa tiene una lista prioritaria de iniciativas de sostenibilidad para los próximos tres años, frente al 49% en 2022, y el 57% reconoce que su organización está rediseñando su modelo empresarial/operativo para ser más sostenible respecto al 37% en 2022. 
 

A pesar de este cambio positivo, el impacto real limitado sin una mayor inversión en medidas destinadas a mejorar nuestro entorno desde todos los puntos de vista. En 2023, la inversión media anual en iniciativas y prácticas de sostenibilidad medioambiental en todos los sectores apenas ha aumentado un 0,01% respecto al año pasado. Una cifra ridícula teniendo en cuenta el retorno obtenido. 
 

En Capgemini considera que las organizaciones también siguen quedándose cortas en términos de presentación de informes, especialmente en la medición y recopilación de emisiones. De hecho, el número de organizaciones con capacidad para medir y recopilar datos sobre las emisiones no ha variado de un año a otro según afirman sus directivos en la encuesta. 
 

Del mismo modo, la acción en torno al diseño de productos sostenibles ha experimentado un movimiento limitado o nulo. Cada vez más directivos recurren a terceros para auditar los datos de sostenibilidad –un 54%, cuatro puntos más que el año pasado – pero, paradójicamente, son menos los que hacen lo mismo para divulgar y evaluar los avances. 
 

La sostenibilidad social asciende en la agenda empresarial 
 

Más allá de que todavía no existen pruebas científicas definitorias de que la responsabilidad del cambio climático sea fruto de la actividad humana, lo cierto es que las consecuencias se están volviendo imposibles de ignorar y cualquier acción para mitigarla debe tenerse en cuenta, así como el posible coste futuro de no hacer nada.  
 

En este sentido, existe margen para el optimismo. Más de la mitad de los directivos asegura que su organización se centra cada vez más en la dimensión social de los aspectos medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG), siendo los principales beneficiarios los propios empleados de las empresas. Sin embargo, la investigación revela que las organizaciones podrían hacer más para apoyar a los trabajadores de la cadena de suministro: casi dos tercios (64%) de los ejecutivos afirman que su organización tiene en cuenta las calificaciones ASG y los compromisos medioambientales asumidos por los proveedores durante la selección de proveedores, pero solo el 38% confirma que únicamente trabaja con proveedores que pagan un salario digno. 
 

Se espera que la IA generativa sea un eje central de las estrategias de sostenibilidad  
 

En este proceso, las empresas tienen depositadas muchas de sus esperanzas en la tecnología digital y, en particular, en la Inteligencia Artificial (IA) generativa, para ayudarles a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad. Más de la mitad de los ejecutivos españoles, un 55% frente al 59% de media mundial, cree que esta tecnología desempeñará un papel fundamental en sus esfuerzos de transformación sostenible de su organización. Paralelamente, el mismo porcentaje de ejecutivos (57%) afirma que su organización ha empezado a tomar medidas para mitigar el impacto medioambiental del uso de modelos de IA generativa. 
 

Los ciudadanos, sin embargo, no están tan convencidos de ello. El 37% de los consumidores españoles, según refleja el estudio, tienden a pensar que se trata de prácticas engañosas y que la mayoría de estas iniciativas de sostenibilidad responden a una simple estrategia de 'grenwashing', es decir mera política de márquetin destinada a lavar la imagen empresarial.  
 

En cualquier caso, Cyril Garcia, director de Servicios Globales de Sostenibilidad y Responsabilidad Corporativa y miembro del Consejo Ejecutivo del Grupo Capgemini, considera imprescindible que "las organizaciones inviertan en medidas con garantía de futuro y cambien sus modelos de negocio para crear productos y servicios sostenibles. Es 'ahora o nunca' para las organizaciones: solo aquellas que hayan invertido con la suficiente antelación y sitúen la sostenibilidad en el centro de su estrategia, podrán aprovechar realmente los beneficios". 


Julio Muñoz es periodista de información económica y experto en comunicación. 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions