Marchamalo conmemora los 25 años de su desanexión de Guadalajara mirando a su 400 Aniversario como villa

Publicado por: Marta Perruca
28/01/2024 02:08 PM
Reprods.: 307
Como símbolo de la independencia, el 2 de enero de 1999 se trasplantó un olivo centenario. Imagen: Ayuntamiento de Marchamalo
Como símbolo de la independencia, el 2 de enero de 1999 se trasplantó un olivo centenario. Imagen: Ayuntamiento de Marchamalo

Marchamalo cumple 25 años como municipio independiente de Guadalajara, duplicando su población, ampliando servicios y con un desarrollo industrial protagonizado por el polígono del Henares y una Ciudad del Transporte que se prepara para ampliarse otros dos millones de metros cuadrados. Lo hace, según señala su alcalde, Rafael Esteban, "sin perder la perspectiva del pasado", pero asentando las bases para mirar hacia los próximos 25 años. Así, en 2027 celebrará el 400 Aniversario de la concesión del privilegio de villazgo 

 

Marchamalo alcanza un cuarto de siglo como municipio independiente, después de lograr su desanexión de Guadalajara en el año 1999, a la que estuvo unido desde el año 1972. A pesar de ser uno de los cinco núcleos con más población de la provincia de Guadalajara, la localidad gallarda se vio sumida en un proceso generalizado de agrupación de poblaciones, al final de la Dictadura Franquista, a golpe de decreto en Consejo de Ministros. A partir de 1994 y a iniciativa del alcalde pedáneo, Fernando Olalla, Marchamalo se constituía como Entidad de Ámbito Territorial Inferior al Municipio (EATIM) y en noviembre de 1996 se sometería a referendum la desanexión, obteniendo un 82,4% de apoyos entre los electores. Se afianzaba así el  camino hacia la independencia que se hacía manifiesta el 1 de enero de 1999. Como símbolo de la misma, se trasplantaba un olivo centenario que sigue creciendo y consolidando sus raíces junto al Ayuntamiento de la villa.

 

Rafael Esteban fue concejal en esa Comisión Gestora que conformaba la primera Corporación Municipal de Marchamalo en 1999, tras la desanexión, bajo la Alcaldía de Juan Armando Monge y en el año 2003 sería elegido alcalde, por lo que ha sido testigo directo, desde el Ayuntamiento gallardo, de toda la trayectoria y evolución del municipio desde entonces.



Ferando Olalla y Juan Armando Monge fueron, para Esteban, “piezas fundamentales y vitales para ser el Marchamalo que hoy somos”. Olalla, indica, “fue el motor de la propuesta de la desanexión, quien nos metió a todos en ese cajón de ansiedad por conseguir esa deseada independencia, aunque lamentablemente no lo pudo ver, porque falleció meses antes. Pero está en nuestro recuerdo y sabemos que era la persona con la que todos teníamos contacto desde el movimiento asociativo, cuando fue concejal del Ayuntamiento de Guadalajara y cuando no lo era. Siempre con su bicicleta y su peculiar manera de afrontar las cosas y, sobre todo, con su marchamalerismo tan arraigado que nos contagió a todos”.

Fernando Olalla celebra los resultados del referéndum de 1996. Imagen: Ayuntamiento de Marchamalo
Fernando Olalla celebra los resultados del referéndum de 1996. Imagen: Ayuntamiento de Marchamalo

El testigo de Olalla lo recogió Juan Armando Monge, “cuando Fernando ya no podía tener esa representatividad y fue alcalde de Marchamalo en el primer Gobierno como municipio independiente, ese 1 de enero de 1999 en el que tuve la suerte de que me eligieran como concejal. De Juan Armando aprendí la templanza, el sosiego, la manera de ver las cosas y poner sentido a unos momentos muy complicados que había que solventar”, comenta Rafael Esteban.

 

Ese proceso de desanexión se vivía con cierta rebeldía pero, al mismo tiempo, con incertidumbre: “Estábamos en esa etapa de juventud y rebeldía que lo podía significar en mí, como un joven de aquella época, pero también como municipio que quería rebelarse contra una situación que no entendíamos por qué era así, dependiendo de la capital. Sin embargo, también había muchas dudas, porque no sabíamos dónde nos iba a llevar el soltar la mano de papá capital (…) Es como cuando te vas de casa de tus padres, consigues tu primer trabajo y crees que tienes tu primera oportunidad, pero no sabes si vas a tener suficiente con lo que ganas para poder tener una vida normal”.

 

En esos primeros momentos tuvieron que enfrentarse a la gestión de Marchamalo con “unos presupuestos mínimos” y una administración muy joven “que tenía que madurar y avanzar en la contratación de personal y en todas aquellas actuaciones que se requerían para poner en marcha un Ayuntamiento”.

 

2027, año del 400 Aniversario del Villazgo

El municipio gallardo celebra sus 25 años de independencia sin demasiada algarabía porque, tal y como recuerda su alcalde, ya se festejó el décimo y el vigésimo Aniversario y en esta legislatura la localidad mira hacia otra fecha todavía más significativa: el 400 aniversario de la concesión del privilegio de villazgo en 2027.“Queremos decirle a la gente que, antes, no hemos sido toda la vida barrio de Guadalajara y que llevamos construyendo vida desde hace siglos. Estamos recuperando catálogos, la historia de esta villa y muchas de las tradiciones que el Marchamalo de entonces nos legó para presentarnos como un municipio con mucha más solera y orgullo y reivindicar esa calidad de villa que se nos otorgó hace mucho tiempo”.

 

Parece que fue ayer, pero también en 2027 se alcanzarán los mismos años que Marchamalo fue barrio anexionado de Guadalajara, pero como municipio independiente: “Es verdad que los tiempos no eran los mismos, porque en 1972 todavía estábamos en un régimen dictatorial, con todo lo que ello acarreaba. La Transición ayudó a Marchamalo y a la capital a tener una forma de crecer y de pensar que no habían tenido durante más de 40 años. Fueron momentos diferentes, porque nosotros hemos crecido en estos 25 años en una democracia plena, con unas posibilidades abiertas y una España con un crecimiento y una posición territorial y de expansión en todos los aspectos muy importante. Sin embargo, siempre diré que estamos en la parte más baja de lo que podemos alcanzar, porque dentro de la ansiedad que tenemos de seguir dotando a Marchamalo de esa perspectiva de futuro nos quedan todavía muchos escalones por subir. No obstante, tenemos la satisfacción de que los que hemos subido han sido en parte tortuosos, pero no nos arrepentimos de ellos” .

 

Para conmemorar este 25º aniversario, el Ayuntamiento ha editado un pequeño vídeo de dos minutos con algunos de los hitos más importantes de estos últimos 25 años: “El horizonte del futuro lo tenemos claro, pero no podemos perder la perspectiva del pasado (…) Por eso, en este inicio de 2024 hemos querido recordar que hace 25 años tomamos una decisión importantísima, que ha supuesto el relanzamiento de un pueblo que necesitaba seguir navegando en medio de un gran colectivo de naves que hay alrededor, pero con un timón particular y propio”.

 

“Tenemos que sentirnos muy orgullosos porque, de haber nacido sin tener muchos más recursos que los que nos dejó la desanexión de Guadalajara, hemos llegado al día de hoy con un presupuesto consolidado, con unos servicios que hemos conseguido con mucho trabajo desde la independencia y con el objetivo de que el desarrollo de Marchamalo no se quedase nunca atrás de lo que teníamos en nuestro entorno”, relata Esteban.



Casi el doble de habitantes

Los datos son bastante esclarecedores. En el año 2000, el primero en el que Marchamalo tiene registro del Padrón tras la desanexión, la localidad contaba 4.299 habitantes. Los últimos datos del censo que ha hecho públicos el Ayuntamiento de la localidad arrojan una población de 8.568 vecinos, casi el doble.

 

“Tenemos grandes retos por cumplir, pero esto demuestra que Marchamalo es un referente para la población que se quiere venir a quedarse con nosotros”, apunta el primer edil.

 

Para el alcalde, la independencia de Guadalajara supuso un punto de inflexión que permitió el despegue de un municipio que, de otra manera, habría tenido una evolución distinta: “Entonces, no nos podíamos mostrar como el pueblo que somos ahora. Dependíamos de Guadalajara, que durante 27 años no fijó un desarrollo armónico y necesario para nuestro municipio. No teníamos la capacidad de contar con una cartera de servicios tan importante como la que tenemos actualmente. Desde piscina cubierta, servicios para los mayores y para los menores, educativos, deportivos, culturales, de ocio... De no tener todo lo que hemos ido construyendo durante estos 25 años, yo creo que la gente no se habría fijado, como así lo ha hecho, para establecer aquí su residencia y nos podríamos haber convertido en una ciudad dormitorio”, señala Esteban.

 

Así lo contó El Decano de Guadalajara en 1999

La vinculación de Guadalajara con Marchamalo llegaba a su fin, según publicaba El Decano de Guadalajara en enero de 1999, con “un acto al que acudieron los concejales del Ayuntamiento de Guadalajara y los miembros de la Junta Gestora de la todavía Entidad Local Menor”, en el que ambas localidades “sellaron en un documento el fin de su relación administrativa”. Este acuerdo recogía “la entrega de los padrones fiscales y el Archivo Histórico de Marchamalo, los planos de las redes de distribución de agua y alumbrado público, estableciendo las cuotas donde no es posible separar las redes”. Asimismo, se autorizaba “el consumo de agua suficiente hasta que Marchamalo consiga su dotación de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe, la utilización de la depuradora, pagando el 6,21% del coste total del servicio, el mantenimiento del servicio del transporte urbano, el envío de tres policías locales y el reconocimiento de una deuda de 98 millones de pesetas”.

 

De esos aspectos que tras la desanexión siguieron vinculando a Marchamalo con la gestión de la capital sólo sigue en activo el servicio de depuración: “La depuradora la construyó Guadalajara también con los impuestos de Marchamalo y nuestro municipio sigue teniendo el Plan de Ordenación Municipal que desarrolló la capital en aquella época (…) Tenemos un acuerdo de depuración con el Ayuntamiento de Guadalajara que pagamos religiosamente para costear los servicios de llevar el agua de nuestros vertidos a la depuradora de Guadalajara (…) De igual manera, estuvimos asumiendo parte de ese servicio de agua que desde la MAS se suministraba al Polígono del Henares desde Guadalajara, que en las últimas legislaturas ha tenido modificaciones pero que ahora también estamos en un modelo de compensación, como no puede ser de otra manera, con quienes nos suministran el servicio”, explica el regidor muncipal.

 

En lo que se refiere al transporte, Esteban relata que “el autobús tuvo un periodo de sostenimiento hasta la conclusión de la concesión que regulaba el servicio y a partir del año 2011 tuvimos que buscar alternativas para poder tener autobús que nos uniese con la capital, con la que siempre hemos tenido una gran relación, con sus gentes y con su idiosincrasia, pero ya no podíamos tener un transporte urbano, teníamos que convertirlo en interurbano. Tuvimos que dar pasos hacia el Área Supramunicipal de Transportes (ASTRA) para tener servicio de autobuses y nos ha costado mantener un servicio aproximado. Tengo que agradecer que, a partir de 2015, con el presidente García-Page y sus consejeros de Fomento han sido más fáciles las cosas para poder conseguir un servicio de autobuses para Marchamalo”, explica el alcalde.

 

La deuda de 98 millones que se asignó de acuerdo a la deuda que tenía el Ayuntamiento de Guadalajara, en proporción a la población de Marchamalo, “se saldó hace muchos años y Marchamalo es un municipio con deuda cero desde hace ya seis años”.

 


Además, ahora son diez los policías locales que prestan servicio en el municipio.

 

Altibajos en las relaciones con el Ayumiento de Guadalajara

En cuanto a las relaciones con el Ayuntamiento de Guadalajara en estos últimos 25 años, Esteban afirma que ha habido “altibajos”. “En esto hay un factor muy claro que es el de la política. Con los Gobiernos socialistas, en un primer momento con Jesús Alique y después con Alberto Rojo, las cosas se fueron normalizando, pero hubo un periodo de 12 años (de Gobiernos del PP con Antonio Román) en el que hubo una tensión importante. La verdad es que no lo entiendo. Hablo siempre de la política y no de las gentes, porque en un momento en el que tendríamos que buscar soluciones para que la gente pudiera vivir mejor nos encontrábamos con paredes en forma de trabas y obstáculos para afectar a lo político, a mi persona y al equipo de Gobierno que yo encabezaba”. No obstante, Esteban considera que esa época está superada “y hemos podido demostrar que tenemos intereses compartidos con ejemplos económicos como puede ser el Polígono del Henares o la Ciudad del Transporte y que, si queremos, podemos caminar cada uno por un sitio en el que busquemos las oportunidades”.

 

En estos momentos, indica, la relación con la alcaldesa de Guadalajara, Ana Guarinos, “ha ido mejorando”: “Hemos tenido reuniones para medirnos en el aspecto a las necesidades, porque sabemos que Marchamalo no puede vivir a espaldas de Guadalajara y creo que Guadalajara no puede vivir a espaldas de Marchamalo y que las cosas pueden ir bien para que la política sirva para construir y no para destruir”



La ampliación de la Ciudad del Transporte y el futuro de Marchamalo

Después de 25 años, Marchamalo mira hacia el futuro, al mismo tiempo que le toca renovar algunos de los proyectos e infraestructuras que comenzaban a funcionar tras la independencia: “Por ejemplo, tenemos que ampliar parte de la piscina cubierta o renovar las redes de saneamiento de una zona nueva que se construyó hace ya 18 años”, comenta el alcalde. Pero sobre todo, indica, “no queremos perder la perspectiva de hacia dónde queremos ir. Marchamalo no quiere perder la identidad de pueblo, pero queremos seguir teniendo la capacidad de crecimiento con la que hemos llegado a estos 25 años”.

 

Para ello, asegura Esteban, “tenemos recursos, espacios y ganas para dotar al municipio de las mejores condiciones económicas, de empleo, sociales, educativas… Aspiramos a todo… Dentro del proyecto que vamos a iniciar con la ampliación de la Ciudad del Transporte y los recursos que queremos ir encontrando a nivel económico, queremos poner las bases del Marchamalo del futuro para los próximos 25 años, si puede ser, en esta legislatura”.

 

Según Esteban, la Ciudad del Transporte se ampliará en otros dos millones de metros cuadrados “y ya me he reunido con el consejero de Fomento y con sus directores generales para conformar el diseño definitivo y la propuesta que Marchamalo quiere hacer”.

 

En este sentido, Esteban afirma que durante los próximos cuatro años pretenden saldar una deuda con la infancia. “Queremos que las nuevas generaciones, los más pequeños y sobre todo los papás, tengan espacios de conciliación adecuados al momento que vivimos. Somos conscientes de que los tiempos cambian y las administraciones tenemos que ponernos al día en aspectos como la corresponsabilidad o la evolución que han tenido las familias. Si queremos que la gente esté empleada y tenga su puesto de trabajo cerca del municipio y se siga incrementándose la población desde la parte más ancha de la pirámide, tenemos que dar posibilidades a las familias de seguir teniendo niños y, por eso, vamos a avanzar para construir un espacio para la infancia para promover esa conciliación”

 

Otro de los retos que Marchamalo tiene el horizonte es encontrar la fórmula pàra lograr la construcción de una Residencia de Mayores. “Es una vieja aspiración muy anhelada, pero somos conscientes de que existen muchas dificultades. El Ayuntamiento sigue poniendo mucho énfasis en encontrar el método que nos ayude a que el interés privado pueda mostrar su disposición en nuestro espacio. De hecho, hay encima de la mesa un millón de euros para que las empresas interesadas puedan hacer uso de esa financiación para construir esa residencia. Lo que no está en nuestra agenda es que la construya el Ayuntamiento, porque se escapa de nuestras posibilidades, no sólo económicas, sino de gestión y competencias”.

 

Además, añade, “queremos seguir abriendo todo lo que tenemos en nuestro espacio social colectivo a la cultura y al ocio; al deporte, que ya lo hemos iniciado con la renovación de nuestros espacios para el fútbol que es uno de nuestros principales valedores del nombre de nuestro municipio. Creo que son los aspectos que más nos tienen que identificar. Cobertura social a todos los ámbitos, educativa, de ocio y de cultura y espacios para que la gente pueda socializar”, insiste el primer edil.

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions