Los parques naturales de la provincia, tres oasis ecológicos para perderse esta primavera

Publicado por: Ana María Ruiz
31/03/2024 08:00 AM
Reprods.: 1.647
Salto de Poveda, en el Parque Natural del Alto Tajo//Imagen: JJG.
Salto de Poveda, en el Parque Natural del Alto Tajo//Imagen: JJG.

El Alto Tajo, el Barranco del Río Dulce y la Sierra Norte ya tienen abiertos sus centros de interpretación y de visitantes y ofertan numerosas actividades para disfrutar de la naturaleza

 

Los parques naturales de la provincia siempre son lugares excepcionales para disfrutar de su variada fauna, flora y elementos paisajísticos y geológicos de primer orden. Pero, sin duda, la recién estrenada primavera invita a salir y a descubrir o redescubrir estos oasis ecológicos que lucen toda su belleza tras las lluvias otoñales. Un agua que ha llenado de vida cada uno de sus rincones.


Todos los calificativos que podrían utilizarse para definir estos espacios protegidos de Guadalajara se quedan cortos. Quizá la forma en que mejor podríamos calificar a todo ellos, aún conservando cada área sus características propias, sería el de auténticos espectáculos de la naturaleza.


Porque espectaculares son sus paisajes, su fauna, sus bosques, sus rocas escarpadas y un sinfín de reclamos que convierten estos espacios en verdaderas maravillas para los sentidos y que cada año acumulan más visitas, tanto de turistas locales, como nacionales e internacionales. 

 

Así pues, anímense. Toca calzarse las botas, preparar la mochila con las suficientes provisiones y lanzarse a dejarse sorprender por la belleza que nos ofrecen estos tres parques naturales. El Alto Tajo, el Barranco del Río Dulce y la Sierra Norte les esperan para cautivarles. 


Parque Natural del Alto Tajo

 

Con 105.721 hectáreas más otras 68.824 hectáreas de zona periférica de protección, el Parque Natural del Alto Tajo comprende hasta 44 municipios de Cuenca y Guadalajara.

 

El río ha sido el encargado de configurar este magnífico paisaje, en el que destacan los cañones y las hoces fluviales, así como formas singulares de ladera, como cuchillos, agujas y monolitos sobre rocas calizas y areniscas rojas. Se trata de la red de cañones y hoces continua más extensa de Castilla-La Mancha y una de las más importantes de España. Este espacio natural protegido se encuentra en un excelente grado de conservación y constituye una de las cumbres de la biodiversidad castellano-manchega.

 

La zona atesora además una gran diversidad florística, con cerca de un 20% del total de las especies presentes en la flora ibérica, algunas de ellas amenazadas. Destacan en su vegetación sus extensos pinares de pino silvestre, pino resinero y pino carrasco que se conjugan con quejigos, encinas y melojos. Llaman la atención sus parameras calizas plagadas de sabinares y los bosques de ribera con sauces y álamos blancos. También podemos observar tilos, avellanos, serbales, olmos de montaña, tejos y acebos, además de numerosas especies arbustivas. 

 

En cuanto a la fauna, según se informa desde la Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha, las numerosas paredes rocosas que coronan los cañones fluviales albergan excelentes poblaciones de rapaces rupícolas como el águila perdicera (especie en peligro de extinción), el águila real, el halcón peregrino, el alimoche, el buitre leonado y el búho real. Los avistamientos de buitre negro y quebrantahuesos son cada vez más frecuentes y todo un espectáculo para los visitantes. 

 

En las masas arboladas también hay poblaciones de avifauna forestal como azores, gavilanes, águilas calzada y culebrera, ratoneros, arrendajos, pito real y pico picapinos, así como pequeños pajarillos como piquituertos, herrerillos comunes y capuchinos, carboneros, pinzones y verderones serranos entre otros. 

 

También es el hábitat de gatos monteses, tejones, garduñas, comadrejas, ginetas, ciervos, cabras montesas, gamos, corzos y jabalíes. Y en los cursos de agua está presente una de las mejores poblaciones de nutria de la región. Además de truchas, bogas y barbos, así como pequeños reductos del cangrejo de río autóctono.

 

adsfasdfadfasdf
En los cursos de agua del Alto Tajo está presente una de las mejores poblaciones de nutria de la región//Imagen: JJG.

 

Además, el Parque Natural posee importantes elementos geológicos, algunos de los cuales datan del Paleozoico y Mesozoico, de gran interés científico. Debido a la relevancia de todos estos recursos, fue declarado Geoparque Mundial de la Unesco, con la denominación de Geoparque Comarca de Molina-Alto Tajo.

 

En cuanto a las actividades, el Parque Natural dispone de una extensa red de áreas recreativas, miradores y senderos de corto y largo recorrido y de diferente dificultad, totalmente señalizados, que discurren a lo largo y ancho de sus miles de hectáreas. También se puede recorrer a través de rutas en bicicleta. O se puede optar por las Geo Rutas, nueve itinerarios diseñados para conocer la extraordinaria riqueza geológica de este espacio natural. 

 

Con el objetivo de facilitar la visita y ofrecer información existen centros de atención al visitante en enclaves singulares como el Barranco de la Virgen de la Hoz en el Río Gallo, la Laguna de Taravilla y Salto de Poveda, el Mirador del Puente de San Pedro, el Valle de los Milagros, el Hundido de Armallones, las Salinas de Armallá y de Saelices de la Sal, la Ciudad Encantada de Chequilla y el edificio tobáceo de Aguaspeña en Checa.

 

Asimismo, dispone de cuatro centros de interpretación: el de la Dehesa de Corduente, el del Sequero de Orea; el del Río Tajo en Zaorejas y el Museo de la Ganadería Tradicional del Alto Tajo en Checa.

 

Además de naturaleza, el Parque Natural del Alto Tajo cuenta con un importante patrimonio histórico y etnográfico entre el que destacan los yacimientos paleolíticos de la Cueva de los Casares y la Cueva de la Hoz, los Yacimientos celtibéricos de Castros de Olmeda de Cobeta y Checa, monasterios medievales como el de Buenafuente del Sistal y construcciones etnográficas como las Salinas de Saelices de la Sal, las Salinas de Armalla y los Chozones sabineros.

 

Parque natural del Barranco del Río Dulce

 

Tal y como se indica en la web de las Áreas Protegidas de la región, "este pequeño Parque Natural, concentra en sus poco más de 8,5 hectáreas una representación de gran parte de los valores naturales que nos podemos encontrar en la provincia de Guadalajara".


El Parque del Barranco del río Dulce se extiende por los términos municipales de Sigüenza (La Cabrera y Pelegrina), Mandayona (Aragosa), Saúca (Jodra del Pinar), Torremocha del Campo, Mirabueno y Algora. 


Lo peculiar de este área protegida es el contraste de paisajes. Se formó tras un proceso geológico de excavación de las tierras calizas por el río Dulce, generando un profundo cañón en el que se han formado cuevas, simas y las llamadas ‘ciudades encantadas’. El resultado es un relieve muy llamativo que se compone de parameras amplias y altas, interrumpidas por el corte del cañón del río Dulce, y también de sus afluentes, que dan lugar a cascadas estacionales.


Dada esta diferencia tan abrupta de paisajes y entornos, existe una gran diversidad de hábitats y de las especies asociadas a los mismos. 


Los bosques que cubren este Parque Natural se componen fundamentalmente de encinas, quejigos, sabinas, enebros, chopos, álamos, sauces y fresnos. También dispone de grandes áreas de aliagas, espliego y tomillo de pradera. 


En cuanto a la fauna, en el cañón hay poblaciones de arces y guillomos y en los barrancos se pueden avistar buitres leonados, águilas reales, halcones peregrinos y chovas pequirrojas. En las riberas, garzas y ánades reales, el martín pescador y la lavandera cascadeña. En las aguas del río Dulce y sus orillas existe una gran población de trucha común. 

Además de la naturaleza, el entorno también atesora un valioso patrimonio cultural, entre el que destaca el conjunto histórico Sigüenza, así como el Románico de las iglesias de Jodra, Saúca y Pelegrina. Precisamente en Pelegrina se encuentra el Mirador de Féliz Rodríguez de la Fuente, con unas excepcionales vistas del barranco en el que el afamado naturalista rodó la parte ibérica de su mítico programa ‘El Hombre y la Tierra’.


En cuanto a las rutas, dispone de nueve itinerarios interpretativos, así como una red de senderos de diferente dificultad, un programa de visitas guiadas y dos centros de visitantes: el Centro de Visitantes del Parque Natural del Barranco del Rio Dulce, en Mandayona, y el Centro de Visitantes del Parque Natural del Barranco del Río Dulce, en Pelegrina.

 

Panorámica del Parque Natural del Barranco del Río Dulce//Imagen: Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha.
Panorámica del Parque Natural del Barranco del Río Dulce//Imagen: Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha.


Parque Natural de la Sierra Norte

 

Con una superficie de 117.899 hectáreas, el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, comprende un total de 35 términos municipales y cuenta con tres zonas de protección especial: el Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra, la Reserva Natural del Pico de Lobo-Cebollera y la Reserva Fluvial del río Pelagallinas. 


Su relieve es muy accidentado y conforma un conjunto montañoso espectacular que incluye diversas sierras y macizos como el citado Pico del Lobo, la Sierra de la Tejera Negra (conocida como La Buitrera), la Sierra de Alto Rey, la Sierra del Ocejón, el Macizo de La Tornera-Centenera (en las sierras de Concha y de La Puebla) y la Sierra Gorda.

 

Tal y como se informa desde la Red de Áreas Protegidas, en este relieve están presentes las tres cumbres de mayor altitud de Castilla-La Mancha: el Pico del Lobo (2.273 m), el Cerrón (2.199 m) y la Peña Cebollera Vieja o Tres Provincias (2.129 m). Estos sistemas montañosos son surcados por las cuencas de los ríos Jaramilla, Jarama, Lozoya, Sorbe y Bornova, con sus múltiples afluentes de aguas de excelente calidad biológica (Ermito, Berbellido, Sonsaz, Pelagallinas, San Cristóbal, etc.), todos ellos pertenecientes a la cuenca del Tajo. 

 

Su paisaje de montaña es único en Castilla-La Mancha  En este relieve están presentes más de 20 cimas que se elevan sobre los 2.000 metros de altitud: "En este paisaje montañoso, que alberga restos de formaciones glaciares, se localizan hábitats singulares y frágiles, como pastizales, matorrales y turberas de alta montaña, que constituyen un laboratorio vivo para el estudio de los efectos del cambio climático", se destaca desde la Consejería de Desarrollo Sostenible.

 

El visitante del Parque Natural puede disfrutar de una gran variedad de paisajes, resultado de su rica geodiversidad. Se alternan los entornos montañosos con los fluviales, grandes extensiones de praderas, además de bosques naturales y matorrales. 


Posee una rica geodiversidad, con rocas metamórficas muy antiguas, de edad Paleozoica, como pizarras, esquistos, cuarcitas y gneises. El valor geológico de la zona se completa con enclaves de gran interés petrológico y mineralógico, como el entorno de Hiendelaencina donde fueron explotadas mineralizaciones de oro, platino y plata, o el de El Cardoso de la Sierra, donde fue descubierto para la ciencia el mineral 'andalucita' en el siglo XVIII. 

 

vvvvvvv
La Sierra Norte posee una rica geodiversidad, con rocas metamórficas de la edad Paleozoica, como pizarras, esquistos y cuarcitas//Imagen: Red de Áreas Protegidas de CLM.

 


Este territorio posee una gran variedad botánica: hayedos, robledales albares, sauces. álamos, quejigos, encinas, sabinas, pinos, arbustos espinosos y un largo etcétera, así como una flora singular, mucha de ella protegida. 

 

En cuanto a la fauna, se han inventariado 260 especies vertebradas, de las que 195 están protegidas y muchas de ellas son objeto de programas de conservación. Así, podemos observar águilas perdiceras y reales, halcones peregrinos, buitres leonados, milanos reales rapaces diurnas y nocturnas, pequeñas aves forestales, mirlos acuáticos, pechiazules, lobo ibérico, corzo, jabalí, gato montés, garduña, nutrias, lagartos, lagartijas, trucha común y una valiosa comunidad de murciélagos forestales y cavernícolas.

 

Pero sin duda, la joya de la corona natural del Parque de la Sierra Norte es El Hayedo de Tejera Negra, en el término municipal de Cantalojas. Fue declarado Sitio Natural de Interés Nacional en 1974 y Parque Natural en 1978. Este "tesoro botánico", como se define desde Desarrollo Sostenible, ha sobrevivido hasta nuestros tiempos, siendo uno de los hayedos más meridionales, imponentes e importantes de Europa. 

 

El Parque cuenta con un total de 54 rutas y georutas de diversa dificultad dado lo variado del paisaje y existen recorridos tanto para profesionales como para familias. Además, existe la posibilidad de participar en rutas interpretadas, visitas guiadas y talleres. Dispone además de cuatro centros de visitantes en Cogolludo, Cardoso de la Sierra, Hiendelaencina y el Hayedo de la Tejera Negra.


En cuanto al patrimonio cultural y etnográfico destacan los llamados ‘Pueblos Negros’ con sus casas de pizarra y cuarcita próximos al Pico Ocejón y, al pie de la Sierra de Alto Rey, se encuentran los pueblos de la Arquitectura Dorada, donde abundan los gneises con alto contenido en mica.

 

xxxxxx
El Hayedo de la Tejera Negra es la 'joya de la corona' del Parque Natural de la Sierra Norte//Imagen: Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha (Gregorio Cerezo).

 

Visitar, cuidar y respetar


El Gobierno de Castilla-La Mancha abrió el pasado sábado los distintos centros de interpretación y puntos de información con los que cuenta en los tres parques naturales de la provincia. Además, ya ha abierto la inscripción para las actividades de educación ambiental del Programa Natura, que se desarrollarán entre el 14 de abril y el 16 de junio, todas ellas en espacios naturales de Guadalajara de gran valor, con propuestas fuera de los entornos medioambientales más conocidos de la provincia, dirigidas esencialmente a grupos familiares y asociaciones.

 

El delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Rubén García, ha señalado que "el objetivo del Programa Natura es ofrecer actividades de uso familiar, sostenibles, saludables y totalmente gratuitas en espacios naturales singulares en la provincia de Guadalajara, como una forma de dar a conocer nuestro patrimonio natural y sensibilizar a la ciudadanía, especialmente a las personas más jóvenes, sobre la importancia de conservarlo".


Por ello, además de disfrutar de los paisajes, la flora, la fauna y el patrimonio etnográfico de los Parques Naturales y otros espacios protegidos de la provincia, las personas que acuden a estas áreas deben mantener una serie de normas básicas de comportamiento. 

 

Desde Desarrollo Sostenible se recuerda que no deben producirse ruidos que puedan perturbar la tranquilidad de la fauna ni ocasionar molestias al resto de visitantes. En caso de acudir con alguna mascota, deben estar siempre bajo control. 


Asimismo, está prohibido arrojar basuras, por lo que se pide que los restos se depositen en los contenedores de los núcleos urbanos. 


Está prohibido hacer fuego y arrojar colillas. No está permitida la acampada libre ni el uso de drones sin autorización, así como aparcar fuera de las áreas indicadas. 


Se recomienda respetar la señalización y las indicaciones de los agentes medioambientales y el personal de apoyo del espacio protegido. En cualquier época del año, pero especialmente en invierno y en verano se alcanzan temperaturas extremas, por lo que hay que ser previsor e ir correctamente equipado. Siempre hay que llevar calzado adecuado. 


Además se recuerda que el uso de senderos y otros equipamientos en los espacios naturales puede entrañar riesgos, por lo que se aconseja tomar las precauciones oportunas y disfrutarlos con responsabilidad. 


Como información práctica, en el cañón del Parque Natural del Alto Tajo no existe cobertura móvil y es muy escasa la cobertura para llamadas de emergencia 112.

 

Pero ¿Quién quiere tener a mano un teléfono móvil -salvo para hacer fotografías- cuando se encuentra en unos entornos tan privilegiados? Disfrútenlos, empápense de belleza y, sobre todo, sean responsables en sus visitas. Cuiden y respeten estas joyas naturales porque son únicas y poseen un valor ecológico de primer nivel que entre todos debemos conservar, mantener y proteger. 


Si se animan a empaparse de naturaleza esta primavera, pueden consultar toda la información sobre los parques y las áreas protegidas, así como sobre las diversas actividades organizadas, pueden consultar la web de la Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha

 

Parque Natural del Alto Tajo//Imagen: Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha.
Parque Natural del Alto Tajo//Imagen: Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha.



Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions