EDITORIAL. Una joya del patrimonio en riesgo

Publicado por: El Decano
19/04/2024 11:45 AM
Reprods.: 312
Imagen: JCCM.
Imagen: JCCM.

Por si no tuviésemos bastante con ver cómo el Fuerte de San Francisco se cae a pedazos por el absurdo rifirrafe político entre el Ayuntamiento y la Junta, ahora los vecinos de Guadalajara tenemos que observar cómo otra de las joyas patrimoniales de la ciudad está en riesgo. 


Se trata del Palacio de la Cotilla, uno de los escasos ejemplos que quedan en la ciudad de la arquitectura civil del siglo XVII, que recientemente ha sufrido un asalto. Afortunadamente, no ha habido que lamentar daños mayores, pero se ha puesto de relieve el total descuido de la Administración municipal hacia un edificio que está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y que custodia entre sus paredes una valiosísima obra de arte: el Salón Chino y su singular decoración ornamental pintada sobre papel de arroz procedente de los talleres de la China de la dinastía Quing (1644-1911). Uno de los escasos ejemplos que se han conservado en los países occidentales. En España sólo existe otro similar en Almagro. 


Por si alguno de nuestros lectores no ha seguido el caso, les recordamos los hechos. El Decano de Guadalajara publicaba la pasada semana una información sobre el acto de vandalismo cometido el 9 de abril en el edificio. Una persona entró al inmueble, donde campó a sus anchas en el horario en el que permanece cerrado a mediodía. Tiró el mobiliario por los suelos, revolvió y rompió papeles y, lo más grave, accedió a las llaves de todas las estancias, que después guardó en una bolsa con un misterioso anónimo: “JA, JA, JA”


Pongámonos en el caso de que esta persona hubiese accedido al Salón Chino y, con total impunidad, hubiera ocasionado daños en el mismo con algún objeto cortante o algún producto químico. O le da por prender fuego al edificio. Y decimos con total impunidad porque las investigaciones apuntan a que se trata de un trabajador o ex trabajador ‘de la casa’ conocedor de que el recinto carece de las más mínimas medidas de seguridad. 


Desde la Concejalía de Cultura y Patrimonio Histórico, liderada por el concejal de Vox, Javier Toquero, consideran que se ha tratado de "una gamberrada". De gamberrada nada. Señores del equipo de Gobierno del Ayuntamiento, se trata de un asalto en toda regla y de un hecho de extrema gravedad porque podría haber tenido unas consecuencias terribles para el patrimonio de Guadalajara. 


Según ha podido saber esta Redacción, tras lo que tachan como "gamberrada" para tratar de quitar hierro a un asunto demasiado serio, la única medida de ‘prevención’ que se ha tomado hasta la fecha ha sido cambiar la cerradura del Palacio e iniciar una investigación interna. Y listo. Lo lógico hubiese sido adoptar otras medidas de urgencia, que cuando quieren bien que corren esta Concejalía y este equipo de Gobierno, sobre todo a la hora de borrar de la lista de subvenciones a las asociaciones ‘no afines’. ¿Nadie se ha planteado instalar de forma urgente un sistema de alarma o de cámaras de seguridad? Inaudito. 

 

El Palacio de los Marqueses de Villamejor fue declarado BIC en noviembre de 2023. Se trata de la máxima protección que se prevé dentro del Régimen General del Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura. Los propietarios de este tipo de bienes -en este caso el Ayuntamiento- tienen la obligación de garantizar su seguridad y conservación. Sin embargo, han pasado cinco meses desde esa declaración y los responsables de velar por su cuidado no se han preocupado lo más mínimo por proteger adecuadamente el inmueble ante posibles riesgos. 


Hace tiempo que deberían haberse tomado medidas. Así lo exige la Ley de Patrimonio Histórico Español: "Los inmuebles que sean la sede de entidades culturales y contengan, custodien o exhiban bienes del Patrimonio Histórico de cualquier naturaleza, deberán contar con un Plan de Salvaguarda que defina tanto las medidas necesarias para evitar o minimizar los posibles riesgos y sus consecuencias, como las actuaciones para la protección, rescate o recuperación de dichos bienes en caso de resultar afectados por cualquier tipo de episodio catastrófico". 


El Decano de Guadalajara ha solicitado información al equipo de Gobierno sobre la existencia de ese Plan de Salvaguarda. Nadie sabe, nadie contesta. 


Queda claro que, en la actualidad, el patrimonio histórico y cultural del que es titular el Ayuntamiento de Guadalajara no está ni mucho menos en buenas manos. Y si da pena pensar que desde la Concejalía correspondiente no se sabe custodiarlo, da miedo imaginar a qué otras estancias tendrá acceso el anónimo asaltante de la Cotilla, alguien que -a tenor de las fuentes consultadas por El Decano- dispone de ‘barra libre’ para hacer y deshacer en los edificios históricos y culturales de Guadalajara. 


Señor Toquero, depure responsabilidades y aprenda que, de haber tomado las medidas exigidas por la Ley con anterioridad, no se hubiese puesto el peligro el Salón Chino, el Palacio de la Cotilla y, quién sabe si otras instalaciones culturales municipales que, a día de hoy, también podrían estar en peligro.


Póngase a trabajar. Por el bien del patrimonio histórico, artístico y cultural de Guadalajara que, no lo olvide, es de todos los vecinos y vecinas de esta ciudad. Ni suyo, ni de Vox, ni de la señora Guarinos. 

 

El Decano de Guadalajara te agradece la lectura de este artículo. Para seguir creciendo ¡COMPARTE en tus redes sociales!

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions