EDITORIAL. Nos va a salir cara la cosa

Publicado por: El Decano
17/05/2024 12:11 PM
Reprods.: 3.009
Imagen: Festival Gigante.
Imagen: Festival Gigante.

Cinco meses después de que se anunciara su regreso, los vecinos de Guadalajara por fin sabemos lo que nos va a costar el Festival Gigante: 250.000 euros del ala. Nada barato, la verdad, teniendo en cuenta que se trata de un evento privado cuyos promotores van a disfrutar además gratuitamente de las pistas de atletismo de la Fuente de la Niña y sacarán buen provecho de las muchas bebidas que se consumirán en sus barras a lo largo de los tres días de duración del evento.

 

La cosa nos va a salir cara. Más cara que a nuestros vecinos de Alcalá de Henares, que el año pasado disfrutaron de este Festival por 180.000 euros. No sabemos qué habrá pasado por el camino para que, 365 días después, los guadalajareños tengamos que abonar 70.000 euros más que los alcalaínos. 


Echando un cálculo, cada vecino de la capital -ancianos, maduros, jóvenes, adolescentes y niños de teta- pagaremos casi tres euros por tener el ‘honor’ de ser la sede del Gigante, un Festival que, recordemos, ha llegado de rebote a la ciudad y nunca hubiese regresado si el PP y Vox de Alcalá de Henares no se hubieran opuesto a su celebración en la ciudad vecina por aquello de la censura cultural. 


Lo chocante del caso es que los vecinos de Guadalajara nos enteramos de lo que va costar el acto de marras a través del Grupo Municipal del PSOE y no por boca del equipo de Gobierno como hubiese sido lo lógico. Ya que en diciembre la alcaldesa y su concejal de Festejos organizaron un ‘rueda de prensa-sarao’ para anunciar el regreso del Festival- con peluche gigante incluido- lo normal hubiese sido que ellos se encargaran de ir dando a conocer todas las novedades al respecto. 


Sin embargo, continúan con su política de “transparencia cero”. Quizás porque son conscientes de que tras vender el famoso ‘agujero’ que supuestamente dejó Alberto Rojo en las arcas municipales, lo normal hubiera sido arrancar la legislatura de forma más austera. Y claro, cómo explican ahora a los ciudadanos a los que les van a subir el IBI un 17% que se va a patrocinar una fiesta privada para un tipo de público muy específico y, además, cediendo instalaciones municipales que después habrá que reparar.


El concejal de Festejos ya advertía hace algunas semanas que el presupuesto para el Gigante no iba a salir de la Concejalía de Cultura -faltaría más, si Vox está totalmente en contra de los artistas perroflauteros que participan en el mismo-. El PSOE denuncia que se ha detraído de la partida destinada a la 'promoción económica del casco HISTÓRICO', mientras que el concejal de Hacienda responde que se trata de la partida de casco URBANO. Y, según su teoría, el casco urbano es tanto el centro como la periferia. Tras tan sesuda explicación lo cierto y verdad es que, por puro populismo, se está retirando un dinero que se supone iba destinado a promover la economía local y se le está dando a una empresa que se va a embolsar unos buenos euros con la venta de los abonos a 49 y 90 euros. (Confiemos en que, al menos, el Ayuntamiento negocie mejores precios para los empadronados). 


Es cierto que el Festival tendrá una importante repercusión en la economía local. Especialmente en la hostelería. Pero el resto del tejido empresarial de la ciudad se va a quedar a dos velas porque mucho sospechamos que la citada partida de ‘promoción económica del casco urbano’ se ha creado ex profeso en los presupuestos municipales para costear el Gigante . 


Se alega desde el equipo de Gobierno que ha costado lo mismo que se gastó Alberto Rojo en el Vivefest. Cierto. Pero también es verdad que, al tiempo que se desarrollaba este evento musical en la ciudad, se programaban actividades en el casco histórico como Primavera Encuentada o Guadalajara vive en sus plazas, con una excelente respuesta por parte de los vecinos y vecinas, que llenaban de vida el centro. Lo mismito que ahora.

 

El Gigante es caro y puede serlo más por aquello de que puede que no funcione como se prevé. Se va a desarrollar en pleno mes de agosto, con la capital de vacaciones y a medio gas, con prácticamente toda la provincia en fiestas y coincidiendo con las Ferias de Alcalá de Henares, de donde venía gran parte de su público. No queremos ser agoreros pero no son las mejores fechas para traer un gran evento musical de estas características a la ciudad. Allá ellos. 

 

Y lo que nos parece más escandaloso es que el Ayuntamiento alegue problemas presupuestarios para dejar marchar eventos culturales creados en, por y para la ciudad y después despilfarre el dinero de TODOS en el patrocinio de un festival que se marchó de muy malas maneras y que ahora tan sólo regresa por necesidad y no por compromiso con la ciudad que le vio nacer. 


Y todo, por un puñado de votos y por pegar un corte de mangas al ex alcalde. Como diría Forges: “Gensanta, qué país”.

 

El Decano de Guadalajara te agradece la lectura de este artículo. Para seguir creciendo ¡COMPARTE en tus redes sociales!

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions