Una campaña en Change.org para evitar la demolición de las presas del Alto Tajo recaba casi 1.500 apoyos hasta la fecha

Publicado por: Marta Perruca
06/06/2024 11:52 AM
Reprods.: 207

Esta campaña ha surgido por parte de los vecinos y los ayuntamientos de la zona a raíz de un proceso de finalización de las concesiones de las centrales hidroeléctricas, que obliga a las empresas a desmantelar las infraestructuras asociadas. Unas presas que en el caso del Alto Tajo tienen en torno a un siglo de historia y forman parte del patrimonio industrial y cultural de sus municipios, además de ser recursos turísticos de primer orden. El Decano de Guadalajara publicaba dos reportajes en profundidad recogiendo las principales posturas y la situación de los distintos expedientes

 

Un movimiento vecinal, con el apoyo de los Ayuntamientos de Peralejos de las Truchas y Checa  han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org para impedir la demolición de las presas del Molino de Arriba, en Peralejos de las Truchas, del Hoz Seca o Navarejos, entre Checa y Peralejos, y el Salto de Poveda, en los términos de Poveda de la Sierra y Taravilla, que ya ha recabado cerca de 1.500 apoyos. Estas infraestructuras se encuentran afectadas por la finalización de los derechos de explotación de las centrales hidroeléctricas, lo que obliga a las empresas concesionarias a demoler estas presas y sus edificaciones.

 

Este territorio, enclavado en el Parque Natural del Alto Tajo y el Geoparque Mundial de la UNESCO Molina-Alto Tajo, constituye un ejemplo paradigmático, con dos presas muy naturalizadas: El Molino de Arriba, en Peralejos de las Truchas y la presa del Hoz Seca o Navarejos, entre Checa y Peralejos de las Truchas; y una tercera que configura una barrera completamente artificial: “La Rocha”, en los términos de Zaorejas y Villar de Cobeta. La concesionaria de derechos de todas ellas es ENEL Green Power España S.L., que ha recurrido por la vía contencioso-administrativa las resoluciones de extinción de derechos de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), junto con las obligaciones que las mismas conllevan de desmantelamiento de estas infraestructuras para devolver el Dominio Público Hidráulico al estado previo anterior a la concesión.

 

Los municipios afectados, en su gran mayoría, se niegan rotundamente a que este proceso termine con elementos que consideran parte de su patrimonio y un importante recurso turístico. Mientras que la empresa concesionaria disputa con la CHT en los tribunales para evadir su obligación de desmantelar estas infraestructuras y organizaciones, y asociaciones conservacionistas y deportivas encuentran una oportunidad para eliminar obstáculos y recuperar la continuidad del río. 

 

El Decano de Guadalajara ha publicado dos reportajes en profundidad que recogen algunas de las principales posturas, así como la información de la Confederación Hidrográfica del Tajo sobre los puntos en los que se encuentran los expedientes relativos a la extinción de derechos de cada una de las presas.

 

Los procedimientos para desmantelar las presas del Alto Tajo ganan trámites a espaldas del territorio | EL DECANO DE GUADALAJARA

Las presas del Alto Tajo: ¿Patrimonio de los pueblos y recurso turístico o una amenaza para la salud del río? | EL DECANO DE GUADALAJARA

 

La CHT ya está tramitando el proyecto de desmantelamiento de la presa del Hoz Seca, entre Checa y Peralejos e inciaba el expediente, a finales de abril, por el que la empresa concesionaria tiene tres meses para presentar el proyecto del Molino de Arriba de Peralejos, mientras que se agotado el plazo de información pública de la extinción de derechos del aprovechamiento de la presa del Salto de Poveda, sin que la empresa titular haya presentado alegaciones o recurrido en vía administrativa o judicial.

 

En este sentido, se muestra tajante y no deja espacio a que las concesionarias puedan contemplar otras opciones distintas a la demolición, una vez se haga efectiva la extinción de derechos: De acuerdo con la legislación de aguas vigente, señala, una vez extinguida la concesión, el titular de la instalación tiene la obligación de presentar un proyecto de puesta fuera de servicio ante la CHT, para su aprobación. Una vez cuente con el visto bueno de la Confederación, “el titular debería proceder a la retirada de las instalaciones del aprovechamiento, eliminando aquellas que se sitúen en Dominio Público Hidráulico, restituyendo el cauce a su estado anterior a la inscripción del aprovechamiento. También deben eliminar las edificaciones que queden en desuso y que estén situadas en zona de servidumbre del cauce”.

 

Como alternativa, indican, la única posibilidad que establece la legislación de aguas para la puesta fuera de servicio de las infraestructuras es que “éstas reviertan al Estado”. También señalan otra posibilidad y es que se solicite una nueva concesión “que justificara la necesidad de la infraestructura, y que fuera aprobada por esta Confederación”. Por tanto, continúan, “no cabe plantear medidas medioambientales como compensación al hecho de mantener la infraestructura”.

 

Sin embargo, al margen de los distintos intereses en este novedoso escenario, sdespués de décadas, que se acercan al siglo o incluso lo rebasan, estas presas han configurado el paisaje de un territorio, incluso generado sus propios ecosistemas, al mismo tiempo que han pasado a formar parte de la identidad de sus gentes, por lo que entienden que la cuestión no es tan simple y no se debería reducir a soluciones de manual, por mucho que vengan recogidas en la legislación vigente y, sobre todo, deberían facilitar y tener en cuenta la participación del territorio.

 

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions