La Mancomunidad de Municipios del Alto Tajo aborda su III Campus Rural con una decena de estudiantes universitarios en prácticas

Publicado por: Marta Perruca
04/07/2024 02:27 PM
Reprods.: 258

Los estudiantes provienen de distintas universidades como la Autónoma de Madrid, la Complutense, la UNED o las universidades de Sevilla y Granada, entre otras, y tienen perfiles también muy diversos, de Ingeniería Forestal, Turismo, Arquitectura, Trabajo Social, Ciencias Políticas o Economía, para desarrollar prácticas en proyectos innovadores de la Mancomunidad financiados con fondos europeos o para colaborar con la labor de gestión de la Mancomunidad y los Ayuntamientos en diversos ámbitos

 

La Mancomunidad de Municipios del Alto Tajo busca alojamiento para los diez estudiantes que participarán este año en el programa de Campus Rural del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que realizarán sus prácticas profesionales en municipios de esta zona rural con problemas de despoblación

 


“Ahora mismo estamos centrados en buscar casas, porque en esta edición tenemos ya diez confirmados y vamos a marchas forzadas, debido a que disponer de viviendas siempre es lo más complicado”, comenta Enrique Collada, presidente de la Mancomunidad de Municipios del Alto Tajo y alcalde de El Recuenco.

 


Se trata de una iniciativa prácticamente consolidada en el periodo estival del Alto Tajo, puesto que ya es la tercera edición que solicitan este programa. El año pasado tuvieron seis estudiantes de grado y de máster y en esta ocasión, de momento, tienen una decena confirmados, que se pueden incrementar “porque todavía hay universidades que puede que nos confirmen más”.

 


Vienen de distintos lugares, ya que la mayoría de las universidades públicas españolas forman parte de este programa. En concreto, según Collada, proceden de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM); la Universidad Complutense de Madrid (UCM); la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED); la Universidad de Sevilla o la de Granada, entre otras.

 


Las especialidades son también muy diversas. Tal y como explica Collada han solicitado perfiles de ingenieros forestales para trabajar en cualquiera de los proyectos de gestión forestal de la Mancomunidad; Trabajo Social, para desarrollar talleres y actividades de ocio con los vecinos de los distintos pueblos; Arquitectura, Turismo y también Ciencias Políticas y Economía, con el fin de ayudar en la gestión de la Mancomunidad y de los Ayuntamientos.




Los estudiantes permanecerán entre dos y tres meses en julio, agosto y septiembre, realizando prácticas en distintos proyectos de la Mancomunidad del Alto Tajo, formada por los municipios de Arbeteta, Armallones, Peñalén, Peralveche, Poveda de la Sierra, Villanueva de Alcorón y Zaorejas y a las pedanías de Huertapelayo y Villar de Cobeta, que está inmersa en un proceso de revitalización con una innovadora Agenda Urbana, elegida como proyecto piloto a nivel nacional, con 33 acciones específicas para la mejora económica, social y ambiental.

 


“No se trata de prácticas normales y corrientes, como los que se hacen en cualquier empresa. Muchos de los proyectos en los que participan son muy innovadores, financiados con fondos europeos. Por ejemplo, los forestales en el proyecto de Bosque Innova tienen restauraciones micológicas con una empresa que es tres veces campeona europea en este ámbito; están trabajando con todos los centros dentro de la Fundación CSIC; o con Rewilding Spain. Es decir, que son prácticas impensables en una ciudad, porque allí un estudiante universitario no va a ir a hacer unos aprovechamientos de madera o una restauración micológica; imagino que no va a llevar a cabo un Plan de Ordenación del Monte o de Prevención de Incendios, no va a ver cómo se planifica un aprovechamiento de madera o cómo se realiza un proyecto para ser financiado con fondos europeos. Es un contacto que no van a tener en la oficina”, argumenta.

 


Además, tienen un horario intensivo, con lo que “a las 15.00 horas han terminado y el resto del día puede conocer la zona, ir al río, visitar otros pueblos y conocer sus fiestas, por lo que hay otras muchas cosas que disfrutan y que les enriquecen más allá del trabajo”, añade.

 


Esta nueva hornada de estudiantes en prácticas se alojará en El Recuenco, Peñalén, Poveda de la Sierra y Villanueva de Alcorón,

 


Collada recuerda que fruto de anteriores campus, una pareja se quedó a vivir en El Recuenco: “Si cada año conseguimos que se queden una persona o dos, sería estupendo. Al final es una muestra de que este tipo de programas funcionan y son útiles. De hecho, una de las viviendas ha sido posible conseguirla gracias a que al propietario le gustó el programa el año pasado y comprobó que al final se trata de estudiantes que vienen a trabajar y la ha puesto en alquiler, lo que nos permite tener a cuatro personas en esa casa”, relata el alcalde de El Recuenco,

 


Otro de los aspectos que destaca el presidente de la Mancomunidad es la experiencia que viven los participantes de este campus rural: “Hay algunos estudiantes que tienen pueblo, pero para los que no lo tienen, participar en las hogueras de San Antonio, que haya gente cenando en la calle y que un desconocido te invite a cenar con los vecinos es algo kafkiano, que no han vivido nunca y también muy bonito”.

Participantes del Campus Rural del Alto Tajo del año pasado.
Participantes del Campus Rural del Alto Tajo del año pasado.



Sobre el programa Campus Rural

El Programa Campus Rural es una iniciativa desarrollada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD), en colaboración con el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) y la mayoría de Universidades públicas españolas, que permite que los estudiantes puedan llevar a cabo prácticas en municipios de zonas rurales con problemas de despoblación.

 


El objetivo principal del programa es contribuir al reequilibrio territorial incentivando la llegada de capital humano a los espacios más despoblados para dinamizar su tejido productivo, social e institucional. Además, Campus Rural ofrece una experiencia vital, en la que se generan nuevas formas de arraigo y vínculo, que favorecen la actividad y la creación de oportunidades de empleo en el territorio.

 


Las prácticas académicas se realizan en entidades cuyas dependencias o actividades estén ubicadas en dichas zonas de vulnerabilidad territorial, ya se trate de ayuntamientos, mancomunidades y otros organismos públicos, así como empresas, asociaciones, Cámaras de Comercio y fundaciones sin ánimo lucro y contarán con una prestación económica de 1.000 euros brutos mensuales por estudiante, junto a los gastos de seguridad social, sin ningún coste para las entidades.

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Powered by WebTV Solutions