García Page afirma que "en un momento será conveniente abordar el proyecto antiguo" del Parador de Molina, previo a los recortes de Cospedal

Publicado por: Marta Perruca
05/07/2024 02:44 PM
Reprods.: 477

Las obras del Parador nº98 de la Red se han recepcionado esta mañana por la empresa pública Paradores, en un acto donde el ministro de Turismo e Industria, Jordi Hereu, ha anunciado la próxima inauguración del complejo hotelero el 5 de septiembre

 

El ministro de Turismo e Industria, Jordi Hereu, ha anunciado la próxima inauguración del 98º Parador de Turismo  en Molina de Aragón para el 5 de septiembre, durante la recepción de las obras por parte de Paradores, de esta infraestructura que se levanta justo en frente del imponente Castillo-Alcázar de la localidad. Un acto en el que, además del ministro, ha estado presente la presidenta de Paradores, Raquel Sánchez,el director de Turespaña, Miguel Sanz, el presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido y la delegada del Gobierno en Castilla La Mancha, Milagros Tolón, junto con representantes de todas las administraciones de la provincia y de la comarca y de Tragsa, la empresa que finalmente ejecutaba los trabajos.

 

Las obras del que también es el 9º Parador de Castilla-La Mancha se dan por finalizadas 18 años después de que se anunciara por primera vez por parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2006, tras el fatídico incendio de julio de 2005 que calcinaba 13.000 hectáreas de bosque del Parque Natural del Alto Tajo y costaba la vida a 11 trabajadores del retén de Cogolludo, del que en apenas unos días se cumple el 19º Aniversario y 13 años desde que se pusiera la primera piedra, en 2011.

 

Un hecho que no ha querido pasar desapercibido y que ha estado en boca de todos los intervinientes, empezando por el alcalde de Molina de Aragón, Francisco Javier Montes, que saludaba muy especialmente a los alcaldes de la zona de la Riba de Saelices, donde se originaba el fuego y recordaba que este Parador “es parte de su esfuerzo y de su reivindicación desde el principio”.



El presidente de Castilla-La Mancha, por su parte, iba un paso más allá y además de recordar ese compromiso del Gobierno central, tras la tragedia, señalaba que este proyecto, que sufría el tijeretazo de Cospedal, todavía no ha renunciado a las dimensiones y servicios del proyecto inicial.

 

De esta manera, García-Page comenzó afirmando que el Parador de Molina fue “una reacción en positivo, de las buenas que hay que tener cuando tienes que administrar un desastre” y agradeció que el presidente Zapatero asumiera como compromiso la propuesta del entonces presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

 


También recordó los recortes que aplicaba el Gobierno de Maria Dolores de Cospedal, no sólo en Educación o Sanidad, sino “en prácticamente todos los proyectos de futuro que tenía Castilla-La Mancha”. En el caso del Parador de Molina estos recortes supusieron pasar de 80 a 22 habitaciones y dejar en el camino algunos de los servicios más atractivos como la piscina cubierta.

 


En este sentido, el presidente castellano-manchego dijo que durante un tiempo estuvo sobre la mesa la posibilidad de retomar el proyecto antiguo, pero finalmente se decidió “culminar la obra y en un momento determinado será conveniente y será de lógica parda abordar el proyecto inicial, porque lo va a demandar la sociedad”. Más tarde, reconocía que “no es urgente, ni inmediato”, pero ha insistido en que este nuevo Parador “reclama culminar ese injusto recorte que se hizo”.

 


Asimismo, García-Page calificó el proyecto como “Parador Boutique” que “va a hacer sentirse orgullosa a toda la Red y va a ocupar una fuerza extraordinaria en la imagen que transmite, por la interacción entre el patrimonio y el paisaje” y al mismo tiempo que señalaba el enorme potencial del turismo “que reparte y democratiza el éxito”, afirmó que este parador “va a recargar la autoestima de Molina de Aragón y su confianza en el futuro".

 

Programa de Mejora de la Competitividad y la Dinamización del Patrimonio Histórico

El ministro de Turismo, Jordi Hereu, por su parte, aprovechó este evento para anunciar que su cartera ya cuenta con las resoluciones provisionales del Programa de Mejora de la Competitividad y la Dinamización del Patrimonio Histórico, que afectan a 92 proyectos en toda España, valorados en 208 millones, una de las líneas de un programa financiado con fondos Next Generation “para mejorar los destinos, ganar en infraestructuras y en eficiencia energética, mejorar la accesibilidad, rehabilitar el patrimonio histórico y prepararlo para que sea visitable”.

 

Asimismo, indicó que la estrategia del Gobierno central apuesta por el turismo sostenible, lo que conlleva varias acciones para diversificar el producto; desconcentrar el turismo, desestacionalizar en el tiempo y digitalizar la experiencia turística, luchando al mismo tiempo por la sostenibilidad ambiental, social y económica.

 


Hereu, que elogió los valores históricos, culturales, naturales y la idiosincrasia de las gentes de esta comarca, manifestaba que estar delante del Castillo de Molina es un privilegio y que la belleza de este monumento refleja por qué España es un país líder en turismo internacional. En este sentido, apuntó que el año pasado se contabilizaron unos 85 millones de turistas internacionales, que gastaron en nuestro país más de 108.000 millones de euros. Unas cifras que en los primeros cinco meses del año se han incrementado un 22%, en el caso de los ingresos y un 14% en el número de visitantes.



Un proyecto sostenible y circular


Por su parte, la presidenta de Paradores de Turismo de España, Raquel Sánchez, no dudaba en señalar el origen de ese compromiso del Gobierno central en aquel incendio trágico y devastador que ha servido para que “hoy demos el pistoletazo de salida a ese futuro próspero y hacerlo con lo que queremos que sea Paradores en esta provincia”.

 


También señalaba que este Parador se ajusta a los requerimientos más modernos en materia de sostenibilidad y circularidad en la construcción y simboliza, como muy pocos en nuestra Red, lo que es Paradores “una empresa orgullosamente pública, en la que no sólo buscamos la rentabilidad económica, sino sobre todo trabajar de la mano del territorio, ser un motor de la dinamización económica y un instrumento a partir del cual poder luchar ante el reto que supone la despoblación”.

 


En esta línea se comprometió a “trabajar de la mano de las empresas, del tejido productivo, para que podamos hacer de esta zona maravillosa, el Parque Natural del Alto Tajo, un destino turístico sostenible”.

 


Por su parte, el alcalde de Molina hizo hincapié en que este nuevo Parador será un motor de dinamización turística tanto para la ciudad, como para el resto de la comarca, “que nos pone una vez más en el punto de mira del turismo”, con un enorme potencial en este territorio.

 

 

El primer edil destacaba los valores históricos, culturales y medioambientales del Señorío de Molina y aprovechaba la oportunidad para recordar que, salvo durante un pequeño paréntesis, ha pertenecido siempre a la Corona de Castilla y que entre sus títulos, el rey de España, Felipe VI, ostenta el de señor de Molina, aunque en sus diez años de reinado todavía no ha encontrado un hueco para tomar posesión. De esta manera, Montes invitaba una vez más al monarca a venir a esta comarca, como ya lo hiciera su padre, Juan Carlos I en su día, para cumplir con esta obligación.

 



Sobre el Parador de Molina de Aragón

La presidenta de Paradores explicaba que este Parador de Turismo cuenta con 24 habitaciones, dos de ellas suites, tres salones polivalentes y un restaurante “que queremos que sea ese faro de la restauración de la comarca”.

 

El edificio se estructura en tres plantas, un sótano de 3.000 metros cuadrados, una planta baja y una primera plata, cada una de ellas con 2.000 metros cuadrados, que suman una superficie total de 7.000 metros cuadrados. En el sótano se organizan dos cocinas y dos salones; en la planta baja, habitaciones, con recepción, una zona de cafetería y una pequeña sala; y en la planta primera están las habitaciones y un gran salón de actos.

 

Además, para poder sacar las infraestructuras de electricidad y saneamiento, se ha ejecutado por parte de Turespaña un puente sobre el río Gallo, una pasarela de madera que comunica peatonalmente, a través de ladera, con el Parador y con el camino de ascenso al castillo. También se ha ejecutado un camino con un mirador en la parte más alta de la parcela con vistas al valle del Gallo y al castillo.

 


El arquitecto del edificio ha destacado los materiales utilizados, la chapa y las propias rocas del territorio para lograr que no haya un impacto visual sobre el paisaje y establecer un diálogo entre el imponente Castillo-Alcázar de Molina y este edificio moderno.

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions